LA 2ª GRABACIÓN DE VILLAREJO A CORINNA

Corinna: «Yo no soy su banco, su banco es su primo que también tiene en Mónaco cuentas y dinero»

En el segundo encuentro que Corinna Sayn Wittgenstein mantuvo con José Villarejo en Londres, la princesa alemana insiste en la condición de testaferro del primo de Juan Carlos I. Se refiere al Príncipe Álvaro de Orleans y Borbón, sobre quien afirma: «Yo no soy el banco. El banco es el primo. En Mónaco tiene unas cuentas y tiene el dinero». Las cuentas y el dinero de Juan Carlos I.

Orleans, que tiene fijada su residencia en Mónaco, disfruta también de los beneficios fiscales de no tener que pagar impuestos, como él mismo le recordó al fiscal suizo Yves Bertossa en su declaración judicial.

Álvaro Orleans, como ya desveló OKDIARIO –hoy se cumple un año de la exclusiva periodística–, está siendo investigado por el fiscal de Ginebra junto a los fiduciarios Dante Canonica y Arturo Fasana, como miembro de una trama que ‘blanqueó’ las cuentas y el patrimonio en el extranjero de Juan Carlos I.

Durante la cena en el restaurante Santini de Londres, tras un encuentro de casi dos horas en el domicilio de Corinna en el barrio de Belgravia, Villarejo utiliza el mismo método de sus interrogatorios policiales para sonsacar a Corinna la información que buscaba.

El ex comisario le comenta que el círculo del ya Rey Emérito está buscando un dinero que, según ellos, Corinna se había apropiado. Le dice: “Que sepas que, como necesitan dinero, te están buscando a ti como banco”.

Ella le contesta con autoridad: “Yo no soy el banco. Lo que no saben es que él es el banco. Es el primo (Álvaro de Orleans). En Mónaco tiene unas cuentas y tiene el dinero. Entonces él es el que paga los aviones”.

Cuando menciona “los aviones” Corinna está hablando de los jets privados que el ex monarca contrataba para viajar por todo el mundo a nombre de la Fundación Zagatka, que controlaba su primo Álvaro de Orleans.

Y la princesa alemana concluye: “El dinero no lo toca”.

Se refiere a Juan Carlos I, que se sirve de su pariente lejano para urdir toda una maquinaria bancaria y societaria –con instrumentales offshores en paraísos fiscales– para ocultar el dinero.

Cuando afirma que el Rey Emérito “no toca el dinero” no se refiere a los billetes en metálico, sino a las transferencias y al transporte de fondos por medio de maletines. Como desveló ayer OKDIARIO, Juan Carlos I guardaba parte de dinero en cash en el Palacio de la Zarzuela donde tenía una máquina de contar billetes, según las confesiones de Corinna a Villarejo.

En los cinco años en los que convivió con Juan Carlos I, Corinna Sayn Wittgenstein dispuso de suficiente tiempo para conocer de primera mano la adicción por el dinero del entonces Rey de España.

En una de las grabaciones de Villarejo, Corinna se lo comenta al comisario de policía: “Yo le he visto contar el dinero con mis propios ojos. Se pone como un niño. A lo mejor es porque no ha tenido dinero de joven”.

La entonces compañera sentimental del Rey Emérito se remontaba a los años del exilio de la familia Borbón en Roma, donde nació Juan Carlos, en los que tuvo que ser asistida económicamente por los Orleans Borbón. La Monarquía española en el exilio era conocida como “los pobres” de las Casas Reales europeas.

El propio Álvaro de Orleans, el primo del Rey Emérito, ha reconocido públicamente en varias ocasiones que su padre ayudó a Don Juan, el hijo de Alfonso XIII y progenitor de Juan Carlos I. En unas declaraciones concedidas a El País aseguró que él, personalmente, llegó a subvencionar los viajes en aviones privados de su primo.

Lo último en Investigación

Últimas noticias