Unas feminazis del 15M defendían vestidas de etarras la procesión del ‘coño insumiso’

Unas feminazis del 15M defendían vestidas de etarras la procesión del ‘coño insumiso’

Feminazis ataviadas con capuchas malvas se dirigen a la cámara haciendo un comunicado para apoyar a la Hermandad del Coño Insumiso ante “el acoso mediático” en la ciudad malacitana. Corrían los primeros días del mes de marzo de 2013 cuando la organización de izquierda radical T.E.T.A (Tías Emprendedoras con Tetas Armadas) transportaron a hombros al ‘Santo Chumino Rebelde’ desde la plaza de la Constitución hasta la catedral de Málaga.

Estos hechos provocaron un gran revuelo entonces y los medios de comunicación fueron muy críticos con una iniciativa que afirmaba cosas como “el eje del mal es heteropatriarcal” o “machete al machote y autodefensa feminista”. Este colectivo, que estaba dentro del 15M, difundió el vídeo a través de Internet.

Algo más de un año después, el 1 de mayo de 2014 concretamente, los actos volvieron a tener lugar en Sevilla promovidos por la Confederación General del Trabajo (CGT) y provocaron la imputación de tres personas tras la denuncia de la Asociación de Abogados Cristianos por presunto delito contra los sentimientos religiosos.

Secuestrar la Semana Santa de Sevilla

Inspirados en este tipo de movimientos e iniciativas, tanto Participa Sevilla, marca blanca de Podemos en la ciudad de la Giralda, como Izquierda Unida pretenden sacar este ‘paso’ como parte del programa oficial de Semana Santa 2016, tratando de secuestrar así una de las tradiciones más prestigiosas de nuestra cultura.

Además de esta idea, asentada en el radicalismo feminazi y en la estética etarra, ambas formaciones han propuesto eliminar las calles religiosas de la ciudad hispalense, lo que supondría un cambio total en la fisionomía urbana, histórica y cultural que hacen de Sevilla una de las ciudades más visitadas de España.

Algo que incidiría negativamente en el turismo, uno de los activos clave en la economía de la comunidad autónoma andaluza y también a nivel nacional, tal y como demuestra la cifra récord de turistas alcanzada en el pasado mes de enero y que se ha situado en los 3,5 millones de visitantes extranjeros.

Un perjuicio que parecen no tener en cuenta ni Podemos ni Izquierda Unida a tenor de las medidas presentadas en Sevilla y que también incluyen aspectos como romper relaciones con el arzobispado, no permitir las votaciones en colegios que contengan símbolos católicos y prohibir a los miembros de la corporación municipal participar en cualquier tipo de acto religioso.

Últimas noticias