Afectará a todas las que hayan recibido en los últimos ocho años

PSOE y Bildu retirarán las ayudas a las empresas que se vayan de las zonas de control de los proetarras

(Vídeo: OKDIARIO)

PSOE y Bildu siguen dando pasos de la mano. Ahora, para intentar impedir que, en pleno avance separatista, las empresas que se vean atrapadas en territorios de control proetarra puedan escapar libremente del obvio destrozo económico que generan los desafíos independentistas. Lo acaban de impulsar en Navarra. Y se trata de una norma diseñada para que la deslocalización de las compañías con el fin de abandonar esta comunidad en un determinado momento lleve de la mano un fuerte castigo: tener que pagar un importe equivalente a todas las ayudas públicas recibidas en los últimos ocho años, más los intereses acumulados del dinero en ese periodo, más un recargo adicional del 20%.

El primer paso está dado: el Parlamento de Navarra ya ha aprobado la toma en consideración de una proposición de Ley Foral sobre Medidas Contra la Deslocalización Empresarial. El padre de la medida es EH Bildu. Y su socio estrella, para no variar, el PSOE-PSN.

Hay que recordar que en el mes de febrero de 2019, Podemos presentó en el Congreso de los Diputados una Proposición de Ley de medidas contra la deslocalización de actividades industriales de espíritu similar. Ahora la norma se introduce en el legislativo navarro, pero con los apoyos ya definidos.

El objeto de la proposición fija unas obligaciones y limitaciones de las empresas que perciben ayudas de la administración regional. Obligaciones que se activan ante posibles procesos de deslocalización: salida de Navarra.
Es verdad que la exposición de motivos alude a ejemplos de salida de empresas al extranjero, pero también es cierto que la redacción es tan ambigua que el PP y asociaciones empresariales consultadas por OKDIARIO temen que perfectamente podría aplicarse a cualquier salida de una empresa de la Comunidad Foral, aunque fuese con el fin de irse a otra comunidad autónoma española.

La norma, además, pretende ser aplicable a todas las empresas, independientemente de su forma jurídica, que tengan un centro de trabajo en el territorio de Navarra.

Y las ayudas públicas a las que se refiere abarcan todo tipo de subvenciones públicas y ayudas en general, con una única excepción: las destinadas a I+D+I.

«Compromiso empresarial»

A partir de ahí, la norma que ya impulsan proetarras y socialistas establece las “responsabilidades” de los dirigentes de las empresas que reciben esas ayudas públicas, a los que exige un “compromiso empresarial” de no realizar ningún tipo de deslocalización para poder solicitar y recibir ayudas, ampliando ese compromiso a los “negocios jurídicos” -término que parece referirse a despachos de asesoría o consultoras- que formalicen las operaciones de concesión de ayudas.

El castigo a las compañías que salgan de Navarra y hayan recibido ayudas previamente es considerable. En primer lugar, el texto detalla el procedimiento de declaración de deslocalización que podrá iniciarse por los poderes públicos en los cuatro años siguientes a la recepción de la ayuda o subvención y que reviste unas garantías mínimas para la empresa afectada: un periodo de 30 días para poder realizar alegaciones. Y, tras ello, y ser declarada oficialmente la situación de deslocalización, la empresa deberá devolver las cantidades recibidas, más los intereses supuestamente generados, en los últimos ocho años. Y, por si fuera poco, un recargo del 20%.

Por último, la norma anticipa la apertura por el Gobierno de una “línea de investigación” sobre los efectos de la globalización. Es más, se pretende regular la norma con retroactividad. Y el PSOE ha dado ya su visto bueno.

Todo ello sucede en el contexto de la creciente y buena relación entre Bildu y el PSOE a raíz de la negociación y efectivo respaldo de los proetarras a los Presupuestos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El pasado mes de octubre, de hecho, las juventudes del PSOE en Navarra y de Bildu cerraron su primer gran acuerdo de entendimiento y actuación conjunta, tal y como ha publicado OKDIARIO. No se trata de un pacto puntual, ni mucho menos: la alianza es plenamente estructural y ha alumbrado un documento de 160 puntos en todo tipo de materias. Y una brilla con intensidad propia: el adoctrinamiento en las escuelas “públicas y concertadas”. Una intoxicación política a los niños compartida y comprometida por ambas formaciones con el fin de combatir el “capitalismo heteropatriarcal”.

El pretexto del acuerdo base que ha permitido la firma del documento el pasado mes de octubre fue el coronavirus. Pero la alianza está diseñada para que los nuevos cuadros socialistas en la Comunidad Foral mantengan el espíritu de amistad y coordinación de programa político de forma plena de la mano de Bildu.

Adoctrinamiento

Las materias del pacto abarcan, por ello, cualquier área imaginable. Desde la economía, la empresa, la ecología, la vivienda, la fiscalidad o, como no, la educación. Y es en esta última donde el programa se recrea para dibujar un ámbito de adoctrinamiento político plenamente compartido por ambos partidos.

El pacto que plantean Bildu y el PSOE-PSN, al que se han sumado también las juventudes de Podemos y de Geroa Bai, camina, de esta forma hacia una “unidad de acción” entre los cuatro partidos. Justo lo mismo que han hecho los de Arnaldo Otegi, Gabriel Rufián y Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados para mantener una agenda común en materia “social y económica”.

Las juventudes de Navarra -la coalición que aglutina a UPN, PP y Cs- fue invitada a sumarse a ese pacto. Y declinaron la invitación. Las cuatro formaciones firmantes del pacto aseguran que los “puntos clave” acordados son los que deben convertirse en la brújula de las políticas sociales y económicas a partir de ahora. Porque el nuevo rumbo debe caminar hacia “la justicia social y la igualdad de oportunidades”.

 

Lo último en España

Últimas noticias