El Gobierno de Armengol culpa a AEMET del desastre de Sant Llorenç

Francina Armengol
La presidenta del Govern balear, Francina Armengol. (Foto: EFE)

La consellera de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno balear de Francina Armengol, Catalina Cladera, ha afirmado este martes que el aviso de la Agencia Estatal de Meteorología declarando el nivel rojo de riesgo el 9 de octubre "llegó tarde" -en concreto, una hora después de que el Govern activara el Plan Inunbal 2-, por lo que ha defendido la necesidad de impulsar una Ley de Emergencias y mejorar la capacidad de predicción meteorológica, entre otras medidas.

Así lo ha indicado Cladera ante la Comisión de Hacienda y Presupuestos, donde ha comparecido a iniciativa propia para explicar la gestión pública de las inundaciones. Según ha señalado, a las 21.00 horas de ese día el Govern ya había movilizado un contingente de 200 efectivos sobre la zona afectada.

Además, el Govern de Francina Armengol ha comenzado a pagar hoy 1.066.000 euros en ayudas para reemplazar los enseres básicos en 311 viviendas dañadas por la riada del Levante de Mallorca en las que residen 750 personas, muchas de ellas ancianos, menores, discapacitados y dependientes.

Con esta aportación pública se podrán adquirir electrodomésticos de primera necesidad, camas, sillas, mesas, sofás, ropa del hogar, puertas, ventanas y pintura, entre otros bienes de primera necesidad, ha subrayado hoy la consellera de Servicios Sociales, Fina Santiago.

Santiago ha destacado la agilidad con que se han empezado a abonar unas ayudas aprobadas el 10 de octubre, al día después de la catástrofe, y que ascienden de media a 3.427 euros por vivienda anegada.

La consellera ha explicado que 34 profesionales han visitado unas 600 casas para determinar cuántos de sus propietarios eran susceptibles de beneficiarse de unas ayudas dirigidas a viviendas habituales y que contemplan una dotación máxima de 5.500 euros por pérdida total de enseres y 4.000 euros por daños parciales. Muchas de las viviendas con desperfectos que no han sido incluidas en esta línea urgente de ayudas son residencias vacacionales.

De las que han recibido la aportación de la administración autonómica, 149 (48 %) han sufrido una pérdida generalizada de los bienes domésticos y las 162 restantes, daños parciales.

Durante esta semana seguirá en la comarca de la torrentada un trabajador social por si aún restara alguna vivienda por evaluar y el programa seguirá vigente hasta el 15 de noviembre.

De los afectados que van a recibir estas ayudas, 110 son mayores de 75 años y 42 de ellos viven solos, 161 son menores y 23 son discapacitados o personas dependientes.

Sant Llorenç des Cardassar, con 244 hogares dañados (124 de forma completa), es la localidad donde se concentrarán estas aportaciones de emergencia.

En Son Carrió, que también pertenece al municipio de Sant Llorenç, son 24 las viviendas beneficiarias; en la Colònia de Sant Pere (Artà) ascienden a 28; en Canyamel (Capdepera), 13; y en S’Illot (Manacor), 3.

Santiago ha detallado que estas ayudas son compatibles con otras, como las referidas a daños estructurales en las viviendas o a la pérdida de vehículos, aprobadas la semana pasada por el Govern en una reunión extraordinaria.

Los beneficiarios se comprometen a destinar la subvención a la adquisición de los enseres del hogar básicos necesarios para normalizar su vida.

Lo último en España