Ley Celaá

Sánchez adoctrinará a los niños de Primaria como futuros contribuyentes para que paguen más impuestos

Ley Celaá

El Gobierno no esconde su intención de adoctrinar a los alumnos en el pago de impuestos. En plena polémica por la subida fiscal que Pedro Sánchez pretende imponer a los españoles, los materiales que prepara el Ejecutivo para desarrollar la conocida como Ley Celaá instan a enseñar a los alumnos de Primaria «el valor social de los impuestos». Así se recoge en el borrador de la asignatura de Conocimiento del Medio que ha sido entregado a las comunidades autónomas y al que ha tenido acceso OKDIARIO.

Los documentos están impregnados del sesgo ideológico del Ejecutivo, que pretende acometer una auténtica «alfabetización cívica», como admite sin complejos.

Bajo ese epígrafe, el Gobierno despliega toda una serie de «saberes básicos» que, en su opinión, deben tener los pequeños de Primaria. «Diversidad familiar», «interacción social en espacios públicos desde una perspectiva de género», «identidad cultural», «cultura de paz», «igualdad de género»… contenidos que se encajan en las polémicas leyes aprobadas por el Ejecutivo, como la Ley Trans o la del ‘sólo sí es sí’.

En el documento se insta al profesorado a incentivar la «conciencia ecosocial» de los alumnos, prestando atención a «la distribución de la riqueza», la «desigualdad social y regional en España», la «influencia de los mercados -de bienes, financiero y laboral, en la vida de la ciudadanía», los «agentes económicos y los derechos laborales desde una perspectiva de género», el «consumo responsable» o, como se ha comentado, «el valor social de los impuestos».

No es la primera vez que Pedro Sánchez demuestra su obsesión por adoctrinar a los menores como «futuros contribuyentes» a los que hay que enseñar a pagar impuestos ya durante su paso por las aulas.

Como publicó OKDIARIO, el Plan España 2050 que el presidente del Gobierno presentó el pasado mayo ya insistía en la idea. En el documento se planteaba que no habrá Estado de bienestar sin una mejora de la capacidad recaudatoria que, en consideración del Ejecutivo, deberá pasar de representar el 37% del PIB actual al 43% en 2050.

Pero, además, el dossier proponía una «mejora de la formación e información tributaria a la ciudadanía», señalando que «sería importante focalizar entre los más jóvenes (los futuros contribuyentes)» todos los esfuerzos de concienciación tributaria con el objetivo de «cambiar valores y comportamientos» de los españoles respecto a los impuestos.

¿Y qué se enseñará? La doctrina del Gobierno venía definida también en ese Plan 2050: «Habrá que ampliar las bases de los impuestos, principal causa de la baja capacidad recaudatoria del sistema fiscal», enfatizando incluso que el impuestos aumentará la satisfacción vital.

«Una de las claves para aumentar nuestro bienestar futuro es lograr un crecimiento socialmente inclusivo que consiga reducir nuestros elevados niveles de riesgo de pobreza y desigualdad de ingresos», sostiene el documento, para lo que «será necesaria una profunda reorganización de los ingresos (sistema fiscal) y los gastos (prestaciones sociales y servicios públicos) públicos: debemos recaudar más y mejor, para gastar más y mejor en partidas tan claves para el bienestar futuro como la sanidad o los servicios de cuidado».

Valores «cívicos y éticos»

Los documentos presentados ahora a las comunidades autónomas -y relativos a los contenidos que se implantarán en Primaria-han generado ya una amplia polémica.

Por ejemplo, la asignatura de Valores Cívicos y Éticos, con la que Sánchez pretende adoctrinar en múltiples cuestiones de la vida cotidiana, se sitúa al mismo nivel que Ciencias o Lengua.

En esta asignatura, «se pondrá especial atención a la orientación, la educación emocional y en valores» y, entre otras cosas, se instruirá a los alumnos sobre identidad de género, como avanzó El Mundo. 

También se señala que el alumno deberá «afrontar cuestiones éticas de relevancia, como las referidas a la autonomía y heteronomía moral, la distinción entre ser y debe ser, la práctica e identificación de las virtudes y sentimientos morales y, en general, la reflexión en torno a los valores, principios y normas que han de orientar nuestras vidas como personas y ciudadanos».

Rechazo del PP

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha manifestado su rotundo rechazo a esta propuesta educativa y ha asegurado que si llega a La Moncloa  aprobará una ley que garantice una inspección contra el adoctrinamiento o la unidad estatal con un MIR educativo, entre otras medidas.

«Como rechazan un pacto educativo, al llegar al Gobierno aprobaremos una ley que garantice: Libertad de elección; Calidad con pruebas nacionales; Inspección contra el adoctrinamiento; Unidad estatal con MIR educativo; Castellano vehicular; Más materias comunes, inglés y STEM», ha publicado Casado en las redes sociales.

La portavoz del Grupo Parlamentario Popular y responsable de las políticas de Educación, Sandra Moneo, ha criticado que el Gobierno pretenda «introducir la ideología en las aulas» y «despojar a los padres de la responsabilidad como primeros responsables de la educación de sus hijos».

Lo último en España

Últimas noticias