Ley de Seguridad Ciudadana

Las agresiones a Policía y Guardia Civil vuelven con Sánchez al nivel que dejó Zapatero: 33 al día

Pedro Sánchez Policía agresión
Manifestación de policías y guardias civiles contra la reforma de la ley de Seguridad Ciudadana. (Foto: EFE)

Las agresiones a miembros de la Policía y la Guardia Civil, con Pedro Sánchez en la Moncloa y sus socios de la mayoría Frankenstein envalentonados, volvieron en 2021 al nivel que dejó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011: esto es, hasta 33 agresiones día. Precisamente, Sánchez y sus aliados comunistas, nacionalistas, separatistas y proetarras quieren ahora reformar la ley de Seguridad Ciudadana de 2015 con un normativa más laxa que desprotege a los agentes.

Los datos los ha facilitado el Gobierno en una reciente respuesta parlamentaria al ex portavoz de Interior de Cs en el Congreso de los Diputados, Pablo Cambronero, ahora diputado adscrito al Grupo Mixto. Este policía nacional en situación servicios especiales registró una pregunta escrita al Ejecutivo interesándose por el coste y las funciones de la anunciada Oficina Nacional de Garantías de los Derechos Humanos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (ONGADH), un chiringuito del ministerio de Fernando Grande-Marlaska para perseguir y criminalizar a los agentes a partir de denuncias de «malos tratos».

De esta manera, Cambronero también planteó al Gobierno: «Ante el terrible aumento de las agresiones a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policías autonómicas y vigilantes de seguridad, ¿han previsto algunas solución o política para evitarlas o prevenirlas?», precisó. «¿Para cuándo van a crear la Oficina Nacional de la Prevención y Represión de las agresiones sufridas por los agentes de la autoridad en el ámbito de Interior?», añadió Cambronero en contraposición a la ONGADH.

En su contestación, consultada por OKDIARIO, el Gobierno niega que se haya producido un «terrible aumento» de las agresiones a policías y guardias civiles y se remite para ello a los datos registrados desde 2011 por el Sistema Estadístico de Criminalidad, que son aportados en la respuesta a Cambronero. Sin embargo, dicha tabla con el balance por año sí que refleja cómo los atentados contra agentes de la autoridad o funcionario público (en este caso, computados por Policía Nacional y Guardia Civil) han sido en 2021 de más de 33 al día, un nivel que no se alcanzaba desde 2011, último año del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Datos aportados por el Gobierno en respuesta a Cambronero.

Así, la tabla señala que de enero a octubre (ambos meses incluidos) de 2021 hubo 10.100 agresiones, es decir, 33,22 al día. Sólo en el año de 2011 -computados los doce meses- hubo más atentados de este tipo por encima de 33 al día, en concreto, 33,45. En cambio, en los seis años y medio de gobierno del PP de Mariano Rajoy, la media diaria no pasó de las 30,37 agresiones. De hecho, ninguna de las anualidades comprendidas entre 2014 y 2018 rebasó los 10.000 ataques de estas características.

«Inspección»

En la respuesta parlamentaria, el Gobierno afirma que la Oficina Nacional de Garantías de los Derechos Humanos de las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad es un proyecto de la Secretaría de Estado de Seguridad que «no supondría coste alguno, tomando sus recursos humanos y materiales» de dicho departamento, donde quedaría integrada orgánicamente.

Además, añade que «los cometidos sobre los que desarrollará su actividad la ONGADH no son sino los que ya se vienen realizando ordinariamente por la Inspección de personal y servicios de seguridad en sus funciones de inspección, comprobación y evaluación», contribuyendo también a «la garantía de la seguridad jurídica del personal policial a través del conocimiento y seguimiento de la casuística relevante, la comprobación, examen y evaluación de las actuaciones».

A juicio de Cambronero, el Gobierno de Pedro Sánchez quiere crear esta oficina para «contentar a colectivos muy determinados», priorizando «en todo momento a los delincuentes, infractores y aquellos que usan el odio a la autoridad que, dicho sea de paso, permite la pacífica convivencia».

«A pesar del notable aumento de los delitos de atentado contra la agente de la autoridad, el Ministerio del Interior calla, ni una sola medida, ni una palabra ni siquiera de condena a los gravísimos hechos que estamos viendo día a día», lamentada el diputado.

Lo último en España

Últimas noticias