TELEVISIÓN

El sindicato USO denuncia el «tufillo de auténtico ególatra autoritario» de Cintora tras ser despedido de TVE

Jesús Cintora
Jesús Cintora, ex presentador de 'Las cosas claras' en La 1 de TVE.

La rencorosa despedida de Jesús Cintora en el último programa de ‘Las cosas claras’ de TVE el pasado jueves disparando contra todos fue la gota que colmó el vaso para los sindicatos de la cadena pública. Que el periodista se haya permitido dar el portazo acusando a RTVE de ejercer la censura –»nos echan», no paró de decir durante todo el programa- ha acabado con la paciencia del sindicato USO que, en un durísimo comunicado publicado en su web este 24 de julio, le pregunta al periodista: «¿Cómo es posible que te echen por censura política y te permitas el lujo, haciendo uso de la más legítima libertad de expresión, de denunciar a través de un programa que emite RTVE que aquí no hay libertad de expresión. ¿En qué quedamos?». Es más, USO le acusa de desprender «un tufillo de auténtico ególatra autoritario que quiere para los demás lo que no quiere para él».

Es sorprendente que Jesús Cintora juegue el papel de víctima de la censura del Gobierno cuando los que gobiernan son los suyos. Es más, resulta grotesco en un periodista que jamás movió un dedo cuando los purgados eran otros,  como sucedió en la etapa de Rosa María Mateo, ahora se flagele por la falta de libertad de expresión. Pedro Sánchez no llevaba ni cien días en en la Moncloa y la Administradora Provisional ya había decapitado a 77 periodistas por no ser de la cuerda monclovita. A Cintora no se le escuchó decir ni mú tras aquella escabechina.

«Jesús Cintora ha dejado evidencia de su concepto de periodismo independiente insultando en antena a todo el Gobierno, al presidente de la Corporación, a todo su equipo directivo y a la mayoría de quienes formamos parte de la empresa. Los trabajadores estamos hartos de que se utilice a esta Casa (de servicio público legislado) como un ventilador de agendas ocultas y libros de ruta políticos que lo único que consiguen es aumentar el desproporcionado descrédito en la opinión pública sobre el trabajo que aquí realizamos», apunta el comunicado USO.

El sindicato deja en evidencia al presentador de ‘Las cosas claras’ por lanzar «infinidad de insinuaciones, críticas y opiniones personales» olvidando que él entró a TVE gracias a los mismos lobbies y grupos de poder que denuncia: «Si Cintora fuera un periodista de los de verdad, se hubiera despedido con una carta abierta llena de datos, fechas, nombres, cifras y todo tipo de pruebas sobre el DELITO (porque la manipulación y la censura son delito en la democracia Española) del que dice haber sido víctima. Acto seguido, tras abandonar el plató, tendría que haberse dirigido sin perder más tiempo a los juzgados para presentar una denuncia. Eso sí que es periodismo independiente y no el lanzar infinidad de insinuaciones, críticas y opiniones personales incriminando a todo un colectivo de personas trabajadoras que, ajenos a los instrumentos de privilegio y lobby que él mismo utilizó hasta llegar a este trabajo (productora externa incluida), sienten menoscabada y despreciada su carrera profesional».

USO le acusa de desprender «un tufillo de auténtico ególatra autoritario que quiere para los demás lo que no quiere para él» y le recuerda que en este negocio «hay que saber asumir las críticas». «Censurado, según él, por dos gobiernos, Cintora tendrá que esperar a que los suyos asciendan algún día al poder para poder hacer el periodismo que, supuestamente, le ha llevado a la cumbre de las audiencias y a hacerse un hueco en los espacios Informativos nacionales. Y tendrá que replantearse sus palabras de despedida a la audiencia: «me hubiera gustado que me hubieran defendido más, o que no me hubieran atacado» porque desprenden un tufillo de auténtico ególatra autoritario que quiere para los demás lo que no quiere para él. En este negocio hay que saber asumir las críticas. No es elegante ni democrático ciscarse sin aportar pruebas sobre censura. Entonces el delincuente pasas a serlo tú».

«TVE como cajero automático para sus amigos»

Cintora fue despedido después de 173 programas por los que cobró por cada uno de ellos 900 euros. A pregunta de Vox, RTVE informó que Las cosas claras tenía un coste de 43.048,38 euros por entrega. El programa tenía un contrato suscrito con la productora de José Miguel Contreras que ascendía a 1.377.548,16 euros. «La respuesta de Rosa María Mateo lo confirma: utilizan a TVE como un cajero automático para sus amigos ideológicos», denunció entonces el diputado de Vox, Manuel Mariscal.

Según denunció Mariscal en la comisión mixta celebrada el pasado 26 de noviembre de 2020, «Las cosas claras va a servir para enriquecer a los amigos ideológicos de este Gobierno y para pagar sueldos a tertulianos y activistas políticos de los dos partidos que gobiernan. Ustedes de 10:00 a 13:00 horas contentan a los amigos del PSOE y de 13:00 a 15:00 ahora van a contentar a los amigos de Podemos».

Despedida con ajuste de cuentas

La despedida de Jesús Cintora estuvo marcada por un tono bravucón y combativo. Tenía deudas pendientes con todo el mundo desde que la nueva dirección de RTVE anunció que su programa tenía fecha de caducidad. Desde que dio los ‘buenos días’ el periodista soriano no dejó de insistir en que les echaban de forma injusta.  «¡Buenos días! ¿Cómo están? Bueno, pues estamos en el último día de este programa de Las cosas claras en la pública. Gracias por acompañarnos hasta el final. Aquí estamos. Nos cierran pero vamos a seguir contando hasta el último momento lo que pasa. Aunque nos cierren. Sí, [Javier] Aroca, aunque nos cierren». «Cerrar es un decir, un eufemismo», ha apuntado Javier Aroca, a lo que el presentador ha añadido: «Que nos echan».

En la habitual conexión con el juez Joaquim Bosch, Cintora ha añadido: «Señor magistrado, ha sido un placer. Nos vuelven a cerrar. Nos cerraron con un Gobierno y ahora con otro, pero aquí seguiremos, faltaría más». Como Bosch no contestaba, Cintora volvió a la carga acusando al equipo técnico de censurar la entrevista: «¿Magistrado? Pues igual hasta se ha cortado el sonido… ¿Me oye, señor Bosch? Se ha cortado. Le han cortado. Por hablar de cerrar, le han cerrado el sonido».

«Por mi parte, muchísimas gracias al público. Sin ustedes no tiene sentido nada y tengo la enorme suerte de que hay gente que incluso me defiende, en redes o donde sea. Gracias también al equipo, un equipo espectacular, con un enorme talento. Nadie ha venido aquí por ser mi primo, ni mi novia, ni mi hermana. Aquí la gente viene por su talento. Algunos, por cierto, siguen en otro proyecto. Suerte en ese proyecto. Suerte a la productora, porque la productora sigue. Yo no», se despidió. No pudo presumir de audiencias porque fue arrasado el programa de Antonio García Ferreras, a quien Cintora aspira a jubilar. Tendrá que seguir esperando.

Lo último en España

Últimas noticias