Generalitat Valenciana

El ex marido de Oltra condenado por abusos a un menor en un centro dependiente de su Consejería

La sentencia destaca la relación de parentesco entre el condenado y Mónica Oltra, "una dificultad añadida a la hora de formular la denuncia ante el temor de que no sería creída"

El Gobierno valenciano de Puig y Oltra gastó 68.000 € en sus ocho "retiros espirituales"

Mónica Oltra
La vicepresidenta primera de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra. (Foto: Europa Press).

Luis Eduardo Ramírez Icardi, ex marido de Mónica Oltra, vicepresidenta primera de la Generalitat valenciana presidida por el socialista Ximo Puig, ha sido condenado a cinco años de cárcel por abusos sexuales a una menor en un centro de acogida. Los delitos se cometieron entre finales de 2016 y principios de 2017, cuando el condenado era todavía esposo de Oltra, que en ese momento era vicepresidenta y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas en el Ejecutivo autonómico, cargo que Oltra sigue ostentando en la actualidad.

En la sentencia de la Audiencia de Valencia, adelantada por Las Provincias, se destaca la relación entre Ramírez Icardi y Mónica Oltra: "Una relación de parentesco con un alto cargo de la Generalitat algo que era conocido por todos en el centro, lo que representaba para la joven (la víctima del abuso) una dificultad añadida a la hora de formular la denuncia ante el temor de que no sería creída".

El Tribunal de la sección Segunda ha condenado a Luis Eduardo Ramírez Icardi al validar el testimonio de la menor, principal prueba en los delitos de abusos sexuales. La forense del caso aseguró en la vista judicial que el relato de la menor resultaba creíble y que era una menor institucionalizada, es decir, que ha pasado por varios centros de acogida de la Comunidad Valenciana y con una personalidad con ciertas carencias. Los magistrados de la sala han concluido que no había ninguna razón para dudar del testimonio de la menor o de cualquier "animadversión".

El relato de la víctima 

Según el relato de la menor, el condenado entraba en la habitación de la víctima, que por aquel entonces tenía 13 años, y la acariciaba pensando que estaba dormida. Después, Ramírez Icardi le agarraba la mano a la menor para luego utilizarla para masturbarse. La Fiscalía también reclamó, además de la pena de cárcel, una indemnización de 6.000 euros a la víctima. El condenado negó los hechos durante el juicio y sólo admitió los masajes que le daba en la cabeza en la víctima, además de asegurar que desconocía los motivos por los que se le estaba enjuiciando. El abogado del condenado ya ha adelantado que recurrirá el fallo.

Lo último en España

Últimas noticias