OKDIARIO entrevista al presidente de Galicia

Feijóo: “Cs nos pidió diputados seguros y acto seguido nos dijo que se irían al Grupo Mixto”

Alberto Núñez Feijóo no se ve como un «verso suelto». Él sólo piensa en una formación: «En el PP, el único partido que puede hacer confluir al centroderecha, porque fraccionarlo es una irresponsabilidad», tal y como afirma en su entrevista a OKDIARIO. Núñez Feijóo araña ya un logro casi imposible, ni tan siquiera, de pensar en otro territorio y con otro candidato: el de una cuarta mayoría absoluta que las encuestas le ponen al alcance de los dedos. Defiende su autonomía, porque «cuando se te pide tener un 46% ó un 47% del voto, te tienen que dejar trabajar», pero sin poner en duda la disciplina y unidad bajo el «presidente Casado. Yo ya me he puesto a las órdenes de Iturgaiz en el País Vasco. Es el candidato del PP». Y se rebela frente a una «falta de lealtad institucional» sin igual: la de «Pedro Sánchez, que nos niega como Gobierno moroso 2.500 millones de euros a las comunidades autónomas mientras se sientan a negociar un apartheid fiscal privado para Cataluña».

Pregunta: ¿Cuáles son las expectativas de Núñez Feijóo en las próximas elecciones gallegas? ¿Logrará la mayoría absoluta?

Respuesta: Puede ocurrir que el Partido Popular esté rozando la mayoría absoluta por debajo y en consecuencia que nos quedemos con un multipartito de siete partidos políticos que son los que conforman la alternativa. También puede ocurrir, por el contrario, que el PP consiga su cuarta mayoría absoluta consecutiva. En mi opinión, a pesar de que las encuestas que hemos visto se mueven, o bien en la mayoría absoluta, bordeándola por abajo, o consolidada esa mayoría absoluta superior a 38 escaños, creo que esto lo vamos a decidir en las próximos tres o cuatro semanas porque la política española en este momento es muy volátil y porque el centroderecha, al estar fraccionado, tiene algunos riesgos de fraccionamiento que puedan impedir al Partido Popular tener una mayoría.

P: En un panorama en el que está fraccionado el centroderecha, ¿cómo se explica que Núñez Feijóo siga manteniendo opciones de mayoría absoluta?

R: Yo creo que aquí hemos gobernado con la mayor diligencia posible, con mucha austeridad y también diciendo la verdad. Porque al final, en estos 12 años de presidencia, nueve años han sido de vacas flacas, de crisis, de retención… Todavía hoy, 11 años después, tenemos un presupuesto inferior al que tenía el Gobierno anterior socialista y nacionalista. Por lo tanto, hemos gestionado diciéndole la verdad a la gente y gestionando la realidad. Segundo, hemos cuidado al máximo no fracturar la sociedad para no mimetizar los problemas de Cataluña, el País Vasco, Navarra o Valencia. También hemos intentado hacer una política ancha, porque el PP en Galicia es un partido muy ancho y tienes un partido con distintas sensibilidades: conservadora, centrista, liberal, reformista, galleguista… Es un punto de encuentro de muchísimas gentes que no son socialistas, que no aceptan el nacionalismo e independentismo y que huyen del populismo que representan toda esta aglomeración de Mareas, Izquierda Unida, Podemos, etc…

«Creo que aquí hemos gobernado con la mayor diligencia posible, con mucha austeridad y también diciendo la verdad»

P: Ha surgido el debate de si en Galicia se están ocultando o no las siglas del PP. ¿Es esa la realidad? ¿Se esconde o no se esconden las siglas?

R: Mire, si usted coge la historia del Partido Popular en Galicia, el primer eslogan de la campaña de los años 80, cuando por primera vez se le ganó a UCD, el cartel era ‘Galego como a ti’ y el presidente Fraga había convencido a un galleguista de la época, al doctor Fernández-Albor, para encabezar la candidatura de Alianza Popular. Era una persona que venía del partido galleguista durante el franquismo. Cuando llega el presidente Fraga, líder del conservadurismo español de derechas, se da cuenta de que si quiere ser presidente de Galicia tiene que aunar distintas sensibilidades. Consigue que en aquel momento un partido llamado Centristas de Galicia, que venía de otro, que a su vez se denominaba Coalición Galega, por eso lo mete dentro de las siglas del Partido Popular, haga una coalición y posteriormente lo integran. Yo soy heredero de los éxitos del Partido Popular que tengo que actualizar en este siglo XXI. Además, como usted dice, en un centroderecha lamentablemente fracturado en nuestro país, decir que ocultamos las siglas del PP… ¿Hay alguien de Galicia que no sepa que yo soy del PP? Soy presidente del Partido Popular de Galicia desde el año 2006, desde que Fraga se fue. Me parece una discusión absurda. A mí me parece sorprendente que pueda llamar la atención que las siglas del PP se ponen en pequeño y, sin embargo, la palabra Galicia se pone en grande. Yo me imagino que en una campaña de las elecciones generales, si mi partido sale con carteles del PP en pequeño y España en grande, a nadie le sorprendería.

