Borrell cambia la política respecto a Venezuela: “España no liderará la línea dura de sanciones”

Josep Borrell
Josep Borrell, ministro de Exteriores de España, y Jorge Arreaza, canciller de Venezuela.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha iniciado un viraje público de la posición del Estado español respecto a la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela. Así, Borrell ha asegurado este lunes, antes de la reunión ministerial UE-CELAC con sus homólogos de la UE y América Latina y el Caribe, que España “no va a abanderar la línea dura de las sanciones cada vez que haya un problema en Latinoamerica”, en referencia a la situación de Venezuela.

El de este lunes ha sido el primer encuentro entre el ministro español y el canciller venezolano, Jorge Arreaza, y Borrell ha reiterado que no defenderá una política dura de sanciones. “Nuestro papel es exigencia y diálogo”, ha señalado. En la reunión, Borrell ha confirmado el tono más cercano al trabajo del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero —mediador nombrado por el dictador Maduro— que al del también antiguo jefe del Ejecutivo español Felipe González —miembro de la defensa legal del preso político opositor Leopoldo López—.

Así, además de transmitirle “la profunda preocupación de la UE por la situación” del país, el ministro español le ha manifestado al venezolano la voluntad de Madrid de “contribuir activamente a que se generen las condiciones para una salida democrática, pacífica y negociada”.

Horas antes, el titular de Exteriores socialista esbozaba ante la prensa las líneas maestras del viraje de la posición española: “No querríamos repetir lo que pasó con Cuba, que abanderamos la línea dura y cuando llegó el deshielo lo lideró [el entonces presidente francés, François] Hollande“, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Exteriores, en relación al papel protagonista del ex jefe de Estado galo a la hora de rediseñar la nueva relación entre Bruselas y La Habana una vez derogada la posición común, que impulsó España en 1996.

En declaraciones a OKDIARIO, la eurodiputada liberal independiente Beatriz Becerra ha calificado de “lamentable” este viraje diplomático español. Para la vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, la nueva posición española respecto de la tiranía bolivariana es una “traición a la posición unificada europea”.

Para Arreaza la cita fue “diplomacia bolivariana”

Según ha informado Exteriores, Borrell y Arreaza se han reunido en de la segunda reunión de ministros de Asuntos Exteriores de países de la Unión Europea y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Es el primer encuentro del nuevo ministro de Exteriores con el canciller venezolano.

Borrell ya había adelantado en el Congreso que su intención es promover el diálogo en Venezuela, aunque pidió que no se tomasen sus palabras como un cambio “radical” de política. El nuevo Gobierno ha mantenido el apoyo a las sanciones europeas contra dirigentes venezolanos pero el ministro ha dejado claro este lunes que “no va a abanderar la línea dura de las sanciones”.

Por su parte, Arreaza ha difundido en Twitter fotografías del encuentro, que ha enmarcado en la “Diplomacia Bolivariana de Paz”. Arreaza ha calificado la reunión de “cordial y productiva” y ha dicho que ambos Gobiernos apuestan “por el diálogo con respeto mutuo y la cooperación integral”. En la reunión han participado también el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, y el director general del área, Antonio Pérez-Hernández.

Todo en el día en el que la ONG venezolana Foro Penal cifraba en 254 los presos políticos que mantiene la tiranía de Nicolás Maduro tras las últimas excarcelaciones, según ha informado este lunes su director, Alfredo Romero. “Son 254 presos políticos al día de hoy en Venezuela, de acuerdo con la lista actualizada de Foro Penal”, ha publicado Romero en su cuenta de Twitter.

Becerra ha insistido en que “jamás” hubiera esperado “que España adoptara la ‘Diplomacia Bolivariana’ ni un pervertido ‘diálogo’ fracasado una y otra vez”. La eurodipuatda viajó hace escasas fechas en una misión de la Eurocámara a Cúcuta, en la frontera entre Venezuela y Colombia, adonde “cada día decenas de miles de venezolanos escapan” en busca de los alimentos y medicinas de primera necesidad que no pueden hallar en las tiendas de su país. Comprobadas sus sospechas como testigo sobre el terreno, calificó la crisis humanitaria de “operación política” consciente del dictador Maduro.

Nicaragua preocupa a Borrell

En cuanto a la situación de Nicaragua, donde se ha recrudecido la violencia y la represión en los últimos días, Borrell ha confirmado que expresará su preocupación al representante nicaragüense “porque las cosas han ido muy a peor”, según cita Europa Press.

En este encuentro, los ministros de ambos lados del Atlántico discutirán sobre la aplicación de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible y nuevas formas de cooperación internacional en áreas como el desarrollo digital y urbano. También abordarán el cumplimiento de los acuerdos climáticos de París.

Además, mantendrán un intercambio de puntos de vista sobre el multilateralismo y la importancia de la cooperación en el contexto global, así como la lucha contra las drogas y los temas referentes a la migración.

El martes, lo dedicarán al desarrollo sostenible de las economías y estarán sobre la mesa cuestiones comerciales, como el curso de las negociaciones entre la UE y Mercosur, inversión y productividad.

Últimas noticias