El Gobierno quiere usar las capillas del Valle como «vestuarios» para los operarios de las exhumaciones

Valle caídos capillas
Basílica del Valle de los Caídos.

El plan de exhumaciones de víctimas del franquismo en el Valle de los Caídos ha incluido un nuevo y polémico punto: el uso de las capillas del crucero como “vestuario” para los operarios que harán las exhumaciones, además de como “almacén de columbarios”. Fuentes internas apuntan a que la intención del Gobierno no es impedir el desarrollo de las funciones religiosas de las capillas.

Pero resulta complicado pensar que, con una separación de “mamparas portátiles”, como detalla el proyecto, pudieran estar, en una parte de la capilla unos señores haciendo uso del vestuario, y más allá del biombo se estuviera desarrollando una ceremonia religiosa.

El informe relativo a la planificación de la intervención forense en el Valle de los Caídos, firmado por el Ministerio de la Presidencia y al que ha tenido acceso OKDIARIO, recoge tres apartados para determinar la mecánica de exhumación de los restos de las víctimas del franquismo.

El primero es la «Introducción y metodología aconsejada»; el segundo, es sobre «las características del equipo forense» y el tercero sobre «los protocolos de actuación forense».

El mismo documento incorpora un apartado sobre las «necesidades materiales para la exhumación en el Valle de los Caídos» donde se detalla el uso de las instalaciones religiosas para llevar a cabo los trabajos necesarios.
El texto de ese apartado señala que «una vez establecido el plan para llevar a cabo las exhumaciones que se han requerido en donde se perfila la metodología que se debe aplicar así como las características del equipo técnico, resulta necesario considerar los medios materiales que puedan requerir los técnicos forenses».

Para ello detalla las siguientes necesidades:

– «Los medios instrumentales y técnicos de laboratorio que serían aportados por el Laboratorio de Antropología Forense de la Universidad Complutense de Madrid mediante convenio de colaboración con la Secretaría de Estado de Memoria Democrática».

– «Los medios materiales para gestionar las propias exhumaciones forenses y primeros análisis a realizar in situ, esto es en las mismas dependencias de la Basílica del Valle de los Caídos».

De este modo, el informe señala “algunos de estos medios materiales que consisten, principalmente en espacio de almacenamiento, de vestuario y de oficina. En casos equivalentes en los que el equipo forense ha intervenido, la experiencia demuestra que se necesita disponer in situ de un área llamada ‘de limpio’ y otra llamada ‘de sucio’ donde se realizaría el trabajo principal”.

El informe del Gobierno prevé que las primeras interpretaciones y toma de muestras para sus posteriores análisis se realicen en la “inmediata proximidad de las criptas y para ello se requiere de un espacio que puede ser cambiante a medida que se intervenga sucesivamente en las seis capillas en donde se encuentran los restos que se deben buscar”.

Y por ello “requiere” que se destine “la Capilla del Santo Sepulcro para vestuario y laboratorio forense provisional de campo a través de la instalación de mamparas de separación portátiles o móviles. Al mismo tiempo, y como complemento a lo anterior, se podría aprovechar el túnel de comunicación entre las denominadas Capilla del Santo Sepulcro y Capilla del Santísimo con fines de almacenamiento de algunas cajas de restos o columbarios de forma breve o temporal mientras se analiza cada uno de los espacios o pisos de las capillas en cuestión”.

Traducido, que el uso de las capillas quedaría condicionado por una función de “vestuario” para operarios con “mamparas” y de “almacenamiento de algunas cajas de restos o columbarios”.

Exhumación secreta

Pedro Sánchez ya ha dejado claro, además, que quiere una exhumación de los restos de las víctimas del franquismo del Valle de los Caídos bajo absoluto secreto. No sólo oficial, sino hasta personal. El Ministerio de Presidencia ha preparado también un “compromiso de confidencialidad” que deberán firmar todos los empleados que trabajen en ese proyecto en el Valle. Un compromiso de secreto que implica “mantener en secreto la información confidencial recibida en relación con el citado proyecto y a no divulgarla a terceros”.

El documento se recoge bajo el título de Proyecto de exhumación restos humanos Valle de los Caídos Compromiso de confidencialidad. A partir de ahí, el texto recoge un espacio para la firma y DNI del empleado y una declaración: “Que con motivo de mi participación en la exhumación de los restos humanos que se han determinado en el Valle de los Caídos de conformidad al proyecto establecido por Patrimonio Nacional y la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, como técnico declaro estar informado de los términos y compromisos del proyecto establecido”.

El siguiente punto alude ya al secreto: “Asimismo, declaro saber que todas y cada una de las actividades a realizar tienen el carácter de reservadas, debiendo observar respecto de ellas el más completo sigilo de conformidad a las reglas éticas y deontológicas establecidas […]”. Además, los empleados deben garantizar el siguiente punto: “Me comprometo a mantener en secreto la información confidencial recibida en relación con el citado proyecto y a no divulgarla a terceros”.

OKDIARIO ya ha desvelado también que la promesa oficial de una exhumación masiva de restos de las víctimas del franquismo se esfuma paso a paso. El informe del Ministerio de Presidencia admite igualmente que la promesa puede quedarse un tanto diluida porque, a lo sumo, el Gobierno podrá entregar a los familiares los huesos grandes y “más representativos”.
Porque “no será posible atribuir una identificación a los restos de menor tamaño, por lo que sólo los restos más significativos podrán ser identificados y entregados, en su caso”.

Lo último en España

Últimas noticias