Sin daños personales en la central alemana

La ‘kale borroka’ separatista ataca con un artefacto explosivo un concesionario de Mercedes-Benz en Barcelona

La 'kale borroka' separatista ataca con un artefacto explosivo un concesionario de Mercedes-Benz en Barcelona.

Los Mossos d’Esquadra investigan la explosión registrada en la madrugada de este lunes frente al concesionario central de la marca de coches Mercedes-Benz de Barcelona, ubicada en el barrio de Sarrià-San Gervasio. La Brigada de Información de la policía catalana considera que el ataque responde a las características de las acciones que acomete el terrorismo callejero en el País Vasco y que han comenzado a imitar los separatistas.

La deflagración tuvo lugar en torno a las 1.00 horas en el número 238 de la Via Augusta. El explosivo, integrado según las primeras pesquisas por dos bombonas de camping no provocó daños personales aunque sí daños materiales de consideración en la puerta del establecimiento. Los Mossos y la Guàrdia Urbana, activaron el dispositivo antiterrorista que incluye el nivel 4 y la zona fue acordonada.

El ataque a una instalación de la marca germana  se produce una semana después de que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ingresase en una prisión de Alemania , en la que sigue encarcelado tras ser detenido como cabecilla del golpe de Estado en una gasolinera por orden del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena .

De momento ningún grupo radical o antisistema ha reivindicado el atentado aunque los independentistas están publicando mensajes en las redes del siguiente jaez: "Nos han atribuido una explosión en un concesionario de Mercedes en Barcelona. Qué sin vergüenza que fijo que han sido los CDR, Arran, Antisfascistas o el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes".

Hasta el momento,  la mayoría de estas acciones de presión se estaban produciendo en las redes sociales, pero la escalada de tensión ha pasado a mayores desde la detención del golpista Puigdemont en Alemania y por eso las fuerzas de seguridad no descartan que ambos hechos tengan relación. Un grupo de empresarios separatistas ya sugirió días atrás que el problema de Cataluña "sólo se arregla con terrorismo o una guerra civil".

Entretanto, las amenazas hacia el Estado ya han llegado incluso al magistrado del Tribunal Supremo cuyo domicilio familiar fue objeto de pintadas amenazantes contra él y su familia, por lo que la Fiscalía ya ha abierto una investigación. El clima hostil generado por el separatismo tras el intento de golpe en Cataluña ha hecho que Interior haya ordenado reforzar la seguridad de personas e inmuebles susceptibles de estar en la diana de los violentos. Veremos si entre ellos se han de incluir empresas.

 

Lo último en España