Esto es una manifestación de voluntad y una manifestación política clara para nosotros, para el PP gallego. Galicia es nuestro objetivo. De la misma forma que para el Partido Popular de España en las elecciones nacionales, España es nuestro objetivo. En todo caso, le puedo jurar que esta discusión aquí en Galicia tiene muy poco recorrido, entre otras cosas porque se está criticando el cartel de las elecciones del año 2020… y aún no hemos presentado el cartel.

El reclamo de España Suma

P: ¿Le gusta a Núñez Feijóo el proyecto España Suma?

R: A mí me gusta reconciliar el centroderecha para tener una alternativa real y efectiva frente al socialismo y el populismo. Es inevitable. Se puede discutir por qué se fractura el centroderecha y se pueden tener distintas opiniones. Creo que ha habido mucho protagonismo unipersonal últimamente en España, tanto por la izquierda, véase el partido de Iglesias, como por el centroderecha. Ha habido, en mi opinión, poca responsabilidad. Con independencia de que en un partido, a veces, hay tensiones y hay una parte que se impone a otra parte. Es inevitable. En España teníamos un partido de 10 u 11 millones de votantes como que es el Partido Popular.

Fracturar el PP ha sido una gran irresponsabilidad que se puede deber, primero a los errores que hemos cometido los dirigentes del partido, en mi opinión, las frivolidades y excesos de protagonismo que han cometido otras personas, que siendo militantes del Partido Popular han fracturado el centroderecha de España. Esto forma parte del pasado y ahora la pregunta es: ¿A mí me gusta España Suma? A mí me gusta un partido de centroderecha que aglutine todo el centroderecha español. Me gusta un partido que es el Partido Popular, que lleva 40 años en el tajo, defendiendo a España y defendiendo la Constitución. Cuarenta años defendiendo las libertades con compañeros que han perdido su vida por defenderlas y no me gustan las improvisaciones de partidos políticos que emergen y que después se hunden en función de la biografía de su líder. No me gustan porque las cosas en política tienen que tener un poso y un asentamiento. El PP es un partido enraizado en todos los pueblos de España. En todos los pueblos de España hay un militante, un votante, un simpatizante del PP. Sería un error, en mi opinión, perder esto. Tenemos que confluir y tenemos que confluir en primer lugar, básicamente con Ciudadanos, porque ellos han visto que los proyectos personalistas tienen un recorrido corto.

«¿A mí me gusta España Suma? A mí me gusta un partido de centroderecha que aglutine todo el centro derecha español»

P: ¿La confluencia del voto de Cs en el PP puede ser decisivo en estas elecciones? ¿Puede ser lo que acabe decidiendo si hay un Gobierno de mayoría absoluta?

R: Lamentablemente no hay una sola encuesta que dé a Ciudadanos entrada en el Parlamento gallego. Ni una. Tampoco a Vox. En 2016, cuando Cs estaba mucho mejor, perdió 100.000 votos entre las elecciones generales de junio y las elecciones autonómicas en septiembre. Ahora, Ciudadanos no tiene ni 100.000 votos. Ha sacado en las elecciones generales 60.000. Yo creo que ese corrimiento de voto hacia el voto útil, hacia el voto que es la garantía de estabilidad, de moderación y de parar al nacionalismo y al populismo en Galicia, va a confluir en las urnas por el Partido Popular de Galicia y, por tanto, Ciudadanos no va a sacar representación.

El pacto imposible con CS

P: El PP en Galicia hizo un ofrecimiento de lista conjunta a Ciudadanos. Cs exigió ocupar puestos de salida garantizados en esa lista conjunta, para luego, irse al Grupo Mixto… ¿Esto fue así literalmente?

R: Totalmente y por escrito. Esto no es una opinión o una interpretación, es un escrito.

P: ¿Y eso cómo se plantea? ¿Se presentan en una lista conjunta, pero, en cuanto logran el cargo de diputado, dejan de estar en la alianza?

