El chalet de Pablo Iglesias

Sánchez envía a la Guardia Civil a proteger la mansión de Iglesias mientras negocian los Presupuestos

La Guardia Civil en la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero.

La Guardia Civil ha vuelto a la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero. El Ministerio del Interior, que dirige Fernando Grande-Marlaska, ha dado instrucciones de reforzar la seguridad en torno al lujoso chalé de los líderes de Podemos situado en La Navata, en el municipio de Galapagar (Madrid).

Durante los últimos días, la presencia de coches patrulla de la Guardia Civil y la Policía Local, en las inmediaciones de la mansión, ha sido constante. Todo ello, coincidiendo con las fechas en las que Pablo Iglesias ha negociado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, las medidas económicas que quieren incluir en los Presupuestos Generales del Estado.

A los vecinos no les ha pasado desapercibido la continua presencia de vehículos policiales, que se ha prolongado durante el fin de semana. Además de la Benemérita, también la Policía Municipal de Galapagar pasa frecuentemente. Y por si fuera poco hay dos coches constantemente aparcados en la puerta de la pareja con personas dentro haciendo labores de vigilancia.

El ‘Gran Hermano’ de Iglesias

“La policía de Galapagar está constantemente pasando por aquí. Antes la Policía no pasaba con la misma asiduidad, ni locos. Pasaba alguna vez, no digo que no, pero ahora muy a menudo”, explica una vecina a OKDIARIO. “Se ha aumentado la seguridad horrores, muchísimo, yo sí que lo he notado y lo hemos comentado los vecinos”, añade con vehemencia esta galapagueña.

El celo por la privacidad ya hizo que Iglesias y Montero montaran una red de cámaras tipo Gran Hermano. En todas las esquinas de la casa se han instalado altos postes donde se han colocado al menos doce cámaras de vídeo vigilancia, como informó este diario. Algunas de ellas ahora han sido reorientadas para evitar el incumplimiento de la normativa del ramo, que prohibe grabar el espacio público. Las cámaras sólo pueden apuntar al interior de la parcela.

Para reforzar aún más la seguridad, la pareja ha decidido abrir una nueva puerta de entrada y salida en uno de los laterales del inmueble. Para evitar las miradas de los viandantes cuando quieran dar un paseo por el parque natural protegido que tienen detrás de su casa han abierto un acceso peatonal. En mayo pidieron licencia para unas obras que tienen un presupuesto de 11.000 euros, y que se han desarrollado durante el verano tras obtener la preceptiva licencia del Ayuntamiento que preside el popular Daniel Pérez.

Últimas noticias