Compás de espera en el Palacio de la Zarzuela

Compás de espera en el Palacio de la Zarzuela

Ante la incertidumbre de lo que pueda pasar el próximo día 22, fecha fijada para la investidura de un nuevo Presidente del Gobierno, no ha hecho mella en la agenda oficial de los Reyes Felipe y Letizia. La pareja real ha tenido una intensa semana llena de actividades en las que destacan las acciones de carácter solidario de la Reina y las relacionadas con su función de Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas del monarca.

En estas dos semanas previas a la solemne sesión del Congreso en la que los 350 nuevos diputados surgidos en las elecciones celebradas hace casi tres meses tendrán que decidir si se sale del bloqueo político en el que parece que están instalados, la Casa de S.M. el Rey ha decidido seguir su ritmo y sacar adelante los temas pendientes para poder irse después de vacaciones con los deberes hechos.

En ese contexto, la Reina participó el lunes pasado en la Cumbre Internacional de Investigación en Cáncer, organizada por la Asociación Española de la Lucha contra el Cáncer que ella preside de forma honorífica. En la reunión, se analizaron los retos mundiales en materia de investigación de la enfermedad y la necesidad de establecer un Plan Nacional de Investigación que permita alcanzar en España el 70 por ciento de supervivencia en el año 2030. Al día siguiente, doña Letizia se trasladó a Almagro para entregar los Premios del Real Patronato sobre Discapacidad que llevan su nombre. Entre los galardonados, la Fundación AMÁS impulsor de la película “Campeones” se llevó el premio de Cultura Inclusiva, junto con la Fundación del Festival de Teatro Clásico de Almagro.

Mientras la Reina cumplía con su papel en esas dos tareas de carácter solidario, el Rey ha entregado en dos de las Academias Militares los despachos a los nuevos oficiales. Primero, en la Academia General de Zaragoza y después, en la Academia del Aire, ubicada en la localidad murciana de San Javier.

El desempeño de actividades que han llevado a cabo los Reyes no impide que los miembros de la institución monárquica compartan la preocupación general existente en el país por el bloqueo en el que se han instalado los políticos y por su falta de capacidad de llegar a acuerdos que permitan que el país vuelva a recuperar el normal funcionamiento de los poderes públicos.

No hay que olvidar, entre otras cuestiones, que están pendientes renovaciones importantes de la composición de varios organismos, dilatadas durante meses, que no podrán realizarse hasta que el Congreso y el Senado reanuden su tarea legislativa y de control al Gobierno. Es obligación, por tanto, de todas las fuerzas políticas, hacer los esfuerzos necesarios para alcanzar los acuerdos que consigan poner en marcha de nuevo la maquinaria de la Administración Pública, imprescindible para el buen funcionamiento del Estado y obtener la plena estabilidad del país.

Lo último en España