Investigación

Estos son los métodos sicilianos de Podemos para amenazar, coaccionar y presionar a los periodistas

Estos son los métodos sicilianos de Podemos para amenazar, coaccionar y presionar a los periodistas
Pablo Iglesias. (Foto: EFE)
0 Comentar

La dirección de Podemos reconoce en sus informes internos las presiones y amenazas que ejerce sobre los periodistas para condicionar su trabajo y conseguir que den el tratamiento más favorable posible al partido en sus informaciones. Una práctica que Pablo Iglesias, Irene Montero, Pablo Echenique e Íñigo Errejón han negado rotundamente, a raíz del demoledor comunicado emitido el lunes por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

La responsable de comunicación de Podemos, Laura Casielles, presionó en marzo de 2015 a redactores y directivos de cinco medios de comunicación para intentar que retiraran de sus ediciones digitales una noticia sobre la relación sentimental que supuestamente Pablo Iglesias mantenía en ese momento con una de sus asistentes en el Parlamento Europeo, Dina Bousselham.

La propia Laura Casielles relata estas gestiones en un informe que remitió a la dirección del partido, tal como desveló en exclusiva OKDIARIO el pasado mes de julio (pinche aquí para leer el informe íntegro). Un periódico digital había publicado el 26 de marzo de 21015 un reportaje titulado “Marroquí, politóloga y de 25 años, así es la amiga de Pablo Iglesias en Bruselas“.

El texto explicaba que, tras su traumática ruptura con Tania Sánchez –hoy relegada al gallinero del Congreso de los Diputados–, Pablo Iglesias mantenía una relación con un de sus antiguas alumnas de la Facultad de Ciencias Políticas, Dina Bousselham, a la que había colocado como asistente en el Parlamento de Bruselas.

La caída en desgracia en Tania Sánchez

“Ahora, aparte de su asistente en el Parlamento Europeo, es el hombro en el que Pablo ‘llora’ la ruptura con Tania Sánchez“, indicaba textualmente el reportaje, que recogía el siguiente testimonio: “En el Parlamento [europeo] todo el mundo habla de la estrecha relación entre el de Podemos y su asistente”. Con anterioridad, Bousselham había colaborado esporádicamente con el equipo de La Tuerka.

En pocas horas, varios medios se hicieron eco de esta información. Tal como relata en su informe interno titulado “Rendición de cuentas: gestión con medios pseudo-noticia Dina”, la jefa de prensa de Podemos, Laura Casielles, se pasó toda la mañana telefoneando a directivos y periodistas de estos diarios para exigirles, con amenazas apenas veladas, que retiraran la noticia de su web.

presiones a periodistas
Primera página del informe interno elaborado por la jefa de prensa de Pablo Iglesias.

En el caso del diario La Vanguardia, Casielles telefoneó a la periodista que había redactado la noticia (que sólo aparece identificada como “Lourdes”), con el director adjunto Albert Gimeno y con la corresponsal del periódico en Bruselas, Beatriz Navarro. Por su parte, el propio Pablo Iglesias se implicó telefoneando personalmente al subdirector y delegado de La Vanguardia en Madrid, Enric Juliana.

Pese a todo ello, Podemos no consiguió que el rotativo catalán retirara la noticia, pero sí al menos que suavizara el titular dejándolo entre interrogantes: “Dina Bousselham, ¿la nueva amiga de Pablo Iglesias?“. En su informe, la jefa de prensa del partido relata que ha mantenido con la autora de la información una “conversación en bucle en la que se escuda en que se limita a citar a otro medio y en que el interés de la noticia lo deciden ellos”.

Las represalias: cancelan una entrevista

Más adelante, Casielles añade: “Continúan las gestiones con La Vanguardia. PI habla con Juliana. Se habla con la corresponsal en Bruselas, Beatriz Navarro, que nos alienta a mandar un desmentido. Lo desestimamos para no alimentar la noticia”.

