TERRORISMO

El postureo de Podemos con los presos etarras: condena los ‘ongi etorris’ pero clama por sus «derechos»

podemos presos eta
Pilar Garrido, de Podemos País Vasco.

La coordinadora de Podemos en el País Vasco, Pilar Garrido, ha considerado que los ‘ongi etorris’ a los presos de ETA que salen de prisión no se pueden «consentir» y, en este sentido, ha opinado que «Sortu se equivoca». «Hay que caminar en la dirección contraria y dejar de hacer piruetas para sostener algo que es insostenible», ha apelado. Son unas declaraciones que se contradicen con el hecho de que hemos visto al fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, desgañitarse a favor del acercamiento de presos etarras o la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez (Podemos), mano a mano con ‘El Carnicero de Mondragón’, asesino de 17 personas en un acto de ETA de Bayona. Declaraciones que forman parte del postureo de un partido que ha presumido de engrasar los contactos entre el PSOE y los proetarras de Bildu.

En una entrevista concedida a Onda Vasca,  Garrido se ha pronunciado de este modo tras el recibimiento este pasado lunes al preso de ETA Agustín Almaraz en las calles del barrio bilbaíno de Santutxu. La líder de Podemos en el País Vasco ha reiterado la denuncia de su formación ante la celebración de ‘ongi etorris’ a los reclusos ya que, según ha remarcado, «sí hacen daño a las víctimas».

«Decir otra cosa no es verdad, porque así se siente», ha señalado. En este sentido, ha subrayado que «una cosa es recibir al familiar, al amigo que ha estado en la cárcel y poder abrazarle, y otra cosa es ocupar el espacio público y homenajear o poner en valor el pasado terrorista de una persona». «Eso no se puede consentir», ha insistido. Por ello, ha opinado que «Sortu se equivoca» en su postura en este asunto y que «hay que caminar en la dirección contraria y dejar de hacer piruetas para sostener algo que es insostenible».

Como dice el refrán, «no se puede estar en misa y repicando». Es verdad que no es la primera vez que Podemos condena estos actos. La portavoz parlamentaria de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, calificó en el pasado mes de marzo de «inaceptable y reprobable» que se haga «un gran recibimiento» en la vía pública a los presos de ETA excarcelados porque «causa un dolor absolutamente innecesario e injustificable».

No es coherente entonces que Podemos se sumara a la manifestación a favor de los «derechos» de los presos de ETA en enero de 2020 por las calles de Bilbao convocada por la red Sare, al defender el acercamiento de los reclusos y su progresión de grado, pero también la exigencia del reconocimiento del «daño injustamente causado» y su reparación.

Pero por esa regla de tres, Podemos debería haberse desmarcado por completo de los herederos de la ETA que son quienes promueven estos homenajes y no lo ha hecho. Por el contrario, cuando estaba en la primera línea política, Pablo Iglesias no perdió ocasión de ensalzar la figura del líder de Bildu, Arnaldo Otegi, condenado por terrorismo, ademas de haber elogiado a la misma banda terrorista por la lectura que había hecho de la Transición.

Cabe recordar que para Herrira, la que fuera plataforma de apoyo a los presos de ETA, su contacto en Madrid era nada menos que el propio Pablo Iglesias. En la documentación intervenida por la Guardia Civil en las actuaciones contra esta estructura abertzale aparecieron referencias claras al líder de Podemos.

Lo último en España

Últimas noticias