Iglesias reniega ahora de sus aliados anticapitalistas por aceptar la ‘república catalana’

Iglesias reniega ahora de sus aliados anticapitalistas por aceptar la ‘república catalana’
iglesias-urban-interior-655x368 copia

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado este lunes que "los términos" del comunicado que ayer emitió la corriente Anticapitalistas y que reconoce "la nueva república catalana" están "políticamente fuera de Podemos".

"Los términos de ese comunicado están políticamente fuera de Podemos", ha dicho Iglesias a los periodistas antes del comienzo de la reunión del "Gobierno en la sombra" o "consejo de sabios" de la formación morada.

El líder de Podemos ha añadido que las declaraciones del secretario general de Podem, Albano Dante Fachín, y otros miembros de su dirección -donde son mayoría los anticapitalistas- han causado mucha "intranquilidad" y "alarma", al no descartar alianzas con los independentistas. Y eso no es "la opción de Podemos", ha dicho.

Así, ha justificado la decisión del Consejo Ciudadano estatal de desautorizar a Dante Fachín y convocar una consulta para que los inscritos sean los que decidan "cómo y con quién" se presentarán a las elecciones catalanas del 21 de diciembre.

No obstante, no sólo Dante Fachín queda desautorizado por estas palabras de Iglesias, ya que Miguel Urbán no se ha desmarcado de ese comunicado, como sí han hecho la coordinadora general en Andalucía, Teresa Rodríguez, y el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’.

"Si Miguel Urbán no se ha distanciado públicamente como Teresa Rodríguez y Kichi es porque comparte el comunicado de ayer", aseguran a Efe fuentes de la dirección morada, que recalcan que la desautorización incluye al eurodiputado de Podemos.

Al ser preguntado sobre qué significa que "los compañeros de anticapitalistas estén políticamente fuera de Podemos", Iglesias se ha limitado a señalar que "eso lo tendrán que decidir los órganos" del partido y "en última instancia los inscritos", pero ha recordado que en Vistalegre II la formación morada apostó por una España "plurinacional" y alejada de posiciones independentistas, que son legítimas, pero no son las suyas.

Lo último en España