Bolsa

La volatilidad complica el plan de salir a Bolsa en 2019 de Wizink, Ibercaja, Cabify y Tendam

Ibex 35
Bolsa de Madrid

La inestabilidad del mercado bursátil español y los malos resultados del Ibex 35 frenan el número de salidas a Bolsa en España que inicia el 2019 con la previsión de un menor número de 'toques de campana'.

Tras un 2018 con tan solo cinco salidas a Bolsa, el parqué español inicia un 2019 en el que se producirán menos ‘toques de campana’ según el informe Global IPO Trends elaborado por EY. El selectivo español sufrió en 2018 una caída de casi un 15%, una tendencia negativa que puede frenar aún más las nuevas operaciones bursátiles de este 2019.

Uno de los casos más significativos en 2018 fue el de Cepsa, que tres días antes de su debut anunciaba la suspensión de su entrada en la Bolsa española. El motivo esgrimido por la compañía fue “el estado de los mercados de valores internacionales”, aunque posteriormente la empresa anunció su voluntad de seguir con su estrategia de entrar en el mercado bursátil más adelante, por lo que esta podría tener lugar a lo largo de 2019.

Dentro de las compañías que tienen entre sus planes intentar salir a Bolsa en este nuevo año, figuran Ibercaja o la compañía de créditos al consumo Wizink controlada por Värde. Tendam (la antigua Cortefiel) también ha comunicado su intención de llevar a cabo el ‘toque de campana’ este 2019 y cuenta con Credit Suisse y Morgan Stanley como asesores en la operación.

Cabify, al igual que Uber, prepara también su estreno en el mercado bursátil, sin embargo, la compañía española cree que es prioritario aclarar la situación de los vehículos VTC frente a los taxis para asegurar una mayor estabilidad y confianza entre los inversores. La promotoras inmobiliarias Vía Célere y Azora, y Cox Energy también figuran dentro de las candidatas para saltar al parqué español este 2019.

Metrovacesa pierde más de un 30% desde su debut en la Bolsa española

Sin embargo, tras los años de sequía en el mundo de las OPV en España, una cosa son los deseos de estas compañías y otra cosa es que puedan materializarlos. De hecho, tras el revés sufrido por Metrovacesa, muchas empresas no se han atrevido a dar el salto al parqué en los últimos tiempos. La compañía inmobiliaria, controlada por BBVA y Santander, acumula desde su vuelta al mercado bursátil español el pasado 6 de febrero una pérdida superior al 30%.

No obstante, Berkeley, que debutó en el mes de julio en el mercado continuo, es la empresa que más se ha desplomado, con una depreciación de sus acciones superior a un 80%. Estos resultados, incrementan la desconfianza de los inversores y las empresas españolas, que buscan métodos alternativos de financiación.

Los principales factores que han llevado a estas empresas a retrasar, e incluso anular sus salidas a Bolsa han sido la elevada volatilidad de los mercados junto con las incertidumbres geopolíticas como la guerra comercial entre Estados Unidos y China o la posibilidad de un Brexit sin acuerdo entre Reino Unido y la Comunidad Europea. A esta compleja situación de los mercados globales se une el menor apetito que hay en estos momentos por invertir en España ante la complicada situación política que vive el país.

En 2018, tan solo cinco empresas se estrenaron en la Bolsa española y el valor de estas salidas al mercado descendió un 75% respecto al año anterior. Estos datos evidencian la difícil situación que atraviesa el mercado bursátil español que coincide a su vez con los datos de operaciones realizadas a nivel mundial. El número de OPV a nivel mundial se redujo un 21% frente a los datos de 2017.

Últimas noticias