Los vecinos se quejan del ruido del generador

Los guardias civiles de Iglesias a salvo del frío en el coche patrulla: la garita sigue sin calefacción

Los guardias civiles que custodian el casoplón de Pablo Iglesias e Irene Montero continúan haciendo guardia en el interior del coche patrulla para poderse resguardar del frío. A pesar de que la garita ya está instalada, ésta no se puede utilizar ya que los vecinos se quejan del ruido que emite el generador de energía al que está conectada. 

OKDIARIO ha podido observar el interior de la garita y cuenta  con una mesa de madera con dos sillas, dos extintores, un calefactor y dos enchufes. El exterior de la garita, que está instalada en la vía pública junto a la entrada al chalet de Iglesias y Montero, está rodeada con varios conos reflectantes.

Los vecinos que residen en la misma calle en la que viven los líderes de Podemos han descrito a este periódico el ruido que hacía el generador eléctrico durante las horas que estuvo encendido. “Me llamó la atención la potencia. Hacía un ruido anormal para un generador, porque ahora hay algunos que son totalmente silenciosos”, asegura el propietario de un chalet cercano al de Iglesias.

La patrulla que vigila la propiedad de los líderes de Podemos cuenta con dos coches: un todoterreno de la Guardia Civil y un coche camuflado. Al no poder hacer uso de la garita, se ven obligados a permanecer en el interior del vehículo para poderse cobijar de las bajas temperaturas de Galapagar. Este hecho obliga a que los dos coches estén arrancados permanentemente, para que los agentes puedan tener encendida la calefacción.

Al tener que hacer guardia en el interior de los vehículos, cada vez que los guardias civiles quieren ir al baño tienen que salir del coche y desplazarse 20 metros, hasta donde se sitúa un aseo prefabricado. El retrete improvisado se encuentra en medio del monte, rodeado de árboles y rocas. Concretamente en uno de los laterales del casoplón de Pablo e Irene.

Años reclamando protección

El Ministerio del Interior concedió a Iglesias y Montero estas medidas de protección tras años reclamándolas. El secretario general de Podemos lleva prácticamente desde que su partido irrumpió en la escena política preocupado por su seguridad y su falta de anonimato.

Durante el gobierno de Mariano Rajoy, desde el partido morado se trasladó en distintas ocasiones a Interior la preocupación por la seguridad de su líder, aunque el Ejecutivo descartó una situación de riesgo. Esas reclamaciones fueron atendidas desde el primer momento, sin embargo, por el departamento de Grande-Marlaska.

En octubre, y coincidiendo con la negociación de los Presupuestos Generales entre ambos partidos, Interior dio además la orden de reforzar la seguridad en torno al lujoso chalé, con una continua presencia de vehículos de patrulla más los efectivos habituales.

Lo último en España

Últimas noticias