Cine

Crítica de ‘Escape Room’: Cómo reciclar las películas que ya han hecho otros

Crítica de ‘Escape Room’: Cómo reciclar las películas que ya han hecho otros
Escape Room

Opinamos sobre 'Escape Room', la película más esperada de la semana

Hemos podido ver ‘Escape Room’ y hemos querido recoger una serie de detalles que no nos han dejado indiferente. Eso sí, ten cuidado porque puedes descubrir algún que otro spoiler. Mínimo, pero spoiler al fin y al cabo.

Cuando entras a una ‘Escape room’ real, te gusta sentir esa sensación de inmersión en la situación ficticia que se te propone. Bien puedes ser un prisionero que debe escapar de su celda, una doctora que debe operar a tiempo a su paciente para que no muera, un científico que debe formular una bomba nuclear en medio de la II Guerra Mundial, una pintora misteriosa al estilo Van Gogh o un mayordomo de una enorme mansión donde se ha cometido un gran crimen. Te gusta empatizar de veras y creer que salir de la habitación a tiempo es una cuestión de vida o muerte. Muchas pistas que aturden, puzles complicadísimos que estresan al más sereno, y un contador con tiempo limitado que parece ir cada vez más rápido. Tensión y agobio; deseo de batir un récord de tiempo (o de salir a tiempo, por lo menos). Pues bien, si quieres una película que te contagie esa sensación, esta NO es tu película.

Seis desconocidos acuden a una ‘escape room’ situada en el centro de la ciudad, diseñada de forma que los jugadores pueden morir realmente en su interior.

Crítica de ‘Escape Room’: Cómo reciclar las películas que ya han hecho otros

‘Escape Room’ comienza fuerte. Su primera escena nos invita a situarnos en una especie de mansión a lo ‘Diez Negritos’ de Agatha Christie o, si no habéis leído el libro, a lo juego de mesa ‘Cluedo’, con un muro muy ‘Tomb Raider’ que amenaza con aplastar al personaje. Una escena muy conseguida, que consigue despertar interés por el supuesto puzle que presenta la sala, hasta que te das cuenta de que el puzle es lo de menos. Y lo malo de la película es que sigue esta dinámica durante el resto de su duración. Los puzles no presentan ningún misterio interesante, ninguna dinámica divertida. No son complicados, no despiertan intriga, no ayudan a crear esa inmersión que hace falta para que te sientas uno de los personajes, encerrado, y desees resolver el enigma con ellos. Más bien te conviertes en un espectador pasivo que observa cómo lo resuelven sin un mayor interés por este, sino más bien por el espectáculo audiovisual que presentan las distintas salas por las que nuestros personajes pasan y por los peligros que puedan suponer, lo que no convierte a la película en ejemplar, sino más bien en mediocre. Teniendo en cuenta su título, lo que nos apetecía era recoger pistas que nos ayudaran a salir de una habitación, y no el espectáculo de muertes y forcejeos al que el cine hollywoodiense nos tiene acostumbrados. Pero bueno, pasemos por alto esto: vamos a criticar lo que la película sí nos ofrece.

El punto fuerte de esta película es su gran producción, su despliegue de efectos espectaculares, pero esto no compensa una historia llena de clichés, de "americanadas", de un poco más de lo mismo. Este es su principal problema, quizás: que roba elementos de muchas películas americanas ya vistas y revistas como ‘Saw V’ (con la que se encuentran muchísimos paralelismos), ‘Destino Final’ y con los personajes algo vacíos y clichés de la típica comedia americana o de la típica slasher.

Crítica de ‘Escape Room’: Cómo reciclar las películas que ya han hecho otros

Los personajes no presentan ningún interés más allá de reproducir las caricaturas americanas a las que estamos ya demasiado acostumbrados: la estudiante empollona, el ejecutivo buenorro y vacilón, la mujer militante a la que este puede llegar a vacilar precisamente por ser mujer y militante… No son personajes complejos ni realistas. Y los misterios relacionados con sus historias no llegan a interesar, básicamente porque parecen elegidos a dedillo entre las muchas tramas parecidas que se han desarrollado ya, repito, en películas como ‘Saw V’. No son personas que pudieras encontrar en tu día a día, con los que puedas mantener una conversación real, de manera que no logras empatizar con su angustia ante las trampas mortales que presenta cada habitación. Por ende, si lo que deseas es empatizar con el sufrimiento de los personajes, creértelos e interesarte por ellos, esta NO es tu película.

Y respecto al humor… algún que otro chiste logra surtir efecto, pero al final acabas preguntándote si de verdad esos personajes sienten la tensión que dicen sentir ante su inminente muerte, haciendo chistecitos sin gracia cuando deberían estar al borde del colapso por querer sobrevivir, lo que hace que acabes desconectando y, una vez más, saliendo de la mínima inmersión a la que había conseguido introducirte la película. No está bien situado el humor. No cabe en el contexto. Al menos, no cabe de la manera en que lo meten, a presión e imitando todos los clichés habidos y por haber.

Por tanto, las amenazas de muerte a los personajes es lo único que nos queda por destacar. Con pruebas que se acercan a los elementos gore de películas como ‘Saw’, ‘Cube’, Hostel’ o ‘Destino Final’, tampoco logra la película enamorarte, pues son bastante descafeinados (no desde el punto de vista visual, que es impecable, sino de guión). El prometedor horno que nos anuncia el tráiler al final resulta ser menos terrorífico de lo que nos hacían creer. Quizás el frío polar de otra de las habitaciones sea lo más destacable en este ámbito. Así que si lo que te gusta es el cine gore, y quieres tener que cerrar los ojos cuando aguarden escenas que sabes de sobra que no te dejarán dormir bien, esta TAMPOCO es tu película. Esta es una película generalista, para todos los públicos de más de 18 años a los que les gusta un buen popurrí de elementos de distintos géneros que les entretenga.

Crítica de ‘Escape Room’: Cómo reciclar las películas que ya han hecho otros

A pesar de todo ello, no nos engañemos: ‘Escape room’ es entretenida. El guión es divertido, presentando quizás sus momentos cumbre en el ecuador de su duración (la escena de la habitación al revés es bastante buena, quizás con el puzle más entretenido de todos), pero no presenta nada nuevo, eso que hace que salgas del cine sabiendo que has visto una gran película. No. Saldrás del cine sabiendo que has estado entretenido. Y ya. No te ha emocionado. No te ha transmitido tensión. No estás agobiado. Espectador pasivo, repito. La pobreza de personajes y puzles, así, logra que no empatices con su sensación de asfixia: la ‘Escape room’ no te ha satisfecho. Pero acaba siendo un gran espectáculo audiovisual que generará mucho dinero, porque repito: es muy entretenida, a pesar de lo que se le pueda llegar a criticar.

Así que si quieres un buena demostración de despliegue visual que te mantenga muy entretenido durante dos horas, si quieres pasar el rato de alguna manera, esta SÍ es una película. Una. De muchas.

Algunos elementos a destacar en ‘escape room’ son su buena banda sonora, que resulta ser de lo mejor de su duración estando presente solo en los créditos y en unas pocas escenas al principio de la película, y su estética moderna, incluso futurista, muy bien conseguida. Y la película nos regala algunos momentos muy destacables. Pero qué pena que se camuflen entre toda la "americanada" que acaba siendo la cinta (sí, la palabra “americanada” refleja muy bien lo que todos sabemos que quiero, y quizás no sé, expresar con otras palabras).

Temas

Lo último en HappyFM