A lo largo de la mañana, la jefa de prensa de Podemos mantuvo al menos tres conversaciones con el director adjunto de El Economista, Juanjo Santacana, al que amenazó con dejar de colaborar con su medio si no retiraba la noticia. En su informe, Laura Casielles explica lo siguiente: “En la segunda llamada [Santacana] dice que se ha rebajado el tono del titular (que pasa a ser ‘La amistad entre Pablo Iglesias y su asistente se consolidó en el espacio La Tuerka‘) y se escuda en que no es una noticia, sino un comentario fresco, divertido”.

“Se le aclara”, añade el informe, “que no tiene nada de fresco ni de divertido difamar a una persona de nuestro equipo y esta falta de rigor hace que nos replanteemos trabajar con ellos en nada más. Afirma que va a hablar con el director para ver si se puede retirar. Se le dice que sería una muestra de profesionalidad que sí nos haría querer trabajar con ellos”.

Pero sin esperar más, la jefa de prensa de Podemos cumplió su amenaza y ordenó cancelar la entrevista que había concedido a dicho medio el entonces candidato del partido a la presidencia de la Comunidad de Madrid, José Manuel López. Casielles lo hizo constar en su informe con las siguientes palabras: “Para el viernes hay prevista una entrevista con José Manuel López: se inician las gestiones con su responsable de prensa para anularla”.

“Nos toman el pelo”

La jefa de prensa de Pablo Iglesias todavía llamó una tercera vez, en tono más crispado, al director adjunto de El Economista, al comprobar que este medio también había publicado la noticia en su portal de noticias del corazón: “Se llama de nuevo a Santacana para ver si nos toman por tontos. Afirma que se va a modificar. Se insiste en que lo adecuada sería retirar ambas“.

La jefa de prensa de Podemos relata las presiones que ejerció sobre varios periodistas.

La responsable de comunicación de Podemos amenazó a otros dos medios para que retiraran la noticia sobre el supuesto noviazgo de Pablo Iglesias con su asistente de Bruselas. Según explica Casielles en su informe, “se habla con Marina Pina, redactora de Vanitatis. No hay nada que hacer. Se escuda en ‘dime una sola frase en la que afirme algo’. Se le dice que esta actitud hace que no pensemos concederles nada más. Se muestra indignada y dice que lo transmitirá al director pero que tal amenaza le parece una vergüenza“.

Casielles utilizó el mismo método, a través del jefe de prensa de Podemos en Asturias, para internar que el diario El Comercio retirara la información. En su informe explica lo siguiente: “Comunico al responsable de prensa de Asturias la situación y las decisiones que se están tomando, para que lo tengan en cuenta sin que sea una injerencia allí. Habla con su contacto en el medio y le comunica que como sigan así ya se pueden olvidar de la posibilidad de entrevistar a los pesos pesados de Madrid que vengan a actos de la campaña autonómica asturiana”.

Si los responsables de comunicación de Podemos han utilizado este tipo de amenazas para coaccionar a directivos de varios medios de comunicación, no es difícil imaginar el nivel que pueden alcanzar sus presiones cuando se dirigen a simples periodistas de a pie, tal como ha denunciado la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Limpiaron su perfil de Twitter

El informe elaborado por Laura Casielles incluye también una curiosa anotación, muy ilustrativa sobre la forma de actuar del partido: a raíz de la noticia publicada, el equipo de redes sociales de Podemos revisó y purgó los perfiles de la supuesta novia de Pablo Iglesias, para borrar los mensajes que pudieran resultar embarazosos.

Según dejó constancia por escrito Casielles, “se revisan las redes de Dina para localizar posibles peligros. Se habla con los compañeros de redes, que dan ok a que borremos todo lo que queramos. No se encuentra nada comprometedor relacionado con este tema. Se borran un par de cosas relacionadas con Venezuela. No vemos más peligro, está limpia”.

Últimas noticias

Lo más vendido