Exámenes

Cómo estudiar para un examen oral

Si deseas saber cómo estudiar para un exámen oral tienes que buscar un sistema de estudio, estudiar en voz alta o hacerte preguntas como las del exámen.

Cómo estudiar examen oral
Guía de pasos para estudiar para un exámen oral

¿Tienes un examen oral y no sabes cómo prepararlo? Lo cierto es que este tipo de exámenes pueden ser mucho más temidos que los escritos ya que implica que tengamos que hablar en voz alta pero puede que no sepamos exactamente qué respuesta dar o cómo explicar lo aprendido. Veamos a continuación, una guía de pasos en la que os explicamos Cómo estudiar para un examen oral.

Cualquier examen oral implica que tengamos un tiempo determinado para exponer un tema o dar respuesta a las preguntas que nos hagan. Por ello es importante estudiar de manera concentrada los contenidos, de modo que todas las ideas y conceptos importantes, se incluyan en nuestra exposición. Veamos entonces cómo se estudia para este tipo de examen.

Pasos para estudiar para un examen oral

Cómo estudiar examen oral

Lo primero que debe hacer para preparar (y aprobar) un examen oral es organizarte y tener un método para racionalizar el tiempo y lograr resultados. Además, repetir en voz alta también te ayudará a estudiar y a la vez, a ir practicando para poder preparar tu exposición. Veamos además estos cinco pasos específicos.

Céntrate en tu método de estudio

  1. Para estudiar bien cualquier examen, y en especial los que son del tipo oral, es esencial crear tu propio método de estudio.
  2. Lo importante es que tengas buenos apuntes de modo que debes pasar a limpio todo lo que tienes que estudiar.
  3. Un buen método de estudio es además fijarte en cómo ha sido la exposición oral de otros compañeros. Podrás hacerte una idea del tipo de preguntas formuladas, de los temas tratados y cómo se destripan y también la duración del examen.
  4. En base a esta información, puedes organizar el material necesario para estudiar y elaborar un plan estratégico sobre cómo dividir todo el temario. Una vez que adquieras un mecanismo, será mucho más fácil estudiar para los exámenes posteriores.

Planifica y organiza el estudio

  1. Cuando tenga las fechas y todo el material necesario, puedes planificar el trabajo, pero es esencial que no bases tu día en solo estudiar y mucho menos, que estudies solo la noche anterior.
  2. Determina cuántas horas desea dedicar diariamente al estudio y divide el material en micro temas. Planifica el estudio al detalle, adaptando tu calendario a las horas diarias que puede dedicar a esta actividad.
  3. Cuando hayas alcanzado tu objetivo, puede salir con amigos, ver una película o una serie de televisión, tomar una copa, ir al gimnasio, salir a caminar o ir de compras.
  4. Si tienes que estudiar dos temas al mismo tiempo, sería bueno dedicarse al tema más difícil por la mañana, cuando está más fresco y más fuerte, y dejar el otro para la tarde.
  5. Planea estudiar incluso unas pocas horas, lo importante es que haya constancia: permanece concentrado, sin distracciones como el teléfono, la música o la televisión.
  6. Intenta finalizar el programa unos días antes de la fecha de tu examen, para que tengas tiempo de dedicarte a la revisión. Date pequeños premios cuando alcances una meta: sirven para satisfacer tu compromiso y estarás más orgulloso de ti mismo y, por lo tanto, más fuerte.

 Repite en voz alta

  1. Lee el tema completo o los apartados de cada uno de ellos y ves aprendiéndolos al repetir en voz alta.
  2. Enfatiza las partes más importantes y haz resúmenes, con pequeños subtítulos, diagramas o textos argumentativos. Escribir ayuda a memorizar los conceptos más significativos. Después de prepararlo todo, tienes que estudiarlo repitiendo en voz alta.
  3. Repetir en voz alta te ayudará a comprender si tienes algún fallo en lo que estás estudiando y de ser así, refina todos los pasos donde te sientas más débil.
  4. Comienza primero con el libro abierto delante y luego lo cierras.Siempre trata de expresarse con un lenguaje técnico y específico cuando sea necesario, pero con tus propias palabras. Cuantas más veces repitas, más refinada será la exposición y mejor será el rendimiento.
  5. También es buena idea que algún amigo o familiar te escuche para comprobar si entiende lo que le explicas, y además si eres tímido, es una excelente manera de vencer tus inhibiciones.

Prepara tu discurso y haz preguntas

  1. Si quieres entender cómo estudiar para un examen oral, imaginarse las preguntas que el profesor podría hacerte es una excelente estrategia.
  2. Para cada capítulo que estudies, piensa en preguntas que puedan tener que ver con ese tema. Intenta repasar las preguntas que has transcrito, desplazándote por todos los contenidos del tema y deteniéndote en las más complejas.
  3. Responder preguntas te ayudará a articular discursos más complejos. Obviamente, esto aumentará tus habilidades para hablar durante la prueba final, lo que beneficiará el éxito y el resultado final.

Superar la emocionalidad

  1. Uno de los factores que más influye en el éxito de un examen oral es el control de la emoción . Una regla de oro es dormir y descansar bien la noche antes.
  2. Por la mañana, come algo sustancial pero sin agobiarte, porque tu cuerpo y tu cerebro necesitan la nutrición adecuada.
  3. Si te sientes desmotivado y ansioso, trata de controlar tus emociones. Bebe agua y evite consumir demasiado café. Mantente alejado de aquellos que se quejan o que te pueden poner en un estado de agitación y luego preséntate frente al profesor sonriente y confiado, tranquilo y relajado.
  4. Respira y presta atención a las preguntas. Responda con calma en un lenguaje simple y claro.

Ahora todo lo que tiene que hacer es aplicar estos consejos útiles y verás la diferencia entre haber estudiado bien o mal para tu examen oral. Te sentirás más fuerte y más seguro y el éxito estará asegurado.

Lo último en How To

Últimas noticias