El CNI informa al Gobierno que “el 95%” de los Mossos está dispuesto a cumplir y hacer cumplir la ley

Mossos d'Esquadra
Mossos d'Esquadra. (Foto: EFE)

El Gobierno ha recibido informes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en los que se valora que “el 95% de los Mossos d’Esquadra” están dispuestos a cumplir y hacer cumplir la ley.

Este miércoles el Parlament de Cataluña ha ratificado, con la ausencia de las fuerzas constitucionalistas, el golpe de Estado aprobando la ley del referéndum ilegal y la convocatoria del mismo para el próximo 1 de octubre. El desafío independentista está servido y las incógnitas se ciernen en este momento sobre el papel que jugarán los miles de funcionarios en Cataluña no sólo el 1-O sino después de la convocatoria.

Uno de los primeros afectados y que, tras los trágicos atentados de Barcelona y Cambrils, están en el punto de mira de toda la sociedad catalana y española son los Mossos d’Esquadra. Fuentes de toda solvencia aseguran a OKDIARIO que el Gobierno ha recibido informes del CNI en los que se valora que entre el 90 y el 95% de los efectivos de la policía autonómica están dispuestos a cumplir la ley. Y lo que es más importante: hacer que se cumpla la ley.

El gobierno autonómico ha dado pasos para asegurarse el control de la policía autonómica de cara al 1-O. Primero, poniendo al frente de la consellería de Interior a un ‘talibán’ del independentismo como es Joaquím Forn. Y segundo, el propio Forn entregaba el mando de los Mossos a Pere Soler, un abogado de ideología claramente independentista que llegaba para sustituir a Albert Batlle, que había dimitido el 17 de julio por “motivos políticos”. Batlle era la última víctima de las purgas llevadas a cabo por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de cara a formar un equipo de gobierno sin fisuras de cara a la importante cita de octubre.

El objetivo de Puigdemont se cumplía a rajatabla. Ya tenía el control de Interior y de los Mossos, dos patas importantísimas el 1-O. Puigdemont y Junqueras se basan en un informe de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en el que se asegura que “la secesión es una simple cuestión de hecho” y tienen que asegurarse el control de los funcionarios, sobre todo los que ejercen el monopolio de la fuerza, debe ser una prioridad.

El nerviosismo comenzó a cundir en las filas de los policías catalanes. Tanto es así que, el propio Govern trató de calmar a sus agentes asegurando que utilizarían la ley del referéndum para eximir a los Mossos de cumplir la Constitución. Algo que va en contra de la propia ley que regula la creación de la policía autonómica.

En el texto legal, en concreto en su artículo 11, se contempla que son principios de actuación de los Mossos cumplir y hacer cumplir la Constitución, el Estatut y la legislación vigente, la neutralidad política y la colaboración con la administración de justicia. La ley dice expresamente que “en ningún caso la obediencia debida podrá amparar órdenes que entrañen la ejecución de actos que manifiestamente constituyan delito o sean contrarios a la Constitución o la leyes“.

Moncloa tomaría el mando de los Mossos

Los pasos que dé el Gobierno desde este jueves hasta el mismo 1 de octubre se van a medir pero, en todo caso, serán proporcionales a los desafíos planteados desde el Govern. El Ejecutivo baraja, como publicó OKDIARIO a mediados de julio, la posibilidad de tomar el mando de los Mossos si finalmente se celebra el referéndum.

Para ello, Mariano Rajoy cuenta con la potestad de utilizar la Ley de Seguridad Nacional para hacer frente a la grave crisis que se plantea en estos momentos desde Cataluña. Llegado el caso, podría ser el delegado del Gobierno el que tomaría el mando de los Mossos.

En el preciso momento en el que Rajoy declarase la situación como “de interés para la Seguridad Nacional” se pondrán en marcha los resortes fijados en la ley para solventar la crisis. Entre ellos, el Gobierno puede aprobar un Real Decreto en el que se detallarían aquellos medios materiales y humanos que se utilizarían para acabar con la grave situación contra la seguridad nacional, entre ellos, disponer de todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para llevar a cabo las acciones contingentes.

Intranquilidad en los Mossos

Desde que se planteara el desafío independentista los Mossos se han manifestado –de forma anónima, claro– sobre las diferentes posibilidades que se pueden plantear el próximo 1-O. Dado que los cargos políticos, conseller de Interior y director de la policía autonómica, han sido ‘tomados’ por los independentistas, falta saber qué harán los mandos operativos y los mandos intermedios el día del referéndum.

Fuentes de los Mossos aseguran que “existe mucho excepticismo sobre la decisión que tomará Josep Lluis Trapero el día de la consulta”, aseguran. El mayor Trapero ha adquirido un gran protagonismo al convertirse en la cara de la policía autonómica en la grave crisis producida por los atentados de Barcelona y Cambrils.

La gestión de los momentos posteriores al atentado ha sido alabada en todo el mundo, sin embargo, ese gran trabajo se ha visto emborronado tras destaparse los fallos cometidos por los Mossos, primero al no detectar que la explosión de la casa de Alcanar tenía que ver con los terroristas yihadistas y tras conocerse que se había hecho caso omiso a un aviso de la CIA sobre la posibilidad de un atentado en La Rambla.

El propio Trapero transmitía a sus agentes un mensaje de tranquilidad: “No dudéis de vuestros jefes”. Sin embargo, lejos de surtir el efecto deseado, esta frase ha provocado más nervios todavía entre los efectivos de la policía autonómica. ¿Qué jefes, los cargos políticos? ¿El desaparecido Pere Soler?

 

 

 

 

 

 

 

Últimas noticias