Elecciones Generales 2019

Podemos quiere un IVA más bajo para la comida animal que para alimentos de humanos

Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso.
Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso.

Podemos quiere que los alimentos de las mascotas paguen un 4% de IVA, sin embargo, considera que determinados alimentos para el consumo humano deben ser castigados con un IVA del 21%. Así lo señala la formación de Pablo Iglesias de manera detallada en el programa electoral con el que concurre a las próximas elecciones generales.

Podemos quiere que los alimentos de las mascotas paguen un 4% de IVA, sin embargo, considera que determinados alimentos para el consumo humano deben ser castigados con un IVA del 21%. Esos alimentos que la formación morada pretende castigar con un gravamen más alto son los que acumulan determinados niveles de grasas, como por ejemplo la comida rápida, una solución por la que optan infinidad de familias con bajos recursos. No obstante, para el partido de Pablo Iglesias es preferible quitarle votos al Partido Animalista (PACMA) y aparentar un falso ecologismo antes que incluir medidas lógicas en su programa electoral del 28-A.

Concretamente, la medida aparece recogida en su programa en el punto número 36. En el citado documento, con el que concurre a los próximos comicios generales, Podemos señala que se “deben proteger los derechos de los animales”. Tras esa afirmación, lo mejor es la traducción: “Para ello se aprobará una Ley de Bienestar Animal en la que se introducirá una rebaja del IVA de los servicios veterinarios del 21% actual al 10% y de los productos de alimentación animal del 10% actual al 4%".

Además, la propuesta también entraña "un incremento en la protección a través de la creación de unidades especializadas en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la tipificación del delito de maltrato de animales salvajes y una elevación de penas al abandono de animales”.

La medida, de este modo, recoge un tratamiento fiscal a los alimentos de los animales mejor que el que se da para los alimentos destinados a los seres humanos. Porque, así como los alimentos de primera necesidad –donde no se incluye ni la carne ni el pescado, por ejemplo– pagan un IVA del 4%, la mayoría de los alimentos tributa a un 10%. Esta diferencia de tratamiento viene confirmado páginas después en el programa electoral de los morados, donde se explica que “las grandes corporaciones alimentarias obtienen hoy enormes beneficios por la venta de muchos productos de bajo valor nutritivo, pero mucho impacto publicitario”.

En este punto, Podemos desglosa sus medidas fiscales de cara a los alimentos de los seres humanos y señala que “para empezar a romper el ciclo de la comida basura, estableceremos obligaciones claras en el etiquetado, que deberá reflejar la calidad de los productos conforme al modelo del semáforo nutricional, así como una fiscalidad alimentaria que incluya un IVA más alto para alimentos ultraprocesados o ricos en grasas y azúcares, y más bajo para alimentos frescos y saludables”.

Podemos no explica más, sin embargo, la realidad es que subir el IVA de esos alimentos supondría llevarlos al tipo del 21%. Ahora el tipo general del IVA en la alimentación es del 10%, este gravamen se aplica a la carne y el pescado, a las conservas vegetales o animales o a los alimentos preparados o precocinados. Además, también es el IVA que se aplica a las comidas que se distribuyen por medio de la hostelería o el que se paga por un café en una cafetería, incluso, hasta el agua embotellada paga un 10%. Ahora , y esto es importante, ningún alimento, por muy de lujo que se le considere, tributa al 21%.

Y sólo pagan ahora el tipo del IVA del 4% los alimentos de muy extrema primera necesidad: leche, huevos, frutas, verduras y el pan. En resumen, que Podemos está más preocupada por una rebaja fiscal para el alimento de las mascotas que por los impuestos que pagan las familias al comer.

Lo último en España