Orgullo LGTBI 2019

PSOE y Podemos cierran filas para que Sánchez no comparezca en el Congreso por Marlaska

Orgullo
Carmen Calvo, Fernando Grande-Marlaska, Margarita Robles y Josep Borrell en el primer Consejo de Ministros presidido por Pedro Sánchez. (Foto: EFE)

Ciudadanos y PP han solicitado la comparecencia del presidente en funciones para detallar por que no ha cesado a Fernando Grande-Marlaska tras alentar acciones violentas contra Cs.

C’s denuncia por delito de odio el ataque que sufrieron en el Orgullo Gay de Madrid

La complicidad entre PSOE y Podemos impedirá que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, pueda explicar los motivos por los que no ha cesado al ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, pese haber alentado a los participantes en la manifestación del Orgullo de Madrid del pasado sábado a atacar a la comitiva de Ciudadanos, encabezada por su portavoz Inés Arrimadas.

Ciudadanos, al que se unió el PP con su firma, ha solicitado la comparecencia de Pedro Sánchez en un Pleno extraordinario del Congreso. Sin embargo, la parálisis en que se encuentra sumida la Cámara presidida por Meritxell Batet y la complicidad entre PSOE y Unidas Podemos para tratar de llegar a un acuerdo de gobierno están evitando que el Parlamento ejerce su función de control al Ejecutivo, independientemente de que esté en funciones como decretó el Tribunal Constitucional.

Así, la celebración de la comparecencia de Sánchez tendrá que ser debatida por la Junta de Portavoces, que de momento no ha sido convocada para esta semana. Según fuentes parlamentarias, todo apunta a que tendrá lugar la próxima y en ella PSOE y Podemos, más nacionalistas y separatistas, impedirán que el jefe del Ejecutivo comparezca en un Pleno extraordinario sobre la razón por la que mantiene a Grande-Marlaska como ministro pese a su negligencia en el Orgullo, donde justificó las agresiones que luego se produjeron contra Ciudadanos. El propio secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha manifestado que a los dirigentes de Ciudadanos "no les puede extrañar que cuando van de la mano de Abascal y Monasterio a defender políticas homófobas el colectivo LGTBI les diga ‘Esto no nos gusta mucho'".

El Parlamento inició la legislatura el pasado 21 de mayo y, casi dos meses después, la Mesa de la Cámara baja tampoco ha puesto en marcha las comisiones parlamentarias. Entre otras cosas, la activación de las comisiones permitiría a los miembros del Gobierno cumplir con la solicitud de comparecencia por parte de los grupos parlamentarios. De igual modo, la oposición tampoco puede someter al presidente en funciones y sus ministros a la sesión de control que habitualmente se celebra los miércoles.

Además de Sánchez, son varios los miembros del Ejecutivo que tienen pendiente comparecer en la Cámara baja. Precisamente el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, es uno de los miembros del Gobierno que Ciudadanos también ha instado a comparecer en el Congreso para responder ante la "criminalización" los funcionarios de prisiones con su polémica orden.

Sin actividad

De esta manera, lo más probable es que la única actividad que tengan los diputados desde su toma de posesión el 21 de mayo sea el debate de investidura de los días 22 y 23 de julio. Seguramente tendrán que volver al hemiciclo el 25 de julio, ya que difícilmente Pedro Sánchez consiga mayoría absoluta en primera votación, por lo que deberá someterse a una segunda que a día de hoy también se prevé fallida.

Para ese día 23 está previsto que se constituya la Diputación Permanente, que en "periodos inhábiles" (enero, julio y agosto) es el órgano encargado de decidir sobre la comparecencia del presidente y los ministros. La Mesa de la Cámara abordará este jueves esta cuestión.

Si el presidente en funciones no consigue la mayoría de la Cámara y por tanto formar Gobierno, raramente Batet dará luz verde a la creación de las comisiones parlamentarias, que guardan una cierta relación con los ministerios que hay en funcionamiento en cada mandato. Eso haría que, hasta finales de año, el Congreso no tuviese actividad legislativa ni de control al Gobierno, sostiene las mismas fuentes parlamentarias consultadas.

Lo último en España