Congreso de los Diputados

Batet ordena ahora retirar del Diario de Sesiones el calificativo de «golpistas» que Vox ha dirigido a ERC

El Pleno del Congreso ha vivido este jueves una nueva secuencia de exabrupto, protesta y retirada del Diario de Sesiones: esta vez ha sido Vox quien ha tachado de «golpista» a ERC y, tras la protesta de los republicanos, se ha ordenado retirar la acusación de las actas.

Pese a las llamadas a la prudencia de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a los portavoces de los grupos, estos episodios empiezan a ser frecuentes en la Cámara, a una media de una o dos veces en cada Pleno.

La pasada semana, un día se retiró la expresión «terrorista» que la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, dedicó al padre del vicepresidente Pablo Iglesias, y otro fue la diputada de la CUP, Mireia Vehí, la que habló de «Borbones ladrones», una expresión que el socialista Alfonso Rodríguez y Gomez de Celis, que entonces dirigía la sesión, también ordenó retirar.

Este miércoles fue la diputada independentista Miriam Nogueras (Junts) la que llamó «fascista» al coronel Diego Pérez de los Cobos que dirigió el dispositivo contra el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, lo que también fue retirado.

Y lo último ha sido este jueves, cuando el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, se ha referido a los diputados de ERC como «golpistas» .

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha pedido amparo a la Presidencia quejándose de ese calificativo: «Pido que se retire, a no ser que se refiera a Tejero, que creo que le vota a él y no a nosotros», ha comentado.

Batet ha invitado a Ortega Smith a retirarlo, pero se ha negado: «No lo puedo retirar porque quien da golpes de Estado son golpistas -ha señalado-. Me refiero a (Carles) Puigdemont, (Quim) Torra y todos los condenados por el Supremo».

Y pese a la negativa de Vox, como antes habían declinado retirar sus palabras el PP, Junts y la CUP, la presidenta ha hecho uso de las facultades que le otorga el Reglamento y ha anunciado que se ordenará retirar tal calificativo del Diario de Sesiones.

El portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, intentó tomar la palabra para quejarse, pero Batet se negó y continuó con la sesión. La protesta de Vox la ha hecho su presidente, Santiago Abascal, en las redes sociales, recordando que hace poco más de una semana fue el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, líder de Podemos, quien acusó a Vox de desear un golpe de Estado.

«El Congreso se ha convertido en una institución secuestrada por comunistas, separatistas y proetarras -ha escrito en Twitter-. El vicepresidente se permite decir allí que Vox desea un golpe de Estado. Y no pasa nada. Cuando hoy Vox ha llamado «golpista» a ERC… Batet lo retira del Diario de Sesiones».

Aquella acusación de Iglesias no tuvo lugar en el Pleno, sino en la Comisión de Reconstrucción. No se retiró, pero sí provocó que su presidente, Patxi López, pidiera disculpas por no haberlo atajado. Desde entonces ya ha retirado alguna otra expresión que considera inconveniente.

La retirada de palabras del Diario de Sesiones, en todo caso, no supone su borrado, algo imposible cuando todos Plenos se graban y se retransmiten. Simplemente se transcriben entre corchetes y se propone una nota refiriendo que tal expresión fue retirada desde la Presidencia.

 

Lo último en España

Últimas noticias