Uñas

Cómo hacer la manicura japonesa

hacer la manicura japonesa
Guía de pasos para hacer la manicura japonesa

La manicura japonesa es un tipo de manicura ancestral basado en el cuidado y nutrición de las uñas por lo que es perfecta para uñas frágiles o para uñas muy dañadas.

Una de las últimas tendencias que tenemos para las uñas nos llega desde Japón. En este país, el cuidado de las manos y en especial de las uñas es algo esencial, de modo que se ha puesto de moda la llamada "manicura japonesa" que consiste en llevar unas uñas limpias y bien pulidas, pero con un sistema que es específico para cada persona. Veamos entonces, una guía de pasos en la que te explicamos cómo hacer la manicura japonesa.

La manicura de uñas de gel es quizás la manicura más de moda en los últimos años ya que gracias a esta puedes lucir una bonita manicura en la que las uñas se ven cuidadas, bien definidas y además con colores o diseños espectaculares, pero parece que la manicura japonesa llega ahora para comerle terreno, teniendo en cuenta que en este tipo de manicura el cuidado de la uña es realmente esencial, pero sin utilizar productos químicos y sí productos naturales. Veamos entonces cómo se origina y cómo hacerla paso a paso.

Qué es la manicura japonesa

Aunque de plena actualidad actualmente en Occidente, la manicura japonesa es una técnica muy antigua, originaria del siglo XVIII, que hace que las uñas sean naturalmente hermosas, dándoles un brillo saludable.

Reservada para la aristocracia japonesa durante más de 400 años, el método de aplicación de esta manicura era secreto, pero con los años la técnica se extendió por todo Japón, de modo que sabemos que consiste en la reparación de las uñas, incluso las más frágiles, y su objetivo es nutrirlas  y darles una apariencia saludable, con un brillo natural y limpio.

Pasos para hacer la manicura japonesa

hacer la manicura japonesa

Desde su origen este tipo de manicura se realiza con productos naturales, basados en cera de abejas, que también pueden enriquecerse con algas, té verde y / o miel, para pulir la uña.

Es un verdadero ritual, basado en el principio de estratificación: un cuidado de belleza para las uñas que, en cada paso, te aportará beneficios, de modo que está especialmente indicada si tienes uñas frágiles o las has sometido a un proceso de uñas postizas durante mucho tiempo. Veamos cómo se hace.

  1. El primer paso para poder hacer la manicura japonesa es acudir a un salón de belleza, ya que aunque encontrarás kits especiales para hacerla en casa, el proceso es algo largo (dura casi una hora) y necesitas tener algo de experiencia en el cuidado de las uñas.
  2. Además, la  manicura japonesa es estrictamente individual, por lo que primero harán un análisis cuidadoso de tus uñas.
  3. Después de elegir los productos adecuados para tu tratamiento, limpiarán tus uñas con una solución desinfectante, preparada con ingredientes naturales: de esta forma, se eliminarán las bacterias y las uñas se suavizarán. También se usa para prevenir la inflamación.
  4. En este punto se aplicará un aceite especial, generalmente preparado con aceite de ylang ylang, semillas de loto, té rojo, algas, queratina, bambú y vainilla, en la cutículas, para facilitar el uso del palo de madera de naranja. Pero vamos paso a paso.
  5. Antes de aplicar todo esto, se lima bien toda la uña y luego se pasa una esponja para dar forma a la superficie.
  6. Si es necesario, las cutículas se eliminarán después de haberlas empapado con los productos mencionados.
  7. Una vez que se completa la manicura clásica, se puede comenzar la manicura japonesa.
  8. Con un ligero masaje, se pasa una pasta nutritiva, basada en cera de abejas y otros elementos naturales (ya mencionados anteriormente) que restaurarán la humedad y el brillo de la uña; El masaje aumenta el flujo sanguíneo, estimulando la circulación en los dedos, facilitando el crecimiento de las uñas, previniendo la formación de bacterias e inflamaciones.
  9. Luego, con un cepillo de gamuza, se pule la uña para asegurarse de que la pasta penetre por completo y la suavice; se aplica utilizando el lado menos rugoso del pulidor. Las uñas se vuelven brillantes de inmediato.
  10. Finalmente, el toque final: se aplica un polvo a base de perlas, calcio y arroz blanqueador sobre las uñas, rico en oligoelementos con propiedades fortificantes y nutritivas, para un acabado brillante.
  11. ¿El resultado? Las uñas se verán muy naturales y saludables, lisas y brillantes como si se hubiera aplicado el esmalte transparente. Y estarán así durante unas dos semanas.

Temas

Lo último en How To

Últimas noticias

. . . . . . . . .