Los microdatos revelan el engaño

El Gobierno autorizó el 8-M pese a saber que los contagios crecían más de un 50% los días previos

La tasa de infecciones mostró ya la semana posterior a la concentración masiva que los casos aumentaron en un 50%, disparándose por encima de los 2.000

contagios
Ministros del Gobierno durante las manifestaciones del 8M.

Pedro Sánchez aseguró siempre que la escalada de contagios de coronavirus no se supo hasta pasado el 8-M, el día de la manifestación feminista. De hecho, las primeras medidas serias de combate al coronavirus se hablaron a partir del día siguiente, el 9-M, y el estado de alarma no se decretó por el Gobierno socialcomunista hasta el 14-M.

Pues bien: todo es mentira. Una mentira más. El Ministerio de Sanidad ha abierto sus base de datos con los envíos de notificaciones de contagios y muertes diarios remitidos por las comunidades autónomas.

OKDIARIO ha descargado y analizado esos archivos territorio a territorio y jornada a jornada. Y la realidad es que los días previos a la manifestación, la escalada de contagios fue brutal.

El propio 8-M finalizó con 16 muertos en Madrid. Pero todo ello le dio igual a Sánchez: permitió e impulsó la manifestación feminista con más de 125.000 personas concentradas esa misma jornada.

Los datos revelados por las tablas y los microdatos comunicados y alertados oficialmente son escalofriantes y reflejan una escalada sin precedentes en los contagios justo en los días previos a la manifestación. En concreto, desde el 28 de febrero.

Las tablas de Sanidad

Las tablas en poder del Ministerio de Sanidad -que hoy muestra OKDIARIO- desvelan que ese día, el 28 de febrero, ya habían sido comunicados por la Comunidad de Madrid 19 casos de contagio plenamente confirmados por test PCR.

El día 29 de febrero se pasó a 26. Marzo comenzó casi duplicando esa cifra y llegando a los 51 contagios. Los 93 se alcanzaron el día 2 de la manifestación. Y la escalada no cesó durante todas las jornadas posteriores: se alcanzaron los 139 casos el día 3; los 196 el día 4 de marzo; 308 el día 5; 511 contagios el día 6; 732 el día previo a la cita feminista; y el nivel llegó a los 995 contagios el mismo día 8-M.

Las tasas de incremento son delatoras del descontrol: en los días inmediatos a la manifestación feminista se dieron incrementos del 57%, 66%, 43% y 36% de los casos de contagio.

Por cierto, para colmo, el mismo día 8-M se cerró con 16 fallecidos y 53 personas en unidades de cuidados intensivos (UCI). Evidentemente, sus muertes fueron paulatinas. No esperaron a morir a que finalizara la manifestación. Por lo que el Gobierno debió tener acceso, no sólo a los contagios, sino también a las muertes.

La escalada, por supuesto, continuó tras el 8-M, llegando en sólo tres días -el 11-M- a triplicarse sobre los datos de la jornada de la manifestación: el 11-M se sumaron 2.929 casos de contagio. Y las muertes llegaron a más que triplicarse: sumaron 56 víctimas mortales. Todo ello, con 135 personas en UCI.

Escalada brutal

Todos los datos de contagio, por cierto, se quedan cortos con respecto a la realidad: sólo recogen los casos confirmados por test PCR. Todo el resto quedan fuera de este listado. Aún así, y sólo con estos datos, la evidencia de una escalada de contagios comunicada al Gobierno es brutal. Tan brutal como la irresponsabilidad del Gobierno de Sánchez de permitir y alentar la manifestación feminista.

El propio archivo del Ministerio de Sanidad, al que ha tenido acceso este diario, destaca la importancia de esta información y señala que «la notificación agregada permite conocer la evolución de la pandemia más reciente, mientras que la información individualizada, que requiere completar la encuesta de caso, lleva un tiempo de demora si la comparamos con la anterior. Sin embargo, ofrece una información más completa de las características epidemiológicas y clínicas o los factores de riesgo y enfermedades de base que podrían estar asociados a los casos de COVID-19 identificados en España».

Hasta ahora, la información disponible había permitido certificar que la Comunidad de Madrid vivió entre el domingo 8 de marzo y el lunes 9 de marzo una explosión de nuevos casos de contagio por coronavirus. Justo después de las multitudinarias manifestaciones del 8-M alentadas por el Gobierno. Pero no había permitido apuntalar con datos incontestables que el Gobierno conocía una escalada previa. Ahora sí.

La tasa de contagiados, de hecho, mostró ya la semana posterior al 8-M que los casos aumentaron en un 50% tras la manifestación disparándose por encima de los 2.000. Ahora sabemos que los contagios empezaron mucho antes. Y Sánchez lo sabía.

Lo último en España

Últimas noticias