Perros

Cómo cuidar un galgo

Los galgos son perros muy dóciles pero que tienen también sus necesidades de modo que es importante saber cómo cuidarlos.

cuidar galgo
Cómo cuidar un galgo paso a paso

Los galgos son una raza de perros conocida en todo el mundo por su velocidad, de modo que durante años han sido perros de caza o de carreras, aunque son más destacados por su carácter afable y por ser una de las razas más tranquilas. Si te gustan los galgos y estás pensando en adoptar uno, no te pierdas la guía de pasos en la que de manera fácil, te explicamos cómo cuidar un galgo.

Siendo la raza de perro más rápida, el galgo puede alcanzar velocidades máximas de 70 kilómetros por hora, lo que explica su uso como perros de carreras o de caza a lo largo de la historia. El cuidado de un galgo incorpora la mayor parte del cuidado típico que todos los perros necesitan, como las inmunizaciones y los controles regulares, pero los rasgos físicos de esta raza ofrecen desafíos que requieren atención especializada. Veamos cómo cuidarlo de la manera correcta.

Pasos para cuidar un galgo

cuidar galgo

  1. Visita a tu veterinario regularmente. Como con cualquier otra raza de perro, debes tener a tu galgo al corriente de todas las vacunas y vacunas de refuerzo, y también debes hacer que pase chequeos regulares para ayudarlo a mantenerse saludable. Busca un veterinario que esté familiarizado con los galgos, ya que su tipo de cuerpo distintivo los hace más sensibles a la anestesia y los medicamentos que otros perros del mismo tamaño. Debes prevenir la infestación de parásitos, como el parásito del corazón o la tenia, manteniéndolo con algún tratamiento para la prevención de pulgas y garrapatas según sea necesario en tu región.
  2. Aliméntalo bien. A pesar de su cuerpo largo y delgado, la alimentación de un galgo debe ser buena como con cualquier otro galgo. Tienes que proporcionarle alimento seco de alta calidad para fomentar una digestión adecuada y dientes y encías saludables. Si estás cambiando su comida, mezcla pequeñas cantidades de la nueva comida con la comida a la que ya esté acostumbrado, y aumenta gradualmente la nueva y reduce la antigua en el transcurso de unos días para que al final de una semana esté comiendo principalmente la nueva comida. Debido a la altura del perro, es necesario que el bol de la comida y el del agua estén a una altura considerable de modo que no tengan que agacharse demasiado para comer. En cuanto a la dosis, lo ideal son tres tazas de comida dos veces al día. Proporciona agua limpia y fresca en todo momento.
  3. Mantenlo limpio. En cuanto a la higiene para esta raza de perros, tan solo será necesario bañar al galgo cuando parezca muy sucio, ya que el champú con demasiada frecuencia puede despojarlo de los aceites naturales que protegen su piel. Usa un champú suave cada pocos meses para bañar a tu galgo y enjuáguelo bien para eliminar todos los residuos de jabón. Sécalo con una toalla. Cepilla su pelaje una o dos veces a la semana con un cepillo de cerdas suaves. Usa un cepillo de dientes suave para cepillarle los dientes por lo menos varias veces a la semana para prevenir el sarro. Usa además un pequeño hisopo de algodón una vez a la semana para mantener sus oídos limpios y saludables.
  4. Déjalo correr. Este punto es importante ya que el galgo es una raza nacida para correr y si lo dejas siempre encerrado en casa acabarás con un perro deprimido. Debes procurar que tu galga haga ejercicio paseando a diario, pero además, intentar que corra libremente durante al menos una vez a a la semana. Encuentra un área segura, abierta o cerrada donde pueda correr sin lastimarse o perderse. Supervisa su tiempo al aire libre y usa una correa cuando sea necesario. Ofrécele juguetes de peluche, especialmente juguetes con squeakers, para ayudarlo a jugar y hacer ejercicio mientras está en casa.
  5. Mantenlo cómodo. La baja grasa corporal de un galgo no ofrece mucha amortiguación en superficies duras. Apreciará un lugar suave para descansar y dormir la siesta. Debes ofrecerle agua en todo momento durante el calor para ayudarle a mantenerse fresco, y mantenerlo caliente durante los meses de invierno para prevenir enfermedades. Además, procura que esté fuera de casa durante el clima extremadamente caluroso, y dentro durante el frío para mantenerlo sano y seguro.

Lo último en How To

Últimas noticias