CRISIS DEL CORONAVIRUS

Defensa no hará test del coronavirus a todos los militares replegados de Mali tras un brote en una base

cárcel cabo ejército
Militares del Ejército de Tierra. Foto: EFE.

Los 85 militares españoles de la misión en Mali que serán replegados tras detectarse varios casos de coronavirus entre los efectivos, han recibido este lunes una carta para acreditar que «en los últimos 14 días no han tenido relación con infectados por SARS-CoV-2». Sin embargo, fuentes internas del contingente aseguran que «es totalmente falso», ya que muchos de ellos sí han tenido contacto estrecho con los contagiados. Creen que con ello «Defensa se lava las manos si infectan a sus familias» a su vuelta a casa.

Los militares españoles se encuentran desplegados en la base de Bamako, la capital maliense, y en la base de Koulikoro, situada a 60 kilómetros. En esta última es donde vive el grueso del contingente. Hace apenas una semana, concretamente el pasado 9 de abril, los militares fueron informados que uno de sus compañeros estaba infectado por el coronavirus. No era español. Pero un día después, el 10 de abril, les comunicaron que había cinco infectados más, y entre ellos se encontraba un militar del Ejercito de Tierra español.

Hasta el momento, la cooperación entre los efectivos ubicados en las dos bases era habitual. Diariamente militares españoles destinados en Koulikoro solían trasladarse hasta el cuartel general de la misión en Bamako para realizar misiones de servicio de seguridad mientras los altos mandos se encontraban reunidos.

Tras conocerse que cinco militares estaban contagiados, la base de la capital quedó totalmente aislada. Sin embargo, entre todo el personal que se había trasladado a Bamako en días previos comenzó a extenderse la preocupación. No tienen de momento ningún síntoma que indique que se han contagiado, pero esto no les tranquiliza. «Pueden ser asintomáticos», explica a OKDIARIO un familiar de un militar destinado en Mali, que estos días espera su vuelta desde África.

«Credencial»

Los militares del Tercio de la Armada llegan a España este viernes a las 17:00 horas en un vuelo comercial de Aire Europa que aterrizará en Málaga. Han preguntado insistentemente si les van a hacerles el test antes de volver para saber si son positivo por coronavirus. Por el momento, les han trasmitido que no se lo van a realizar. Y a cambio, se les ha proporcionado un papel firmado por un enfermero militar del Role 1 de Koulikoro (el hospital de la base) donde se acredita que en los últimos 14 días no han tenido síntomas de coronavirus: tos, fiebre o dificultad respiratoria.

Además, se especifica que no han estado hospitalizados en ninguna instalación sanitaria y que «no han tenido contacto con personas contagiadas (probables o confirmadas) del coronavirus».

Traducción: «Además, certifico que la persona mencionada anteriormente –de acuerdo con su propia declaración– en los últimos 14 días no ha tenido: 1) Síntomas de fiebre, tos o dificultad para respirar 2) Contacto con una persona que pueda estar infectado por coronavirus 3) No trabajó no fue hospitalizado en un centro de atención médica».

«Es mentira»

«Pero esto es mentira», explican indignados a OKDIARIO. Aseguran que no han estado dos semanas sin estar en contacto con una persona que haya dado positivo por coronavirus. Hace tan sólo cinco días –a contar desde el 9 de abril– visitaron la base de Bamako, donde estaban desplegados los cinco militares infectados.

Fuentes oficiales de Defensa manifiestan: «Los militares españoles que están regresando de zona de operaciones siguen las mismas vicisitudes de precaución y profilaxis que el resto de la población española. En caso de que exista un caso declarado, puede pasar su periodo de curación en el propio país o, si se considera de mayor importancia, ser evacuado a España para ser ingresado en un hospital. El resto del personal toma las medidas de distancia, higiene, precaución o cuarentena que tomamos todos los españoles cuando hemos estado en contacto con una persona contagiada».

Explican que «se ha procedido a mantener en las zonas de operaciones o evacuar, según su estado de salud, al personal destinado en la capital Bamako. Sin embargo, los militares destinados en  Koulikoro, que son la mayoría del contingente español, no ha tenido ningún caso de contagio por lo que se les ha remitido dicha carta».

Las familias están atemorizadas. A pesar de encontrarse ansiosos por estar cerca de sus familiares, tras más de cinco meses sin verles, tienen miedo a que sus familiares hayan podido contagiarse en una de las visitas a la base infectada; no presentar síntomas e infectar al resto de los familiares. Por esta razón, los militares están negociando la posibilidad de pasar la cuarentena en el cuartel tras llegar a España.

Lo último en España

Últimas noticias