Comparecerá en el Congreso de los Diputados

Se impone la Ley del Silencio: Delgado no dará explicaciones sobre Villarejo hasta el 10 de octubre

Delgado no hablará de audios de Villarejo hasta comparecencia en Congreso.

Se impone la Ley del silencio en el Ministerio de Justicia. Dolores Delgado no tiene previsto dar ningún tipo de explicaciones sobre el caso Villarejo hasta su comparecencia en el Congreso de los Diputados fijada para el próximo 10 de octubre.

La ministra se ha visto salpicada en las dos últimas semanas en la causa del comisario José Villarejo que se investiga en el Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional. En primer lugar, con el frustrado proceso de extradición del empresario Ángel Pérez-Maura a Guatemala.

Esta semana, la ministra de Justicia se convertía en el centro de la polémica, después de que se publicaran unos audios de una comida que compartió en el 2009 con el comisario Villarejo, el entonces magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón y otros mandos policiales.

Tras estallar estos escándalos en la prensa, el Ministerio de Justicia emitía varios comunicados que se contradecían sobre la relación de Delgado con Villarejo, que se encuentra en prisión provisional en la actualidad

El pasado 17 de septiembre, la ministra manifestaba que "nunca ha tenido relación de ningún tipo" con el excomisario y 3 horas después rectificaba: "No he tenido ninguna relación profesional".

Al día siguiente, Delgado reconocía que había coincidido con el comisario jubilado "en algún evento", junto a otras personas. Una semana después, en otro comunicado de Justicia, reconocía haber coincidido con Villarejo en "tres ocasiones".

Para evitar toda esta cadena de afirmaciones y rectificaciones, el Ministerio ha dado un giro a la política de comunicación y en principio, Delgado no realizará nuevas declaraciones sobre el caso Villarejo hasta el próximo 10 de octubre en el Congreso de los Diputados.

Según fuentes del Ministerio consultadas por OKDIARIO, la ministra solicitó la comparecencia sobre ese asunto y por ello, allí será donde ofrezca las explicaciones pertinentes de "forma detallada". Mientras, Delgado tendrán que se seguir enfrentándose a las previsibles nuevas informaciones sobre su relación con Villarejo en su etapa como fiscal de la Audiencia Nacional.

Este mismo jueves, moncloa.com publicaba que Villarejo "creó a principios de los noventa una ‘agencia de modelos’ que, en realidad, era una red de prostitución con la que sonsacó información sensible a gente conocida, entre ellos políticos y consejos de administración, según relató el antiguo director adjunto operativo (DAO) a Dolores Delgado en la comida del restaurante Rianxo, sin que ella mostrase especial sorpresa por ello".

Villarejo
El ex comisario José Villarejo en una imagen reciente. Foto: EFE

Indignación en la judicatura

Mientras tanto, Jueces y fiscales del Tribunal Supremo están “indignados” ante las afirmaciones de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, contenidas en dicha grabación del año 2009.

Según desvelaba moncloa.com, en un momento de la conversación Delgado asegura que en un viaje de trabajo de varios días a Cartagena de Indias (Colombia) vio como “una serie de jueces y fiscales españoles terminaron con menores de edad”.

La grabación provocaba una ola de indignación en el mundo de la judicatura. “Es imposible que Dolores Delgado supiera si las jóvenes que se acercaron a los fiscales y jueces eran o no menores de edad. Su testimonio no es creíble”, aseguraban.

Jueces y fiscales del Supremo aseguraban a OKDIARIO que estas afirmaciones de la actual ministra y entonces fiscal de la Audiencia Nacional “son calumniosas y una indecencia” y temían que en caso de conocerse la identidad de los magistrados del Supremo y los fiscales que acompañaron a Delgado en este viaje junto a una jueza de la Audiencia “se provocaría un daño irreparable”.

Otras fuentes consideraban que Delgado había sido “una bocazas” y que “tiene mucha imaginación y es muy exagerada”, aunque subrayaban que el contexto en el que la ministra se pronunció era una conversación privada durante una comida distendida donde fue grabada de forma subrepticia.

Lo último en España