Tardà desveló su plan en 2012: "Aplicar el 155 para suspender la autonomía nos iría de coña"

Joan Tardà
Gabriel Rufián y Joan Tardà. (Foto: EFE)

Una prueba más de que el discurso del victimismo, con el que ahora sobreactúan los independentistas, es puro teatro, una estrategia bien medida. Han estudiado todos los escenarios posibles, y tienen su reacción preparada mucho antes de que el Gobierno de Rajoy dé cualquier paso.

El diputado de ERC Joan Tardà adelantó su plan en 2012. Y lo hizo, entre muchas risas, ante Pablo Iglesias en el plató de La Tuerka. Maldita Hemeroteca ha recuperado ahora sus palabras: "Utilizar el artículo 155 de la Constitución para derogar la autonomía [catalana] a nosotros nos iría de coña. Porque ya no saldrían un millón y medio de personas a la calle, saldrían tres", explicó Tardà ante el actual líder de Podemos.

Tal como avanzó entonces Tardà, los independentistas han utilizado la decisión de Rajoy de aplicar el artículo 155 ("nos iría de coña") para relanzar su discurso victimista, en un intento de que la comunidad internacional reconozca la "República catalana" como un pueblo oprimido por un régimen que oprime sus libertades.

En su entrevista emitida en 2012 en La Tuerka, el diputado de ERC añadió: "Esto también es violencia, represión. No digo represión de enviar carros de combate, como dicen los fascistas. El reto que supone desde Cataluña para la izquierda española lo que viene, ¿qué supone? ¿Ponerse de perfil? ¿Aprovechar la coyuntura para hacer explotar aquí lo que pueda explotar? ¿O para avalar la represión?", se preguntó.

En realidad, Joan Tardà estaba lanzando el guante al actual líder de Podemos: ¿Qué haría la izquierda española ante el golpe de Estado independentista? ¿Respaldar las medidas que tome el Gobierno para restablecer la legalidad, como ha hecho el PSOE? ¿O aprovechar la coyuntura para "hacer explotar lo que pueda explotar"?

Pablo Iglesias ha tenido pocas dudas de que debía tomar el segundo camino: apoyar a los independentistas para intentar dinamitar el "régimen del 78", es decir, el régimen constitucional que garantiza los derechos y libertades de todos los españoles.

Las lágrimas de Ada Colau

Iglesias pactó esta estrategia con el mismo Joan Tardà y con Gabriel Rufián, en la cena celebrada en casa del millonario Jaume Roures, tras asistir a la manifestación por las víctimas de los atentados de Las Ramblas y Cambrils, que los independentistas convirtieron en un acto de repudio contra el Rey Felipe VI.

Y en esa estrategia ha jugado un papel fundamental la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien ha hecho causa común con los independentistas porque aspira a ser candidata a la Presidencia de la Generalitat en las próximas elecciones catalanas. Ya sean elecciones autonómicas, como quiere el Gobierno de Rajoy, o "constituyentes" de la nueva República, como pretende Puigdemont.

Tras acusar a la Policía y Guardia Civil de cometer "abusos sexuales" en la jornada del 1-O, Ada Colau encabezó el sábado junto a Carles Puigdemont la manifestación a favor de los golpistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, que cumplen prisión preventiva en Soto del Real, imputados por un delito de sedición.

Durante la marcha, Ada Colau declaró: "Hoy es el día más terrible en 40 años". Ni el 23F, ni el atentado de Hipercor, ni el mucho más reciente atentado yihadista de Las Ramblas, en el que murieron 16 personas, han conmocionado tanto a la alcaldesa de Barcelona como la decisión del Gobierno de Rajoy de restablecer la legalidad constitucional en Cataluña para frenar el golpe de Estado de Puigdemont.

Últimas noticias