Caso Dina-Iglesias

Dina Bousselham traga con la versión de Iglesias y acepta que entrara en su móvil «por la confianza»

Dina Bousselham
Pablo Iglesias y Dina Bousselham.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Dina Bousselham, ex asesora de Pablo Iglesias, sale en defensa de su líder y afirma en un escrito entregado al juez Manuel García-Castellón que comprendió que el vicepresidente del Gobierno se guardase su tarjeta SD, que contenía fotografías íntimas de ella, sin su consentimiento. La directora del panfleto podemita La Última Hora asume la excusa que dio el vicepresidente segundo del Gobierno en una entrevista concedida a Radio Nacional de España (RNE), en la que reconoció que se quedó con una copia del dispositivo de almacenamiento para no someterla a «más presión». El secretario general de la formación morada habría cometido un delito de revelación de secretos al acceder y entregar la tarjeta de memoria totalmente destruída a su propietaria.

La ex asesora ha entregado un escrito al juez de la Audiencia Nacional en el que subraya que «nunca ha denunciado a Iglesias» y que aceptó que accediese al contenido de su tarjeta porque gran parte «procedía de su trabajo en la organización y dada la confianza» que los unía. Además, añade que en el teléfono guardaba «fotografías e información personal e incluso bancaria» del vicepresidente.

Sin embargo, aunque ahora muestre cierto desprecio a la privacidad del contenido de la SD, hay que recordar que Bousselham se mostró muy nerviosa en su declaración ante el instructor ,a quien le pidió reiteradamente que nunca saliese a la luz el material porque contenía imágenes personales.

La ex asesora de Iglesias lanza una férrea defensa para impedir que el vicepresidente del Gobierno sea imputado en una causa judicial. Por este motivo, dice que entiende que Iglesias no le diese la tarjeta «de forma inmediata, dada la confidencialidad en la que fue recibida» y «sus obligaciones públicas y electorales». Añade que se la entregó «una vez fue publicado su contenido en los medios de comunicación».

Subraya «la amistad que, más allá de la relación laboral o política, mantiene» con Iglesias durante los últimos años y dice que «entendió, sin pedir explicación alguna al respecto, que aquel guardase la tarjeta hasta su entrega».

Además, Dina Bousselham reprende al juez por ordenar nuevas diligencias de investigación en esta pieza separada del caso Villarejo y asegura que ambos son «víctimas del comisario jubilado».

Pero el instructor reactivó el caso después de que el Tribunal Supremo le devolviera la exposición razonada –en la que solicitaba la imputación de Iglesias y otros miembros de Podemos– al considerar que debía agotar la investigación. Ahora, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional ha acordado «requerir a la Sección Técnica de Ingeniería e Informática Forense de la Unidad de Policía Científica para que informe si es técnicamente posible el acceso a la información contenida en la tarjeta de Dina Bousselham» siguiendo las directrices del Alto Tribunal.

Resolución del Supremo

La Sala de Admisiones del Tribunal Supremo se pronunció a finales de enero y, en línea con el informe del Ministerio Fiscal, optó por devolver la investigación contra Pablo Iglesias como presunto autor de los delitos de descubrimiento y revelación de secretos con agravante de género, daños informáticos y acusación o denuncia falsa o simulación delito por la destrucción de la tarjeta de teléfono de su ex asesora, Dina Bouselham, a la Audiencia Nacional.

Así, el auto del magistrado Andrés Palomo subrayaba que García-Castellón debía seguir investigando y que, si encuentra más pruebas de la comisión de los delitos o falta de ellas en alguno, vuelva a elevar la exposición razonada al Supremo, único lugar en el que se puede investigar e imputar a Iglesias debido a su aforamiento.

Los ocho fiscales de Lo Penal del Supremo Javier Zaragoza, Consuelo Madrigal, Fidel Cadena, Jaime Moreno, Pilar Fernández Valcárcel, Juan Ignacio Campos, Fernando Rodríguez Rey y José Luis Bueren enviaron el pasado seis de noviembre un informe a la Sala de Admisiones del Alto Tribunal en el que especificaban que: «En el caso ahora examinado. Existen indicios sólidos de la posible existencia del delito» en referencia a la revelación de secretos.

El perdón de Dina

Para que Iglesias sea imputado por un delito de revelación de secretos es necesario que la víctima, en este casi Dina Bousselham, denuncie al autor de los hechos delictivos. Por ello, el juez García-Castellón debe ahora llamar a declarar a la ex asesora para preguntarle si pretende ejercer acciones legales contra el vicepresidente. Tras este escrito presentado en el Juzgado se presume que no declarar contra su jefe.

Hay que destacar que el escrito está firmado por la abogada defensora de Dina Bousselham, Marta Flor. Esta letrada trabaja para Podemos y también ejerció la defensa de Iglesias hasta que el magistrado lo prohibió al entender que existía un conflicto de intereses.

Lo último en España

Últimas noticias