El PSOE negociará la casilla del castellano en la escuela catalana si el PP lleva la propuesta al Congreso

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. (Foto: EFE)

El PSOE aceptará negociar la casilla del castellano en la escuela catalana si el PP lleva la propuesta al Congreso. Pedro Sánchez no quiere hacerlo a través de la aplicación del 155 porque considera que ese no fue el alcance que se pactó para la intervención en Cataluña. Pero no se opondrá a negociar el mejor modelo si el PP materializa su propuesta a través de una proposición en la Cámara Baja.

El PSOE empieza a analizar con cierto miedo lo ocurrido con Podemos tras su entrega al nacionalismo. Y Pedro Sánchez no quiere cerrarse puertas que le permitan negociar un modelo lingüístico para las escuelas catalanas con mayor defensa de los derechos de los padres que quieran educar a sus hijos en castellano. Especialmente porque sabe que el robo del voto por parte de Ciudadanos puede ser muy elevado en las próximas citas electorales. Y porque empieza a comprender que la forma de recuperar voto de Podemos no es entregarse en cuerpo y alma al separatismo.

Los cuadros internos del PSOE debaten el difícil rumbo del Partido Socialista a partir de ahora. Por un lado son conscientes de que tras tres lustros de radicalizar el discurso, la composición de las bases de su partido tiene un rumbo complicado hacia la constitucionalidad pura. Pero, por otro lado, se han percatado de que las encuestas no les han castigado por el apoyo al 155 de Mariano Rajoy. Por ello, Pedro Sánchez no quiere, ni dejar sin discurso a Miquel Iceta -mucho más cercano al nacionalismo-, ni quedarse atrapado en él de cara a las próximas citas electorales.

La solución diseñada pasa por un lento tránsito hacia posturas más netamente socialistas, motivo por el que han impulsado la reforma de la Ley de Memoria Histórica o por el que han anunciado sus subidas de impuestos.

Y motivo por el que, pese a que Iceta o Armengol –la presidenta balear– el pasado fin de semana seguían lanzando mensajes en favor de la inmersión lingüística en catalán, los presidentes de Aragón, Castilla-La Mancha y Extremadura, los igualmente socialistas Javier Lambán, Emiliano García-Page y Guillermo Fernández Vara, contaron con plena libertad para realizar una carga de profundidad en defensa del castellano en Cataluña. Los tres, de hecho, pidieron garantizar el derecho de los padres a elegir el idioma vehicular en el que estudien sus hijos.

El mensaje de los tres se convertía, de este modo, en una invitación a Moncloa. Los tres barones socialistas dejaban claro, de este modo, que dentro del PSOE sí podría haber debate sobre la posibilidad de introducir mecanismos en Cataluña que garanticen el derecho de los alumnos a elegir el castellano como lengua vehicular.

Lambán pidió corregir “más pronto que tarde” el “maltrato injusto e ilegal” que comete la Generalitat de Cataluña contra el castellano. El aragonés, de hecho, afirmó que el español ha sido “postergado” de forma “inaceptable” en la escuela catalana, y defendió una mayor presencia del Estado para corregirlo ante de que sea “un problema definitivamente irresoluble”.

Por su parte, García Page se sumó al objetivo de defender la educación en castellano frente a “las fauces de los independentistas”. Y Fernández Vara recalcó que “lo normal” es que los padres puedan elegir la lengua vehicular de los estudios de sus hijos.

Pero, pese a ello, Pedro Sánchez, no quiere que ese paso se realice desde el 155. Quiere que se lleve al Congreso, que se negocie con ellos y el resto de fuerzas políticas y, por lo tanto y por supuesto, que eso le permita de facto dar protagonismo a su deseada comisión de territorialidad.

Lo último en España

Últimas noticias