Crisis del coronavirus

Éste es el informe de Sanidad que revela que en febrero conocía el aviso de «distancia social» de la OMS y lo ocultó

Éste es el informe de Sanidad que revela que en febrero conocía el aviso de «distancia social» de la OMS y lo ocultó

El Ministerio de Sanidad era consciente de que la «distancia social» era una de las principales medidas para evitar la propagación del coronavirus, y de que así lo había alertado la misma Organización Mundial de la Salud (OMS), ya en enero. Sin embargo, en su informe sobre la pandemia, difundido  el 27 de febrero, evitó cualquier mención a ese aviso, que ponía en cuestión la celebración, unos días después, de las marchas ideológicas por el Día de la Mujer.

Ese informe revela que el departamento de Salvador Illa conocía las recomendaciones de la OMS y, entre ellas, la propuesta de mantener el distanciamiento, por un detalle: entre las fuentes citadas para su elaboración, figura específicamente una nota del organismo internacional sobre el encuentro de su Comité de Emergencia, el 30 de enero.

Éste es el informe de Sanidad que revela que en febrero conocía el aviso de «distancia social» de la OMS y lo ocultó

En dicha nota, la OMS valoraba «los esfuerzos realizados» por China «para contener el brote» y las «medidas drásticas» para «evitar una mayor propagación». Medidas, según el organismo, «no sólo buenas para este país, sino para el resto del mundo». 

La ONU avisaba: «Todavía es posible interrumpir la propagación del virus, siempre que los países adopten medidas firmes»

«El Comité cree que todavía es posible interrumpir la propagación del virus, siempre que los países adopten medidas firmes para detectar la enfermedad de manera temprana, aislar y tratar los casos, rastrear los contactos y promover medidas de distanciamiento social acordes con el riesgo», avisaba a continuación.

La OMS, que ese día declaró el brote una Emergencia de Salud Pública Internacional, destacaba que «a medida que la situación evolucione, también lo harán las medidas para prevenir y reducir la propagación de la infección».

«Deben estar preparados»

Ya entonces, el aviso estaba claro: se esperaban nuevos casos «en cualquier país». «Por tanto, todos deben estar preparados para la contención, incluida la vigilancia activa, la detección temprana, el aislamiento y el manejo de casos, el seguimiento de contactos y la prevención de la propagación de la infección por Covid-19, y compartir datos completos con la OMS».

El organismo ofrecía todo su asesoramiento técnico para aunar esfuerzos contra el virus y avisaba que «los países están legalmente obligados a compartir información», en virtud del Reglamento Sanitario Internacional. E insistía: «Los países deben hacer especial hincapié en reducir la infección humana, prevenir la transmisión secundaria y la propagación internacional».

«Transmisión de persona a persona»

La OMS, asimismo, señalaba «el potencial para la transmisión de persona a persona» del virus y pedía esfuerzos en el intercambio de conocimientos para la identificación de la fuente de transmisión, o «la preparación para la posible importación de casos», así como la investigación para desarrollar el tratamiento preciso.

En su informe ‘Procedimiento de actuación frente a casos de infección por el nuevo coronavirus’, firmado unos días antes del 8-M, Sanidad incluye dicho aviso de la OMS, pero entre sus notas bibliográficas. En el texto, no hay alusión alguna a las medidas de distanciamiento social propuestas. Incluso rebaja la alerta del organismo sanitario, indicando por ejemplo que «hay incertidumbre respecto a la gravedad y a la capacidad de transmisión», aunque admitiendo que «por similitud con otros coronavirus conocidos se piensa que el SARS-CoV-2 se transmite principalmente por las gotas respiratorias de más de 5 micras y por el contacto directo con las secreciones de personas infectadas». Si bien, añade después, «se están valorando otras posibles vías de transmisión».

En el protocolo, el departamento de Salvador Illa daba sus instrucciones para la identificación de casos e indicaciones al personal sanitario en contacto directo con los infectados.

Otros avisos

Pese a los avisos de la OMS, Sanidad siguió adelante con las manifestaciones del Día de la Mujer.

Incluso unos días antes del evento, el organismo reiteró a los países los evidentes riesgos de expansión del virus. Fue, como reveló este periódico, el 6 de marzo, durante la sesión del Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores, a la que acudió personalmente Salvador Illa.

Illa tuvo entonces la ocasión de escuchar de primera mano los avisos de Hans Kluge, director regional de la OMS para Europa y rotundo al afirmar que había «que estar preocupados».

«La contención es lo más importante para evitar la transmisión», «el enfoque debe ser global» y «las medidas que adopten los países determinarán la evolución del brote», fueron las advertencias. Kluge instó a los países a «adoptar medidas inmediatas para proteger a los sanitarios y a las personas de riesgo».

«Este brote no distingue entre razas o nacionalidades. Afecta a la gente en situaciones vulnerables.  Personas ancianas, que deben estar en la primera línea de la protección» y «éste es un virus con un impacto serio sobre salud pública, la economía y el ámbito político y social», fueron las advertencias que Illa subestimó, en la práctica. En la misma reunión, el ministro sí admitió: «La situación es preocupante y entraña un riesgo serio».

Lo último en España

Últimas noticias