Independentismo en Cataluña

Marlaska dio a Iglesias un permiso en tiempo récord para visitar a los ‘Jordis’ en prisión

Pablo Iglesias en la cárcel de Soto del Real
Pablo Iglesias en la cárcel de Soto del Real.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha desvelado este martes en los pasillos del Congreso que su visita a la cárcel de Soto del Real para hablar con los exlíderes de la ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, en prisión provisional por el golpe separatista en Cataluña, fue posible en un tiempo récord gracias a la intervención directa del Ministerio del Interior -vía Instituciones Penitenciarias- que dirige el magistrado en excedencia Fernando Grande-Marlaska.

El encuentro se ha producido, según Iglesias, tras hablar con Pedro Sánchez, quien "me lo facilitó, porque digamos que el cambio de guardia en Instituciones Penitenciarias hacía que se retrasara y que fuera difícil hacer la gestión para hacer una visita como diputado, y no una visita ordinaria".

Un "cambio de guardia", según las fuentes penitenciarias consultadas por OKDIARIO, se produce por la mañana y por la noche, por lo que la petición de Iglesias fue "cursada, atendida y ejecutada" tan sólo de un día para otro gracias a la intervención del Gobierno de Sánchez. Algo totalmente inusual en este tipo de visitas "institucionales", señalan las mismas fuentes, que aseguran son autorizadas con una mayor antelación por parte de Instituciones Penitenciarias, organismo dependiente del Ministerio del Interior.

La petición de Iglesias fue "cursada, atendida y ejecutada" tan sólo de un día para otro gracias a la intervención del Gobierno de Sánchez

Por contra, las "visitas ordinarias" a un recluso tienen lugar en un locutorio y no pueden durar más de 40 minutos. Para ello, los familiares deben acreditar la relación de parentesco (libro de familia, certificado de convivencia, etc) y los amigos, previa solicitud del interno, han de obtener la correspondiente autorización de la Dirección del centro penitenciario.

Este lunes, tras entrevistarse en Barcelona con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, fue cuando Iglesias anunció su intención de visitar en prisión a los ‘Jordis’, algo que ha cumplido apenas 24 horas después, y también a los exmiembros del Gobierno catalán Oriol Junqueras (ERC) y Joaquim Forn (JxCat), estos dos últimos en Estremera.

Sin embargo, el presidente de Parlamento catalán, Roger Torrent, tardó tres semanas en visitar a Junqueras, Sànchez y Forn el pasado febrero tras señalar que iba a pedir "autorización" a Instituciones Penitenciarias para visitar a los diputados presos "lo más pronto posible".

Las "visitas ordinarias" a un recluso tienen lugar en un locutorio, a través de un cristal, y no pueden durar más de 40 minutos

"En las visitas como diputados, como cargo público, la cárcel te facilita poder tener un encuentro sin cristal que facilita claramente la comunicación. El presidente, a través de su equipo, contactó con el Ministerio del Interior, que se coordinó con nosotros, y solamente puedo hablar bien de las gestiones del Gobierno para facilitarnos este encuentro", ha relatado Iglesias este martes en la Cámara baja.

Iglesias también ha explicado que, acompañado por el abogado y concejal de En Comú en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Asens, han estado una hora hablando con Cuixart en una sala y que con Sánchez sólo ha hablado "un par de minutos" porque ha coincidido su visita con la de la coordinadora general del PDeCat, Marta Pascal. "Estábamos en salas paralelas, puerta con puerta,  por lo que he podido saludarle y conversar un momento" con ella, ha dicho también Iglesias sobre la senadora. El PDeCAT ya adelantó este lunes por la mañana que Pascal iba a realizar dicha visita este martes.

"Presos sociales"

Así mismo, Iglesias ha comentado que Cuixart le ha trasladado su "preocupación por la situación de los presos sociales". Con el cambio de gobierno, el líder de Podemos ha pasado así de hablar de "presos políticos" a "presos sociales" para referirse a los golpistas.

Además, para vestir su visita de carácter institucional, cuando en realidad ha ido para sondear a los presos separatistas en coordinación con el Gobierno de Pedro Sánchez, Iglesias ha señalado que ha podido hablar con un grupo de funcionarios que "me han transmitido la precariedad laboral en la que ejercer su profesión y una demanda para ellos muy importante que es la equiparación salarial con los funcionarios de prisiones de otras comunidades autonómicas", entre ellas precisamente Cataluña.

Lo último en España