Alimentación

Cómo cultivar tomates en una maceta

Su cultivo puede ser muy sencillo en tu hogar

cultivar tomates en una maceta
Los tomates son uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo

Los tomates son uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo, ya que además de estar delicioso combina con un montón de platos y tiene muchos beneficios a nivel nutricional. Si quieres saber cómo cultivar tomates en una maceta, sigue leyendo y toma nota de las claves para hacerlo con éxito.

Esta hortaliza es una de las más que más beneficios proporcionan a la salud, y es además muy versátil ya que se puede consumir tanto cruda como cocinada de diferentes maneras. Tiene un alto contenido en vitaminas, mucha agua, ácido fólico y antioxidantes, por lo que su consumo es imprescindible especialmente cuando lo que quieres es perder peso.

Pasos para cultivar tomates en una maceta

  1. Es importante que tengas en cuenta que los tomates considerados «determinados» son los más recomendables para cultivar en macetas en casa, ya que es una planta más compacta y ramificada que no necesita poda y su crecimiento es limitado.
  2. Puedes comprar semillas o bien utilizar un tomate que ya tengas en casa para plantarlo y de ahí conseguir muchos más.
  3. Llena la maceta con sustrato previamente humedecido y esparce las semillas. Si vas a plantar un tomate ya crecido, córtalo en rodajas de medio centímetro y repártelas por toda la maceta, con un poquito de distancia para que no se toquen.
  4. Una vez que repartes las rodajas, añade más sustrato para cubrirlas.
  5. Si el sustrato no está húmedo, aplica un pequeño riego.
  6. Coloca la maceta cerca de una ventana, que reciba luz natural pero no los rayos del sol directamente.
  7. Las semillas comenzarán a germinar unos 5-7 días después de plantarlas, momento en el que debes plantar los brotes en semilleros, de manera individual, para que puedan crecer de manera correcta.
  8. Rellena cada semillero con sustrato y ve plantando uno a uno, si es necesario utilizando varias macetas.
  9. Añade más sustrato encima de cada semillero para que tanto la parte mayor del tallo como la raíz queden por dentro de la tierra.
  10. Hecho todo lo anterior… ¡paciencia y a esperar a que crezcan tus tomates!.

Principales propiedades del tomate

Protege la vista

Las cantidades de vitamina A que contienen los tomates hacen que pueda mejorar nuestra visión, protegiendo nuestros ojos de cegueras nocturnas o diversas enfermedades degenerativas relacionadas.

Mejora la circulación sanguínea

El tomate también contiene altas cantidades de hierro, un mineral que resulta muy saludable para el estado de la sangre. También contiene vitamina K, la cual ayuda a controlar la coagulación. Es por esto que el tomate contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Cuida la piel

Otro de los beneficios del tomate es que cuenta con interesantes propiedades antioxidantes, por lo que es un excelente ingrediente natural contra el envejecimiento. Esto hace que sea también un potente aliado para el cuidado tanto de la piel como del cabello o la dentadura.

Evita el estreñimiento

El alto contenido en fibra contribuye al cuidado del tránsito intestinal, así como evita la aparición de enfermedades que están relacionadas con los órganos gastrointestinales.

Potente diurético

Contiene alta cantidad de potasio y bajos niveles de sodio, lo cual favorece que se pueda evitar la retención de líquidos. Ayuda también a que se puedan eliminar toxinas.

Lo último en How To

Últimas noticias