Pablo Iglesias recula sobre Mariló Montero: "Sentimos si el comentario ha podido resultar ofensivo"

pablo-boxeo
Pablo Iglesias empuña unos guantes de boxeo

La publicación en OKDIARIO de las conversaciones del grupo de WhatsApp y Telegram de la cúpula de Podemos han cómo sus líderes tiene dos caras, la que presentan a la sociedad de defensores de la transparencia, las cuentas claras, los derechos de la gente y de las mujeres, y la que muestran en privado, sin tener que atenerse a sus tácticas mediáticas para "acumular poder". El pasado 22 de julio este periódico publicó una conversación entre Pablo Iglesias y su amigo y cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero en la que se refería en términos ofensivos y machistas a la periodista Mariló Montero: "La azotaría hasta que sangrase". Han tenido que pasar cinco días y una denuncia por parte de la presentadora de televisión para que la formación política no haya tenido más remedio que reaccionar y pedir disculpas. Eso sí, a su manera y a medias, culpando al mensajero de las palabras escritas por su líder: "Sentimos si el comentario ha podido resultar ofensivo", han dicho portavoces de Podemos a la agencia Efe, antes de añadir que eran"ironías" y "bromas" del ámbito privado y que les parece "grave que un medio publique contenidos de un móvil robado".

Así, Pablo Iglesias y los suyos tratan de desviar la responsabilidad de sus palabras, aunque en realidad lo único que logran es confirmar la veracidad de lo publicado por este periódico. Según la carta de denuncia remitida por Montero al Instituto de la Mujer, Iglesias "se ha definido" y debería "dimitir de inmediato de su cargo".

Podemos ha lamentado este miércoles si el comentario de Pablo Iglesias, por el que ha sido denunciado ante el Instituto de la Mujer por la persona ofendida, la periodista Mariló Montero, "ha podido resultar ofensivo".

En todo caso, la formación morada se ha ce la ofendida reclamando además que se garantice la seguridad de las conversaciones y comunicaciones privadas, al considerar "muy grave" que no se respete el derecho de sus dirigentes a comunicarse "de manera íntima".

Así lo han apuntado a Efe fuentes de Podemos tras conocerse que Mariló Montero ha recurrido al Instituto de la Mujer para "denunciar públicamente" las palabras de Pablo Iglesias en las que confesaba a Juan Carlos Monedero que la "azotaría hasta que sangrase" porque él es un "marxista reconvertido en psicópata" cuando ve en pantalla a la presentadora.

"Queremos resaltar que se trata de una conversación privada, y que nos parece grave que un medio publique contenidos de un móvil robado", han dicho las fuentes, sin aportar prueba alguna de semejante afirmación. "En todo caso es evidente que las ironías y las bromas son precisamente eso porque no se dicen en serio, y consideramos que cuando se hacen en el ámbito privado no deben salir de él", concluyen.

En la carta dirigida al Instituto de la Mujer por Mariló Montero, la presentadora se remite a una conversación entre Iglesias y Monedero a través de una aplicación de mensajería instantánea difundida por OKDIARIO. "Recurro al Instituto de la Mujer y a las leyes que nos amparan para ser respetada física, moral, profesional y verbalmente y, asimismo, advertir a nuestra sociedad de que tenemos entre nuestros representantes políticos a un hombre no capacitado, no apto, para ocupar el cargo que se le ha otorgado en las urnas", señala la presentadora en la misiva.

Lo último en España