Albert Rivera desmonta las mentiras de Simón sobre el 8-M: «Cuénteselo a los jueces»

Albert Rivera
Albert Rivera

Albert Rivera ha desmontado las contradicciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. Este miércoles, el responsable sanitario ha advertido de que «una pequeña fiesta» puede provocar una onda epidémica nacional. El ex presidente de Ciudadanos le ha replicado: «Pero una manifestación de 120.000 personas sin mascarillas y apelotonados, no ¿verdad? Cuénteselo a los jueces».

Fernando Simón siempre ha defendido que «si el 8-M tuvo algún efecto en la pandemia, este fue marginal». Lo ha dicho hace unos días y ya lo sostuvo en los días previos a las marchas feministas que se secundaron en toda España. Cuando dijo aquello de que «si mi hijo me pregunta si puede ir le diré que haga lo que quiera», menospreciando la peligrosidad de la pandemia.

Ahora, en plena desescalada, cuando muchas comunidades autónomas se preparan para pasar a la fase 3 y otras muchas a la fase 2, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias advierte de que «una pequeña fiesta» podría tener consecuencias catastróficas en las condiciones actuales de la pandemia.

Precisamente en la comparación es en donde ha visto Albert Rivera, ex líder de Ciudadanos, una nueva contradicción en una de las personas que, en teoría, más saben de la pandemia y que debería transmitir seguridad, concreción y tranquilidad a la población. Rivera le ha recordado que en la manifestación feminista hubo 120.000 personas –sólo en Madrid, otras decenas de miles en el resto de España– y si se considera que ahora es peligrosa una reunión pequeña, entonces se debería de haber tratado con la misma diligencia a la pandemia. Especialmente cuando ya se conocían los efectos en Wuhan y empezaba a causar estragos en Italia.

Investigación del 8-M

Albert Rivera ha concluido su tuit dirigido a Fernando Simón que explique sus teorías contradictorias «a los jueces». Algo que puede pasar no dentro de mucho.

La manifestación del 8-M fue uno de los principales focos de contagio –no el único– de la pandemia del coronavirus. Aquellos días en Madrid, y en toda España, se permitieron otras concentraciones masivas de gente como el congreso de Vox o partidos de fútbol.

El juzgado de Instrucción número 51 ya investiga las causas por las que esa concentración no fue suspendida si ya había información sobre la peligrosidad del Covid-19. La investigación que está llevando a cabo la Guardia Civil, por orden de la juez Carmen Rodríguez-Medel, ha provocado la imputación por un delito de prevaricación del delegado del Gobierno, José Manuel Franco y ha desembocado en un terremoto político tras la purga realizada por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El titular de Interior cesó de manera fulminante al jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos, después de que éste no informara al Gobierno del contenido del informe realizado por la Policía Judicial de la Guardia Civil a su cargo. Ese informe de 80 páginas, ordenado por Rodríguez-Medel, contiene información que podría implicar la imputación de Fernando Simón, de Salvador Illa e incluso de más miembros del Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez.

Tras la destitución de Pérez de los Cobos, el Director Adjunto Operativo (DAO) de la Guardia Civil presentó su dimisión al no poder frenar la purga iniciada en Interior, que aduce en todo momento pérdida de confianza y reestructuración de la cúpula de la Benemérita para justificar la destitución.

Eso sí, este miércoles, a preguntas de la diputada de Vox, Macarena Olona, de si el coronel Pérez de los Cobos había recibido llamadas de diferentes altos mandos de la Guardia Civil para conocer el contenido del informe, el ministro Marlaska se ha negado a contestar. También ha callado cuando se le ha requerido explicar si Pérez de los Cobos recibió una llamada de la director general de la Guardia Civil, María Gámez, comunicándole a última hora del domingo su destitución al frente de la Comandancia de Madrid.

Congreso Evangélico

Como ya contó OKDIARIO, en los días previos a la celebración de la manifestación feminista, jaleada por todos los miembros del Ejecutivo socialpodemita, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, Fernando Simón y la directora de Salud Pública, Pilar Aparicio, recomendaron a los responsables de la celebración de un congreso mundial Evangélico que no siguieran adelante con la celebración del mismo.

Este miércoles, la Abogacía del Estado a las órdenes de Pedro Sánchez, ha acusado a la juez Carmen Rodríguez-Medel de haber «abierto una causa general» por la instrucción que está llevando a cabo por el 8-M.

Lo último en España

Últimas noticias