Elecciones Generales 2019

Diario de Campaña, día 12: Iglesias vuelve al taxi, pero sólo para la foto

Los candidatos a la presidencia se pasaron el día de ayer revisando las intervenciones de la noche anterior en TVE para corregir los errores en el segundo y definitivo debate que se celebró en Atresmedia.

Diario de Campaña, día 12: Iglesias vuelve al taxi, pero sólo para la foto
opinion-diario-campana-debate-interior

Pablo Iglesias se volvió a montar ayer en un taxi. El populista líder de Podemos, que ha vuelto a camuflar publicidad electoral en la carrocería de varios taxis de Madrid y otras ciudades, usó una Volskwagen Caddy del servicio de taxis de la capital para llegar hasta las instalaciones de Atresmedia, en San Sebastián de los Reyes. Un trayecto que cuesta unos 35 euros pero que a juzgar por la imagen, ni Iglesias ni nadie de su equipo abonó al taxista ya que bajaron al parar el coche. Los podemitas dejaron aparcado el Volskwagen Golf negro que tiene el partido para transportar a Iglesias para hacer un gesto con uno de los colectivos más cabreados tanto con el PP, el PSOE y Ciudadanos e intentar ganar un puñado de votos más. Pablo Casado y Albert Rivera, con un recién estrenado Lexus de más de 100.000 euros, fueron los únicos que repitieron coche oficial. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, usó ayer el coche oficial antiguo. Casado fue el único de los candidatos que al llegar, se saltó el protocolo para ir a apoyar a funcionarios que se manifestaban y le regalaron una camiseta.

Iglesias, como el resto de candidatos, se pasó todo el día de ayer lunes con el VAR, revisando todos los detalles del primer debate celebrado en Televisión Española, para analizar los errores y los puntos fuertes del resto de rivales, para intentar corregir los errores en el debate celebrado anoche en Atresmedia. La nueva oportunidad que brindó ayer el grupo de San Sebastián de los Reyes a los presidenciables no podía ser desaprovechado por ninguno de ellos. A seis días de las elecciones y con más de un 30% de indecisos, cualquier error puede ser letal de cara en las urnas.

La corbata granate predominó entre los candidatos a la presidencia. Sánchez repitió modelo del día anterior -muy cuidado por los estilistas de La Moncloa- mientras que Casado utilizó el mismo color de corbata que el presidente en los dos debates electorales. Rivera optó por una corbata oscura e Iglesias, ayer, se puso la camisa blanca que significa pureza con un jersey negro encima. Santiago Abascal, protagonista una vez más desde la distancia, volvió a aprovechar la ausencia del resto de presidenciables en la jornada de campaña para demostrar una vez más su capacidad de convocatoria reuniendo más de 5.000 personas en Las Rozas. Vox además, contraprogramó el debate al que la Junta Electoral Central no le dejó asistir, emitiendo a la misma hora el discurso de Abascal.

Podemos se pasó el día llorando por una supuesta confabulación de Whatsapp y Telegram contra su formación, por cerrarles grupos de comunicación de ambas redes sociales en el tramo final de la campaña electoral. Ya por la noche, con los canales otra vez activos, llamaban a sus militantes a retuitear los tuits que les interesaban del debate.

En Cataluña la campaña ayer se dirimió entre las paradas de rosas y libros de la Diada de Sant Jordi. La número uno del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, fue la más aclamada mientras firmaba ejemplares de la Constitución en la parada del Partido Popular. Quim Torra en inglés, en un discurso desde el Palau de la Generalitat, volvió con la matraca separatista para vender falsedades a los corresponsales internacionales. Aunque la mayor demostración de amor se vivió en el plató del debate, cuando Sánchez correspondió a Rivera con un libro cuando este le entregó un ejemplar de su tesis doctoral. En Soto del Real mientras, los candidatos hacen su particular campaña y ayer estuvieron de celebración: Jordi Cuixart volverá a ser padre gracias a los vis a vis.

Lo último en España

Últimas noticias