El Gobierno considera que el ingreso mínimo vital «es el mayor avance en derechos sociales»

La nueva ayuda llegará a un millón de hogares y oscilará entre los 462 y los 1.015 euros en función de los miembros de la unidad familiar

El Consejo de Ministros ha dado hoy luz verde al ingreso mínimo vital que llegará a alrededor de un millón de hogares españoles. No obstante, este mes de junio, solo los 100.000 primeros recibirán esta prestación de forma inmediata pese a que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, afirmó en varias ocasiones que todos empezarían a cobrarlo en mayo. La cuantía de las ayudas, que deben complementar los ingresos familiares, oscilará entre los 462 y los 1.015 euros en función del tipo de hogar.

Iglesias, que ha presentado la nueva medida junto al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luís Escrivá, ha destacado que hoy es un «día histórico». Para el vicepresidente el ingreso mínimo vital es «el mayor avance en derechos sociales». En definitiva, dice el ministro, se trata de «tomarse en serio de verdad, con hechos y no palabras, el mandato constitucional». El líder de Podemos reconoce que a su partido le hubiera gustado una ley más ambiciosa pero que, pese a todo, es «razonable».

La nueva prestación se ha aprobado mediante un Real Decreto que posteriormente deberá ser convalidado por el Congreso de los Diputados como proyecto de ley. La voluntad del Gobierno es que su medida estrella de la legislatura, que se ha acortado en plazos para dar respuesta a la crisis del coronavirus, llegue para quedarse. Europa había reclamado a España la aprobación de una ayuda similar, al ser el único gran país europeo que no disponía de ella.

Los solicitantes deberán cumplir una serie de requisitos para poder optar  a la ayuda. Se deberá tener entre 23 y 65 años, excepto en los casos de mujeres extranjeras víctimas de la violencia de género o víctimas de la trata de seres humanos, y acreditar la situación de vulnerabilidad. También será imprescindible llevar al menos un año residiendo de forma legal en España, por lo que se excluye a los migrantes que se encuentren en situaciones irregular.

La Seguridad Social ha puesto en marcha un aplicación informática que permitirá hacer la solicitud de forma fácil. Según el ministro Escrivá se trata de un sistema muy moderno que incluso facilitará la simulación a todos los ciudadanos para saber si pueden optar o no a esta prestación y qué cantidad le corresponde. No obstante, según el titular de la Seguridad Social, habrá algunos casos que se beneficiarán de la ayuda de oficio.

Perplejidad entre las CCAA

La gestión del Gobierno sobre el proyecto final del ingreso mínimo ha causado perplejidad entre la mayoría de Comunidades Autónomas. Lamentan que, pese a que se produjeron varias reuniones con la redacción del borrador, de golpe y porrazo dejaron de tener noticias del Ejecutivo.

Algunas regiones ya disponen de una medida similar y creen que el ministerio debería haber contado más con su opinión a la hora de implementar una ayuda que puede solaparse con las prestaciones que ya ofrecen estas comunidades.

Algunos de los consejeros autonómicos de Bienestar Social critican, además, el trato de favor del País Vasco y Navarra que gestionarán ellos mismos el ingreso mínimo vital. Es parte del acuerdo entre el Gobierno y los nacionalistas vascos a cambio de apoyar la quinta prórroga del estado de alarma.

La gran mayoría de autonomías reclaman, como los vascos y navarros, las competencias para gestionar a través de sus servicios sociales el ingreso mínimo vital. Destacan, al igual que entidades municipalistas y sindicatos, que es desde la proximidad que se puede detectar mejor a los necesitados.

Los líos de Iglesias

Las prisas del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, para sacar adelante esta nueva prestación pública le ha llevado a cometer varios errores que han irritado a beneficiarios, socios y agentes sociales. Iglesias anunció una renta mínima puente que nunca existió o que los más necesitados la cobrarían en mayo, algo que tampoco ocurrirá.

Pablo Iglesias también cabreó a la patronal, tras anunciar un preacuerdo que no se había subscrito, e incluso a su compañero de gabinete José Luís Escrivá, al avanzar que la mañana siguiente presentarían en rueda de prensa la nueva ayuda ante la sorpresa del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que dijo desconocer que tenía que ofrecer una conferencia de prensa para dar detalles de la medida.

Lo gestionará el PSOE

El nuevo ingreso mínimo vital dependerá del ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. De esta forma será un ministro independiente propuesto por el PSOE, José Luís Escrivá, el encargado de gestionar esta nueva prestación que formará parte del catálogo de la Seguridad Social.

El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, quería que la nueva ayuda dependiera de su departamento y así lo reivindicó en el seno del Ejecutivo. Finalmente, entre otras cosas para agilizar los trámites, la prestación se gestionará a través del ministerio de Escrivá.

La medida ‘estrella’

La nueva prestación de la Seguridad Social que echa a andar este viernes es la medida ‘estrella’ de la coalición socialcomunista. Tanto el PSOE como Podemos lo llevaban en su programa electoral y su aprobación. Unos lo llamaban ingreso mínimo vital y otros renta mínima vital. Para disipar dudas sobre el compromiso de ambas formaciones, se plasmó también en el documento con el que sellaron el acuerdo de Gobierno, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

No obstante, como en la mayoría de políticas sociales, con esta prestación también han existido diferencias entre socialistas y podemitas. Finalmente el PSOE ha ganado la batalla por el nombre que será el de ingreso mínimo vital frente a la renta que defendían los morados en su propuesta a los ciudadanos en las últimas elecciones generales.

Capitalizar el ingreso mínimo

Pese a compartir la necesidad de poner en marcha este ingreso mínimo vital, ya que España era el único gran país europeo que todavía no disponía de una ayuda de estas características, los dos partidos de la coalición tratan de capitalizar los beneficios electorales.

El sábado, en su rueda de prensa semanal, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, agradeció la labor de la Agencia Tributaria, el ministerio de Inclusión y la Seguridad Social para sacar adelante la medida. Ninguna mención a Pablo Iglesias y su vicepresidencia. Hoy Adriana Lastra, en un tuit, vinculaba esta prestación al trabajo de Sánchez y la ex ministra María Luísa Carcedo.

Podemos, por su parte, ha utilizado sus redes sociales para difundir la aprobación de este ingreso mínimo vital con los colores y la marca de la formación morada. Los de Iglesias se sienten los padres legítimos de la medida pese a que no les dejen tener el protagonismo que creen que merecen.

Y es que la gran mayoría de beneficiarios son potencialmente votantes de los dos partidos que forman la coalición socialcomunista. Por eso PSOE y Podemos se lanzan al voto de los agraciados que, a partir del mes que viene, verán complementados sus ingresos con esta ayuda.

Lo último en España

Últimas noticias