Los socios de Sánchez atacan al Rey y piden el fin de la Monarquía: «¿Para qué sirve?»

horizonte republicano república Ione Belarra, el Rey Felipe VI y Pedro Sánchez. Los socios de Sánchez atacan al Rey y piden el fin de la Monarquía:
Ione Belarra, el Rey Felipe VI y Pedro Sánchez.

El mensaje de Navidad de Felipe VI ha irritado a los socios que mantienen a Pedro Sánchez en La Moncloa. Podemos y los partidos separatistas han vertido sus críticas contra el Rey, preguntándose incluso -como ha hecho Pablo Echenique- «¿para qué sirve?». Una crítica que ha sido compartida por la líder podemita, Ione Belarra.

«¿Para qué sirve un Rey que demuestra su impotencia cuando dice defender principios contrarios a lo que representa? ¿Para qué sirve una Corona que impide el cambio por su propia naturaleza; que calla sobre su corrupción y es incapaz de reformarse? ¿Para qué sirve la Monarquía?», ha planteado a través de sus redes sociales el portavoz parlamentario de Podemos.

Echenique ha arremetido contra el discurso por, en su opinión, no haber hecho mención al Rey emérito ni manifestar «ni una sola palabra de autocrítica».

«Felipe VI eligió una habitación pequeña pero el elefante en ella es gigante. Ni una sola palabra de autocrítica. Ni una sola palabra sobre el emérito fugado en Abu Dabi. Ni una sola palabra sobre la Casa Real. Felipe VI habla sobre todos los temas, excepto uno: la Monarquía», ha comentado en una retahíla de mensajes, en los que ha criticado también que «su negativa a ultranza a modificar una de las Constituciones menos modificadas del mundo suena a una defensa del artículo 56.3 que garantiza a cualquier monarca la impunidad, independientemente de los delitos que cometa». «Sólo defiende la Constitución para defender la Monarquía», ha añadido.

Contra el criterio de Echenique, en su tradicional mensaje, el Rey sí hizo una alusión velada a la situación de Juan Carlos I al afirmar: «Debemos asumir, cada uno, las obligaciones que tenemos encomendadas; respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral».

Aviso al Gobierno

Las instituciones, avisó además Felipe VI, deben «tener siempre presente los intereses generales y pensar en los ciudadanos», «estar permanentemente a su servicio y atender sus problemas» y «estar en el lugar que constitucionalmente» corresponde a cada una de ellas. Una alusión que cobra un especial significado cuando desde el Gobierno de PSOE y Podemos se ataca sistemáticamente, entre otros, la independencia del Poder Judicial o a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado mientras se pacta con separatistas y proetarras.

Felipe VI aprovechó además su intervención para apelar al entendimiento y el consenso institucional y para reivindicar la Constitución de 1978. En este contexto, ha incidido en que las diferencias de opinión «no deben impedir consensos que garanticen una mayor estabilidad, mayor bienestar en los hogares y den la necesaria tranquilidad a las familias ante su futuro».

Igualmente, realizó una firme defensa de la Constitución que «ha sido y es la viga maestra que ha favorecido nuestro progreso, la que ha sostenido nuestra convivencia democrática frente a las crisis, serias y graves de distinta naturaleza» vividas por España y por ello merece «respeto, reconocimiento y lealtad».

«El futuro no es para la Monarquía»

Unas palabras que no han gustado a Podemos. La secretaria de Organización del partido, Lilith Verstrynge, ha considerado que «el mensaje del Rey ha sido una muestra de los nuevos consensos democráticos de nuestro tiempo y un reconocimiento del avance de los valores republicanos en nuestra sociedad». «Cada vez está más claro que el futuro no es lugar para una Monarquía», ha señalado, en un claro ataque a la Corona.

Por su parte, desde ERC, convertidos en aliados preferentes de Pedro Sánchez, también se han lanzado críticas. «Ojo porque no pide el voto», ha ironizado el portavoz parlamentario del partido en el Congreso, Gabriel Rufián.

«Esperábamos poco y ha aportado muy poco», ha valorado el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, que ha participado junto a las conselleras Laura Vilagrá, Gemma Geis y Teresa Jordá en la ofrenda a Francesc Maciá en el cementerio barcelonés de Montjuïc. «Este contraste creo que explica muy claramente cuál es nuestra posición», ha remarcado.

También el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha criticado que «credibilidad» no es «cambiar de foto y escenario del discurso» y que «el hablar de integridad pública y moral no es garantía de que exista esa integridad pública y moral».

Mientras, la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua ha destacado que el Rey «habló de que la Constitución es un pilar fundamental» y ha opinado que  «naturalmente es un pilar fundamental para la Monarquía,porque es a lo que se agarra para poder seguir manteniéndose en estos momentos». Según Aizpurua, «se está potenciando una operación de imagen» de la Corona «pero lo que está fuera de toda duda es que la Monarquía tiene imbricada la corrupción en su esencia».

Desde el PSOE, se han limitado a destacar que el Rey ha acertado «tanto en el diagnóstico de los problemas como en la forma de reaccionar ante los mismos».

La presidenta del partido, Cristina Narbona, ha obviado el aviso velado del Rey al Gobierno -«Debemos estar en el lugar que constitucionalmente nos corresponde»- y ha hecho hincapié en el llamamiento del monarca a todas las instituciones para que sean ejemplares en el ejercicio de sus funciones para «aumentar la confianza de los ciudadanos». Igualmente, ha recogido la necesidad del «respeto», el «diálogo» y la «colaboración» entre todas las instancias públicas «para alcanzar los grandes acuerdos que se precisan en un momento de enormes transformaciones».

Lo último en España

Últimas noticias