Nuevo modelo policial

Chivite acelera el plan para quitar competencias a la Guardia Civil en Navarra

El Gobierno de Navarra trabaja en un nuevo modelo policial que complete las competencias a la Policía Foral en detrimento de la Guardia Civil

Guardia Civil
La presidenta de Navarra, María Chivite, en el Parlamento de Navarra.

El Gobierno de María Chivite, en Navarra, ya ha activado el plan para quitar progresivamente sus funciones a la Guardia Civil. El Ejecutivo de la socialista -que fue apoyada en su investidura por Bildu- prepara ya el borrador de su plan estratégico para la Policía Foral, que presentará el próximo diciembre, y con el que pretende completar la transferencia de las competencias en materia de Tráfico y Seguridad Vial, comprometidas por Pedro Sánchez.

La intención del PSN es que la Policía Foral sea el Cuerpo "de referencia", en detrimento de la Benemérita, que ahora asumía de forma compartida esas funciones. Los socialistas asumen así las tesis nacionalistas, y se muestran dispuestos a completar la hoja de ruta iniciada por el gobierno de Geroa Bai, de forma paulatina. En la pasada legislatura, el ahora presidente en funciones, Pedro Sánchez, se comprometió ya con Uxue Barkos a un traspaso, que aún sigue pendiente. Entonces, el líder del PSOE aseguró que esa transferencia se ejecutaría en el corto plazo y consideró que las competencias forman parte de los derechos históricos de Navarra.

El Gobierno navarro asumirá ahora ese traspaso, para convertir a la Foral en la Policía "de referencia". La propuesta ya figuraba en el acuerdo de investidura suscrito con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, donde se concretaba el plan para reducir progresivamente las competencias a la Benemérita.

En el acuerdo, las formaciones pactaron una "revisión y crecimiento del estado de despliegue de la Policía Foral", dotándolo de efectivos suficientes "para su óptimo funcionamiento como policía de referencia en Navarra". Asimismo, Chivite se comprometía a "culminar los acuerdos sobre la transferencia a Navarra de la competencia de Tráfico y Seguridad Vial y a seguir trabajando para que la Policía Foral sea la policía de referencia en Navarra en materia de seguridad ciudadana y medio ambiente". El documento del acuerdo prometía también desarrollar una nueva Ley Foral de Policías, en la que ahora se trabaja, para establecer un nuevo modelo policial.

En el último Pleno en el Parlamento de Navarra, el consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior, Javier Remírez, afirmó que la Policía Foral "debe ser en Navarra la policía de referencia" desde "una perspectiva de coordinación y colaboración" con el resto de fuerzas policiales "y sin exclusividad".

No obstante, admitió que el plan de transferencia de competencias sigue adelante, lo que en la práctica significará que la Guardia Civil quede vaciada, en el corto o medio plazo, de gran parte de sus actuales funciones y que la Policía Foral sea "el actor principal" del modelo policial en la región. El plan estratégico supondrá una transición inicial, con la coordinación entre los cuerpos policiales para, posteriormente, ir convirtiendo poco a poco a la Policía Foral en referencia.

Presión de Bildu

Bildu, formación que tiene en sus manos el gobierno autonómico, presiona también a Chivite para que complete el plan de transferencias. La formación de Arnaldo Otegi defiende un "proceso de despliegue gradual y progresivo de la Policía Foral con el consiguiente repliegue de efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil". Bildu permitió, con la abstención de cinco diputados, que Chivite fuese investida presidenta y puede condicionar toda la iniciativa legislativa del Ejecutivo autonómico, ya que su voto resulta imprescindible para sumar mayorías.

Los socios de la presidenta socialista insisten también en completar el calendario de traspasos, de forma que la Policía Foral sea una Policía "integral", y tanto Geroa Bai como Podemos abogan por un modelo de "exclusividad" que sustituya al actual.

Lo último en España

Últimas noticias