Ella sí la pisó con sus zapatos

La presidenta del Parlamento extremeño obliga a 60 escolares a ponerse patucos para no ensuciar la moqueta

La presidenta del Parlamento extremeño obliga a 60 escolares a ponerse patucos para no ensuciar la moqueta
Los escolares con patucos sobre la moqueta del Parlamento extremeño.

La presidenta del Parlamento de Extremadura, la socialista Blanca Martín, ha obligado a ponerse patucos de plástico a un grupo de 60 escolares que han visitado la Asamblea de Extremadura. Todo ello, mientras los diputados paseaban junto a los niños pisando la misma moqueta con sus zapatos.

La justificación a semejante medida es la reciente instalación de una moqueta que cubre buena parte del hemiciclo, una decisión que contó con el rechazo del grupo Popular. El resultado ha sido una escena difícilmente explicable en la que sus señorías podían pisar donde querían con sus zapatos y lo hacían a escasos metros de los visitantes al Parlamento, a los que se obligaba a ponerse unas fundas de plástico para no mancharles a los diputados su nueva moqueta.

La presidenta sí puede pisar la moqueta sin patucos.

Los niños han recorrido el hemiciclo, de este modo, paseando junto a sus profesores como los únicos sujetos obligados a evitar que se manchase el suelo de la Cámara. Una situación que ha llegado al sumun cuando se les ha invitado a los escolares a sentarse en los escaños -con sus patucos, por supuesto- y sus señorías se han situado frente a ellos manchando la misma moqueta con sus zapatos.

La popular Cristina Teniente solicitará la retirada de esta medida “chirriante, que lo único que hace es alejar a la sociedad extremeña de las instituciones y de los políticos”. El Grupo Popular ha exigido ya a la presidenta de la cámara que tome cartas en el asunto y recordará a la Martín que se trata de una medida unilateral. Los ‘populares’ han señalado que es incomprensible que se adopten estos procedimientos sin consultarlo antes con el resto de grupos parlamentarios.

Moqueta en todo el Parlamento de Extremadura.

La presidenta Blanca Martín es la misma que saltó a la fama por un vídeo que recogía una de sus primeras actuaciones como cabeza del legislativo autonómico. En ese vídeo, ella mandaba repetir una votación una y otra vez porque supuestamente había un empate. Pero todo ello, sin caer en la cuenta de que no había tal paridad sino que simplemente estaba enfrentando las abstenciones a los votos en contra, cuando la realidad es que estos últimos superaban con creces los votos a favor.

El resultado de la votación grabada en el vídeo fue de seis votos a favor, 29 en contra y otras tantas abstenciones y la presidenta de la cámara interpretó que esto era un empate y, por tanto, según el reglamento, debía votarse otra vez.

Lo último en España

Últimas noticias