Sánchez quiere forzar la salida de la directora del CNI pese al férreo apoyo de Margarita Robles

directora CNI
Félix Bolaños y Pedro Sánchez.

La crisis provocada por el espionaje con Pegasus no se llevará por delante, por ahora, a la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban. Moncloa ha decidido retrasar la salida de la máxima responsable de los servicios secretos al constatar la confianza que la ministra de Defensa, Margarita Robles, tiene depositada en ella. Robles tendría que firmar el cese de Esteban, por lo que en Presidencia se busca una fórmula que permita ejecutar este plan, aunque no en el corto plazo. La destitución de la responsable de los servicios secretos es el principal objetivo del ministro  Félix Bolaños para contentar a los socios separatistas y eludir sus responsabilidades sobre la seguridad de los móviles del Gobierno.

El miércoles, la titular de Defensa realizó una férrea defensa de la directora del CNI ante la comisión de Defensa del Congreso de los Diputados. De ella dijo que está «aguantando estoicamente imputaciones que no se corresponden con la realidad». «Me horroriza y me espanta llevar a la plaza pública a alguien que no puede defenderse», aseveró ante las críticas de los separatistas.

Robles no quiso responder directamente a quién corresponde garantizar la seguridad de los móviles del Gobierno, pero dejó una frase reveladora: «La ventaja de una democracia es que todo está en la ley, todo está en las normas y, por tanto, no hay más que echar un minuto de tiempo y leerlas», destacó la ministra, apuntando así al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en quien recae este cometido. Como ha venido revelando OKDIARIO, Moncloa desoyó repetidamente los avisos del CNI que instaban a revisar los dispositivos para evitar un ataque de Pegasus. El Centro Criptológico Nacional, sin ir más lejos, alertó ya en 2019 del incremento de infecciones con este programa espía.

Apoyo a Esteban

La ministra de Defensa ha sido el más firme apoyo dentro del Gobierno a la responsable del CNI. No así Sánchez, quien se ha mantenido estos días en un segundo plano, ajeno por completo a la polémica. La brecha en el seno del Ejecutivo tiene como protagonistas a Robles y Bolaños, muy crítico con Paz Esteban tras las denuncias de los separatistas. En este entorno, crece la presión a través de sus colaboradores más cercanos para que dimita y evitar tener que cesarla. Un escenario que no es probable.

Ofrecer la cabeza de Esteban a los independentistas es la vía preferida de Bolaños, el negociador con ERC, para tratar de calmar los ánimos de los principales aliados de Sánchez.

Sin embargo, esta solución no convence ya a los separatistas, que apuntan directamente a Robles. El cargo de la ministra,  según han confirmado distintas fuentes a OKDIARIO, no peligra. Pedro Sánchez no tiene previsión alguna de apartarla de sus funciones.

Lo último en España

Últimas noticias