Las confluencias traicionan a Iglesias: prefieren respaldar a Errejón y sumar con el PSOE tras el 10-N

Pablo Iglesias, líder de Podemos, se puede enfrentar a una difícil situación tras las elecciones del próximo 10 de noviembre. No sólo los sondeos prevén para la formación morada una caída del voto, sino que, además, puede encontrarse con que sus tradicionales aliados –las conocidas como confluencias– prefieren pactar con el PSOE de la mano de Íñigo Errejón, líder de Más Madrid, tras ver los resultados electorales. Esas confluencias incluyen al partido de Ada Colau –Barcelona en Comú y, por derivada, a la alianza En Comú Podem–, a las Mareas y al mismo Compromís, un partido que ya ha dejada clara su preferencia por un pacto con el PSOE.

Tal y como público OKDIARIO el pasado 26 de julio, Errejón prepara una candidatura para las elecciones generales y lo hace intentando sumar en su lista a la ex alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Una posibilidad que, además, es valorada de manera positiva por los socialistas porque, de darse, el PSOE podría poder pactar con esta formación la gobernabilidad en vez de tener que pelearse de nuevo con Podemos para lograr apoyos a la investidura de Pedro Sánchez.

El PSOE, además, ya ha mantenido ya contactos con Errejón. Fuentes del PSOE han confirmado a OKDIARIO que, efectivamente, se mantiene una relación desde hace tiempo con el líder de Más Madrid ante la certeza de que el ex dirigente de Podemos lance una lista nacional que pueda, en primer lugar, arrebatar voto a la formación de Iglesias; y, en segundo lugar, ser una opción con la que poder pactar un futuro Ejecutivo. Desde esas mismas filas admiten, de hecho, que “no tendríamos problema en pactar con Íñigo Errejón lo que nos ha rechazado Podemos”.

Pero esa estrategia contará, además, con el aliciente de que los aliados tradicionales de Iglesias están cansados de que Podemos no forme definitivamente un Gobierno de izquierdas. Las confluencias, que llegaron a presentarse en pacto con Podemos, ahora barajan directamente pactar con quien fuera el mejor amigo del líder morado: Errejón.

Y no se trata de ninguna estrategia improvisada en la última hora, sino todo lo contrario. Consiste en un plan puesto ya en marcha en la Cámara Alta, el PSOE ha comenzado su ofensiva y ya le ha hecho un importante favor a Errejón entregándole una senadora para que, junto a Colau, pueda tener grupo parlamentario propio en el Senado y para que lo haga, además, destrozando el grupo de Podemos en la citada Cámara Alta.

Este capítulo se vivió en la segunda mitad del mes de julio, cuando una serie de formaciones vinculadas anteriormente a Podemos anunciaron la creación de un grupo parlamentario en el Senado con una nueva denominación: Izquierda Confederal. De esa manera, la marca Podemos desaparecía de la Cámara Alta.

Los líderes de la creación de este grupo fueron los senadores por designación autonómica de Más Madrid, Catalunya en Comú, Adelante Andalucía –liderado por Teresa Rodríguez–, Compromís (por Mónica Oltra) y Més per Mallorca (impulsado por Gabriel Barceló). Todos ellos formaron un grupo propio al margen de Podemos y ello, además, pese a ser las confluencias habitualmente aliadas de Iglesias. Sin embargo, para llegar al mínimo de seis senadores que exige el Reglamento de la Cámara para poder tener grupo propio, Izquierda Confederal necesitaba de un senador más y fue el PSOE quien se prestó a ese favor por medio de la senadora socialista por Cádiz, María Jesús Castro Mateos. Un favor a Errejón y, en definitiva, una sentencia de muerte para Podemos en el Senado.

Lo último en España

Últimas noticias