R. Exactamente. Nos vamos a unir para desunirnos a los dos minutos, después de que finalice el escrutinio. Es como si usted, o yo, nos buscamos un matrimonio con una persona y al acabar la ceremonia, presentamos el divorcio. Es imposible de explicar. Hay una parte del voto galleguista del Partido Popular que no está de acuerdo con algunas manifestaciones que ha hecho Ciudadanos en los últimos años relativas a Galicia. En segundo lugar, nos plantearon esto de irse al Grupo Mixto. Yo comprendo que Cs, en este momento, está en una situación congresual que no es fácil. Hay dos líderes que están optando a ser reelegidos como secretario general de Ciudadanos y probablemente esto haya atascado algunas cuestiones. Además, en Galicia el partido está roto. Hay responsables de Cs que están a favor de ir en las listas del PP y otros que no.

Aquí, en las elecciones municipales, Ciudadanos sacó nueve o 10 concejales. Siempre que pudo pactar con el Bloque Nacionalista y con el PSOE, pactaron.

P: ¿Ciudadanos cómo explica esos pactos a nivel nacional?

R: Pues esto es lo que hay y yo no estoy haciendo ninguna crítica. Siempre que ha habido oportunidad para un concejal de Ciudadanos en un ayuntamiento de darle la alcaldía al PSOE y los nacionalistas, se la han dado. No me parece razonable. Nosotros no hemos ofrecido ni consejerías, ni cargos. Hemos ofrecido estabilidad, unidad y luchar todos juntos para que un gobierno nacionalista, socialista y populista no se instale en la Xunta de Galicia. Además, para que no se instale el proyecto nacional de Podemos y del PSOE. De esa España plurinacional… la España de la nación catalana, de la nación vasca o de la nación gallega. Aquí no se puede producir, nosotros debemos ser un muro de contención a ese proyecto de enmienda a la Transición y la derogación de la Constitución Española. Tenemos que seguir trabajando con Ciudadanos, y, desde luego, de lo que de mí dependa y en lo que pueda ayudar a mi partido a nivel nacional, lo haré. Porque creo profundamente que lo mejor que le puede pasar al socialismo, al nacionalismo y al populismo es que el centroderecha esté partido en tres. Mientras estamos partidos en tres, no vamos a gobernar España.

«Lo mejor que le puede pasar al socialismo, al nacionalismo y al populismo es que el centroderecha esté partido en tres»

P: Cuando Ciudadanos pacta con ese tipo de partidos en Galicia, ¿qué es lo que está pactando? ¿Qué proyectos impulsa?

R: Lo que están pactando es algo muy sorprendente. Es una política lingüística que critica la nuestra, donde planteamos el bilingüismo cordial de que la gente pueda hablar en gallego o castellano como quiera. Que la gente pueda escribir, pueda tener sus tiendas, en el idioma que considere oportuno. Que las lenguas sean 50/50 en la enseñanza y que no se discuta entre gallego y castellano. Lo que están planteando, por ejemplo, desde el punto de vista lingüístico, es el modelo vehicular exclusivamente en gallego. Desde un punto vista económico, un incremento de gasto público e impuestos. Con este tipo de políticas, la economía se ralentiza y se crea paro. Es todo lo contrario a lo que Ciudadanos dice que quiere para España. En la Diputación de Orense tuvimos que pactar con un partido localista llamado Democracia Orensana para preservar la Diputación. Por eso, todos los antecedentes de Ciudadanos en Galicia son contrarios a los principios básicos de la dirección de Cs a nivel estatal. Vamos a ver qué pasa ahora en el congreso de marzo y vamos a ver si podemos seguir dialogando. Por mi parte lo vamos a intentar.

P: En Galicia parece que hay más peso de Igea que de Arrimadas. ¿Es así?

R: Eso parece, pero tampoco le sabría decir. Porque el otro día votaron para elegir a la candidata a la presidencia de la Xunta. Había varias candidaturas y ganó, teóricamente la más afín Arrimadas, pero por 13 votos. Pero es que, por ejemplo, buena parte de Ciudadanos de Ourense no fue a votar. Ellos y nosotros tenemos el mismo objetivo, que es no pasar otros cuatro años hablando de soberanía, de autodeterminación, de incrementar unas políticas excluyentes en las aulas… y volver a desestructurar la sociedad gallega. El futuro no va por esta equidistancia entre el Partido Popular y este partido de Pedro Sánchez. El PSOE ha dejado de ser el partido socialista español. Hoy es un partido de Pedro Sánchez y de su Comité Ejecutivo Federal. Pero aquel partido de la Transición, el que no podía aceptar el independentismo, el que no se sentaba de igual a igual con el presidente de la Generalitat y no solemnizaba con una ‘cumbre internacional’… ese partido ya no existe.

Lo último en España

Últimas noticias