A la espera del permiso de Marchena

Sin escaño propio y con refuerzo de seguridad: así será la llegada al Congreso de los presos golpistas

golpistas
Josep Rull y Jordi Turull, camino del Tribunal Supremo.

Los dirigentes independentistas elegidos el pasado 28 de abril acudirán a tomar posesión de su escaño, en Congreso y Senado, el próximo 21 de mayo. El Congreso espera la autorización de Marchena.

La primera fecha determinante en la nueva legislatura será el próximo 21 de mayo, día de constitución de las Cortes. Ese día, los diputados electos deberán acudir al Congreso para tomar posesión de su cargo. Un requisito que afecta también a los presos independentistas, electos el pasado 28 de abril (Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull por Junts per Catalunya y Oriol Junqueras, por ERC), además de Raül Romeva (ERC), en el Senado. Ese trámite exige el previo permiso del Tribunal Supremo para que los dirigentes secesionistas, en prisión, puedan desplazarse a la Cámara.

Lo previsible es que el juez Marchena, encargado de la instrucción del ‘procés’, autorice la salida para tomar posesión del acta. El magistrado aguarda la decisión por una cuestión de procedimiento: primero, el Congreso ha de comunicarle la designación de los diputados, constatando además la obligatoriedad de acudir a la sesión para jurar o prometer su acatamiento a la Constitución, adquiriendo la condición de diputados.

A la espera

La presencia de los secesionistas procesados obligará a reforzar el protocolo de seguridad del Congreso, corroboran fuentes parlamentarias. Ese dispositivo corresponde, en exclusiva, a los servicios policiales de la Cámara. Por ahora, no trabajan con ninguna orden, aunque sí con la previsión de que esa jornada será necesario reforzar las medidas para asegurar un normal funcionamiento de la sesión.

"Se adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar que todo se desarrolla según lo previsto y sin problemas", explican fuentes autorizadas de la Cámara Baja. En cualquier caso, por ahora no hay nada sobre papel, en espera de la decisión judicial. Sólo a partir de entonces, se adoptarán los protocolos convenientes. El imperativo, eso sí, es evitar incidentes, o que los secesionistas puedan utilizar ese día para sus habituales escenificaciones propagandísticas. La consigna será en este sentido la discreción.

Escaños sin asignar

Una vez dentro del hemiciclo, los presos independentistas podrán sentarse donde consideren ya que esa jornada no hay escaño asignado. De ahí que sea habitual ver a diputados mezclados, o en bancadas distintas a las que luego les correspondan durante la legislatura.

Una vez adquirida la condición de parlamentario, se plantean nuevas incógnitas, como si serán suspendidos en aplicación del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), que así lo prevé en el caso de los procesados por rebelión en prisión provisional.

Este miércoles, los cinco presos han solicitado al Supremo que pida permiso a las Cortes para continuar con el juicio, a través de un suplicatorio, y les deje en libertad para ejercer como parlamentarios.

Controversia con la "inmunidad"

En un escrito presentado por sus abogados, los presos se amparan en la presunta "inmunidad" asociada a su acta de diputado. Efectivamente, el artículo 71.2 de la Constitución establece que los parlamentarios (diputados y senadores) gozarán de inmunidad y sólo podrán ser detenidos en caso de flagrante delito y que no podrán ser inculpados ni procesados sin la previa autorización de la Cámara correspondiente. No obstante, en fuentes parlamentarias -al contrario de lo que sostienen los abogados- se sostiene que esa inmunidad sólo se aplicará a partir del momento en que se produce la proclamación de diputados electos.

Existe controversia también sobre si sería de aplicación para delitos cometidos con anterioridad al cargo, como es el caso. Se trata, sostienen las fuentes jurídicas consultadas, de un procedimiento ya en marcha, que afecta a procesados que, en el momento de comenzar el juicio, no eran diputados ni senadores.

En cualquier caso, la primera fecha significativa será el 21 de mayo, cinco días antes de las elecciones locales, autonómicas y europeas. El Supremo no prevé impedir que los independentistas encausados acudan a tomar posesión. De hecho, no hay sesión programada para ese día.

Lo último en España