Crisis con Podemos: El PSOE vota en contra de la investigación sobre las ‘black’ del Rey emérito

Nuevo choque en el Gobierno de coalición de Podemos y PSOE.  La Mesa del Congreso ha vetado con los votos de PSOE, PP y Vox la comisión de investigación sobre el uso de tarjetas ‘black’ por parte de Juan Carlos I impulsada por Unidas Podemos y otros seis partidos, pese a que esta vez la iniciativa contaba con el visto bueno de los servicios jurídicos de la Cámara.

El PSOE ha votado en contra de la admisión a trámite de la iniciativa auspiciada por su socio de gobierno, que ya no seguirá su tramitación pese a que, por primera vez, había logrado el aval de los letrados de la institución.

Unidas Podemos, que contaba con la firma de ERC, Bildu, Más País, Compromís, CUP y BNG, ya asumía que la investigación sólo podría afectar al presunto uso de tarjetas opacas por parte de Juan Carlos I tras su abdicación en junio de 2014, dada la inviolabilidad del titular de la Corona, pero los representantes del PSOE en la Mesa han mantenido su tradicional posición y han unido sus votos a los del PP y Vox para inadmitir la iniciativa.

Así las cosas, la creación de esa comisión de investigación no podrá ser debatida en el Pleno del Congreso, como sí aceptaban los letrados de la Cámara.

Desde el PSOE alegan que este asunto ya esta bajo investigación judicial en el Tribunal Supremo y apuntan, además, que la jurisprudencia del Tribunal Constitucional viene señalando que entre las funciones del Parlamento no está el control de la Monarquía ni de la Jefatura del Estado. Para el Grupo Socialista, su posición es coherente con la doctrina de la Cámara.

Ataques al PSOE

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, sigue desaparecido. No reacciona con la pandemia, ni con los estragos causados por Filomena y, ahora, tampoco con la negativa del partido de Pedro Sánchez de crear una comisión de investigación sobre el uso de tarjetas opacas por parte de Juan Carlos I. El líder de Podemos ha lanzado a su portavoz parlamentario, Pablo Echenique, para atacar a sus socios del PSOE por adherirse «al bloque monárquico» y rechazar «sin argumentos» la constitución de dicha comisión.

Podemos registró la petición de una comisión para destapar las corruptelas del Rey emérito en el Congreso, después de que el primero intento fuera también torpedeado por la Mesa a instancias del dictamen emitido por los letrados de la Cámara. Este martes, la película cambiaba. Los servicios jurídicos del Congreso daban el visto bueno a investigar el uso de las tarjetas opacas por Juan Carlos I y otros miembros de la familia real.

Sin embargo, tras conocerse el dictamen, Ferraz salía inmediatamente a decir que sus representantes en la Mesa del Congreso no apoyarán la constitución de la comisión. Ahí es donde Podemos ha quedado en fuera de juego y sin el apoyo de su socio de coalición.

Por eso, Pablo Echenique ha pasado a la acción y se ha lanzado como un pitbull contra el PSOE. «Lamentablemente parece que va a ocurrir y cada vez hay menos formas de explicarlo»,  ha dicho Echenique en RNE en referencia al veto de los socialistas a investigar al Rey emérito.

El parlamentario de la formación morada ha enumerado que al principio, para rechazar iniciativas anteriores, se les trasladó que la inviolabilidad de la Corona se prolonga a los actos privados del monarca, interpretación con la que discrepan. Después se aludió a que esa inviolabilidad se prolongaba después de la abdicación, algo que tampoco comparten a tenor de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial de 2014.

Otras investigaciones paradas

Esta no es la primera vez en esta legislatura que el grupo mayoritario actúa en el sentido contrario al marcado por los servicios jurídicos, cuyos informes no son vinculantes.

El pasado mes de junio, por ejemplo, los socialistas votaron en contra de la admisión por la Mesa de una comisión de investigación sobre la relación del expresidente del Gobierno Felipe González con los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), pese a que ésta contaba con el aval de los servicios jurídicos.

Fue una iniciativa impulsada por ERC, Junts, PNV, EH Bildu, la CUP y el BNG tras salir a la luz unos documentos de la agencia de inteligencia estadounidense CIA que vinculaban a González con la creación de este grupo terrorista protagonista de la denominada ‘guerra sucia’ contra ETA.

En aquel momento, la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, admitió que sus representantes en la Mesa vetaron esa iniciativa por una «posición política» y no por motivos reglamentarios.

Lo último en España

Últimas noticias