Pompeo exige la llegada a Venezuela de la democracia

Mike Pompeo
Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU, en la Asamblea de la OEA. (AFP)

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, cerró su última gira latinoamericana visitando Colombia, donde se reunió con el presidente colombiano Iván Duque, con la crisis de Venezuela como principal tema a tratar.

Tras visitar Perú, Chile y Paraguay, el asesor del presidente estadounidense Donald Trump puso rumbo a Colombia donde finalizó travesía emprendida por naciones pertenecientes el Grupo de Lima, bloque internacional americano que se formó en 2017 para tratar la transición democrática en Venezuela tras un eventual fin del régimen chavista.

Pompeo centró el mensaje de su visita sobre la crisis venezolana y demandó el fin del Ejecutivo de Nicolás Maduro de cara a la celebración de unas elecciones democráticas en Venezuela y la instauración de un Gobierno democrático en el país latinoamericano. Todo muy en línea de la táctica norteamericana de redoblar la presión diplomática contra el régimen bolivariano y reafirmar las sanciones contra los jefes civiles y militares del país venezolano.

Maduro debe saber que estamos vigilando y nuestro apoyo no va a cambiar. Los apoyos democráticos en Venezuela no serán disuadidos”, afirmó Pompeo en rueda de prensa junto con el presidente Iván Duque. “La salida de Nicolás Maduro es prioridad para EEUU. Apoyamos todas las acciones en busca de la libertad de los venezolanos. La usurpación de Maduro debe terminar”, aseveró el secretario de Estado norteamericano.

Según Pompeo, la Administración estadounidense, que ha impuesto múltiples sanciones políticas y económicas al régimen de Maduro, a empresas controladas por el Gobierno venezolano, a funcionarios, militares y otras personas vinculadas a la cúpula dirigente, seguirá insistiendo en esa forma de presión.

”Estados Unidos continuará utilizando toda vía económica y política a nuestra disposición para ayudar a los venezolanos a través de sanciones, cancelaciones de visas y otros medios”, advirtió Pompeo, quien dijo esperar que aquellos que ayudan a sostener al régimen bolivariano “se hagan responsables por la corrupción y la represión de la democracia”.

Precisamente, los términos ‘usurpación’ o ‘usurpador’ son los que utiliza insistentemente Juan Guaidó, principal líder opositor venezolano, contra Nicolás Maduro al entender que está ‘ocupando’ ilegítimamente el cargo de presidente de Venezuela tras las últimas elecciones celebradas, de las que se duda por las supuestas irregularidades denunciadas tras conocerse el resultado electoral.

Guaidó es visto por las naciones del Grupo de Lima y en total por más de 50 países del mundo, con EEUU a la cabeza, como el presidente interino legítimo para pilotar el deseado próximo proceso electoral en Venezuela. Del líder opositor Pompeo dijo que es el hombre quien, gracias a su liderazgo, puede llevar a cabo el proceso para la celebración de las anheladas elecciones democráticas venezolanas.

Bloqueo sobre la ayuda humanitaria

El dirigente estadounidense también se refirió a la problemática existente por el bloqueo que ejerce el Gobierno de Nicolás Maduro sobre la entrada de ayuda humanitaria. De hecho, Pompeo visitó personalmente la ciudad de Cúcuta, donde está el principal paso fronterizo que existe entre Venezuela y Colombia, y el secretario de Estado y el mandatario colombiano enviaron sendos mensajes desde la bodega en la que están almacenadas centenares de toneladas de ayuda humanitaria, situada en el lado colombiano del puente de Tienditas, a solo unos metros del paso fronterizo entre ambos países, de cara a exigir que se facilite la entrada de material humanitario en suelo venezolano.

Las dificultades impuestas por el régimen chavista impiden la llegada de alimentos y medicinas a una castigadísima población venezolana que lleva años sufriendo desabastecimiento de productos básicos de primera necesidad y un sinfín de problemas que afectan al día a día como los cortes constantes en la red eléctrica y los problemas de suministro de agua.

Pompeo advirtió que EEUU sumará otros 60 millones de dólares a los 213 que ha aportado ya su país para la ayuda humanitaria en territorio venezolano.

Por su parte, Iván Duque siguió la estela marcada por Pompeo demostrando el alineamiento absoluto de Colombia con EEUU en esta materia. El presidente colombiano insistió en la urgencia para la entrada de ayuda humanitaria y la necesidad también de la llegada de la democracia a Venezuela, destacando que el Grupo de Lima continuará recurriendo a “todas las sanciones políticas, económicas y diplomáticas para aislar a la dictadura y permitir esa transición en Venezuela”.

Ante estas afirmaciones, la respuesta no se hizo esperar desde Venezuela. El canciller Jorge Arreaza se lanzó al ataque en este sentido: “Washington y Bogotá ratifican a Cúcuta como su escenario habitual de sus más decadentes y baratos espectáculos. El show de adulación y servilismo junto a Pompeo es de antología”. “Mientras tanto, el abandonado pueblo de Cúcuta vive de la economía venezolana”, dijo Arreaza.

Lo cierto es que el drama en las fronteras de Venezuela se sigue produciendo con cientos de miles de personas que han huido del país venezolano por las dificultades económicas que se padecen y la inseguridad existente en las calles.

Las últimas cifras hablan ya de cuatro millones de personas exiliadas, muchas de las cuales han salido principalmente a Colombia, Brasil, Chile y Perú. Aunque el régimen bolivariano solamente reconoce entre 600.000 y 800.000 personas huidas, principalmente debido a supuestos engaños de campañas mediáticas lanzadas por los enemigos desde el exterior. Algo que no cuadra con las escenas que se viven en los pasos fronterizos, por donde sigue la sangría de venezolanos exiliados en busca de un futuro mejor y unas mínimas condiciones de vida digna.

“Hemos recibido 1,5 millones de personas en los últimos dos años y obviamente hemos tratado de trabajar alrededor de esto con fraternidad, regularizando a la mayoría de las personas que han venido a Colombia”, aseguró Iván Duque. El máximo dirigente colombiano reconoció el “impacto económico” que tiene está intensa llegada de inmigrantes venezolanos, pero reiteró la disposición de Colombia para “ayudar a los venezolanos que están escapando de la dictadura”.

Últimas noticias