Crisis del coronavirus

Illa prepara su reserva anti-Covid para «repuntes» en otoño cuando ya hay medio millar de brotes

Curso
Salvador Illa, ministro de Sanidad, durante su intervención en el Congreso.

Las alertas del Ministerio de Sanidad vuelven a fallar. Si en marzo el Gobierno se demostró incapaz de gestionar los inicios de la pandemia, ahora, con una segunda ola expandiéndose por todo el país, sigue negando la evidencia. Los cálculos de Sanidad sólo prevén de hecho «un posible repunte» del Covid en otoño.

Así consta en la nueva licitación del acuerdo marco para la compra de material sanitario, por valor de más de 2.500 millones de euros, que Sanidad publicó la pasada semana a través del Portal de Contratación del Estado y que sustituye a otro de mediados de julio, que se retiró, según explicó el departamento de Salvador Illa, para sumar a cuatro comunidades -Cataluña, País Vasco, Murcia y Galicia-. Además, como publicó OKDIARIO, el megacontrato anterior imponía unas condiciones tan restrictivas que dejaba fuera a las empresas españolas.

Lo llamativo es que, pese a que la pandemia ha empeorado considerablemente en las últimas semanas, el Gobierno sigue al margen. En lugar de corregir sus cálculos, los pliegos de la nueva macrolicitación mantienen que sólo «a partir de octubre» habrá repuntes, como ya se plasmaba en los anteriores. Una circunstancia que da cuenta de la incapacidad del Gobierno para anticiparse a la situación epidemiológica.

En la modificación de pliegos, Sanidad no se ha molestado en cambiar esa apreciación. Es decir, sigue pensando que no habrá un repunte de la enfermedad hasta bien pasado el verano.

Illa prepara su reserva anti-Covid para «repuntes» en otoño cuando ya hay medio millar de brotes
Pliegos del contrato para el suministro de material necesario para hacer frente a la pandemia.

Aún así, y pese a que Sanidad no contemple repuntes hasta octubre cree que «hace necesario proveer a nuestro Sistema Nacional de Salud, en un marco temporal inmediato, de los medios precisos para dar una adecuada respuesta sanitaria». Ese marco temporal «inmediato» no llegará, al menos, hasta septiembre.

Pandemia disparada

El miércoles pasado, cuando se publicó la macrolicitación, los brotes seguían propagándose por todo el país. De hecho, sólo un día después, Sanidad admitía que 580 continuaban activos, con más de 6.900 casos. Desde el fin de la desescalada se han comunicado 854.

La evolución de los casos es preocupante. Este miércoles, Sanidad ha informado de 1.690 nuevos positivos de Covid-19, lo que supone una gran subida con respecto a los 1.418 notificados el martes.

No obstante, el dato es incompleto, ya que no se han contabilizado los contagios de Madrid, 654, por, según Sanidad, «problemas técnicos». Desde el inicio de la pandemia, 329.784 personas se han infectado.

Respecto a las muertes, el departamento que dirige Salvador Illa ha notificado 65 fallecimientos en la última semana.

Además, 11.912 personas han ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), 49 en los últimos 7 días; y 128.662 han precisado hospitalización, 864 en la última semana.

Asimismo, hasta 13.045 personas han iniciado síntomas de Covid-19 en las dos últimas semanas, de las que 3.908 se han producido en los últimos siete días.

Con esas cifras encima de la mesa, el Gobierno sigue empeñado en negar una segunda ola. El portavoz técnico Fernando Simón descarta ese escenario porque, según explicó recientemente, no existe a día de hoy una «transmisión comunitaria descontrolada».

«Prefiero ser prudente. No porque la segunda ola pueda suponer algo diferente sino porque se pueden generar percepciones de riesgo diferentes a lo que estamos viviendo», dijo el responsable del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, que hace unas semanas reconoció que las alertas para detectar el inicio de la pandemia en España habían fallado. Simón asevera ahora que «no hay que hacer del concepto de segunda ola un mito».

Lo último en España

Últimas noticias