Escalas rusas en Ceuta

La guerra oculta del Brexit: España responde a los submarinos de Gibraltar con buques rusos en Ceuta

brexit
Situación del buque ruso y del submarino 'Astute' en el Estrecho de Gibraltar.

Un buque militar ruso ha llegado a Ceuta con permiso del Gobierno español. Una maniobra con tintes políticos y con el Brexit como telón de fondo: es la respuesta española a las crecientes visitas de submarinos nucleares británicos a Gibraltar.

España vuelve a permitir la escala en Ceuta de un buque militar de la Armada rusa. Algo por lo que la OTAN, Reino Unido y algunos sectores de Estados Unidos habían criticado duramente al Gobierno español en el pasado hasta forzarle a que las prohibiera. Esta vez, con el telón de fondo del Brexit, la visita rusa tiene un componente político: es la respuesta de España a las cada vez más frecuentes llegadas de submarinos nucleares -algunos para ser reparados- a Gibraltar.

El Brexit no sólo se juega en los despachos, sino también en el mar. O, al menos, así explican fuentes de la Armada a OKDIARIO la situación que se está viviendo estos días en el Estrecho de Gibraltar.

El pasado martes, el patrullero de la Marina rusa ‘Vasily Bykov’ atracaba en el muelle de Ceuta para dar descanso a los ochenta marinos que forman su dotación. Es una de las unidades más modernas que tiene en servicio la flota del Kremlin.

Ésta es la primera escala de un buque ruso desde noviembre de 2018, y la segunda desde que en 2016 España, forzada por la OTAN, Reino Unido y Estados Unidos, decidiese poner fin a las lucrativas visitas rusas a la ciudad autónoma. Cada buque ruso que atraca deja miles, incluso centenares de miles, de euros en ingresos al comercio y la hostelería local.

Desde hace décadas (incluso en tiempos de la extinta Unión Soviética), Rusia ha considerado a Ceuta ‘puerto amigo’ para las flotas que cruzan del Mediterráneo al Atlántico y viceversa. Entre 2010 y 2016 se contabilizaron 60 escalas de buques militares rusos en la ciudad. Hasta que en 2016 todo cambió.

La OTAN cortó las escalas

En octubre de ese año, con la guerra en Siria en plena ebullición, Rusia solicitó a España permiso para que una gran flota que se dirigía a Oriente Medio pudiese realizar una parada técnica en Ceuta. Como se había hecho en el pasado, el permiso fue concedido por parte de Defensa y Exteriores.

Sin embargo, las protestas por parte de Londres y de algunos sectores republicanos de Estados Unidos, a las que luego se sumaría la dirección política de la OTAN, llevaron al Gobierno de Rajoy a tener que pedirle a Rusia que cancelase de motu propio la escala. Ni Reino Unido ni Estados Unidos, que mantenían un pulso con Moscú desde la guerra de Ucrania, querían buques rusos husmeando a pocas millas de Gibraltar. El Peñón se había convertido en base de operaciones para submarinos nucleares de ambos países en el Estrecho, y era prioritario mantener alejado

España cedió, y eso le costó una crisis diplomática con Rusia. Pero en noviembre de 2018 volvieron las escalas, la normalidad y el cabreo por parte de británicos. Y ha vuelto a ocurrir con esta reciente escala del ‘Vasily Bykov’.

Respuesta a Londres

Fuentes de Exteriores y Defensa, consultadas por OKDIARIO, admiten que la escala del patrullero ruso tiene un componente político: es la respuesta de España al creciente uso de Gibraltar por parte del Reino Unido como refugio marítimo de sus submarinos nucleares. Una forma de provocación y cierto "juego sucio" contra España, dicen, por parte de Londres. Las visitas británicas al Estrecho se intensificaron especialmente durante los meses más duros de las negociaciones por el Brexit. Un proceso en el que el futuro estatus de la colonia juega un papel fundamental.

Efectivamente, las escalas de los submarinos de la Royal Navy han aumentado considerablemente en los últimos meses tal y como constatan fuentes militares a OKDIARIO. El ‘HMS Astute‘ o ‘HMS Talent‘ son algunos de los que han llegado al puerto gibraltareño en los últimos meses.

Recelos del Gobierno español

Pero lo que más preocupa a España, según admiten fuentes de Defensa, es que la mayoría de las escalas tienen un "origen técnico". Se sospecha que los submarinos, de propulsión atómica, son derivados a Gibraltar para realizar algún tipo de reparación técnica.

El que más preocupa tanto en Defensa como en Exteriores es el ‘HMS Talent’. Desde el pasado mes de abril, el submarino ha visitado la colonia en tres ocasiones. La última esta misma semana -coincidiendo con el buque ruso de Ceuta-.

Este modus operandi ha despertado recelos en el Gobierno español. Se cree que Londres pueda estar realizando una "reparación por fases", dividiéndola en pequeños espacios de tiempo mensuales para evitar que llame demasiado la atención.

Lo último en España